Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A troche y moche

LA NACION
SEGUIR
Graciela Guadalupe
Domingo 19 de marzo de 2017

0

"Miramos a las mujeres como nuestras hermanas y sentimos la responsabilidad de abrirles nuevas oportunidades de trabajo."

(De un príncipe saudí, al inaugurar un consejo de mujeres sin mujeres.)

El príncipe Faisal bin Mishal bin Saud, de una provincia de Arabia Saudita, inauguró un consejo de mujeres... sin mujeres. Ni la suya lo acompañó en el acto. Y eso que es la presidenta del consejo. En cambio, asistieron 13 varones, que aseguraron tratarlas como hermanas y les prometieron mayores oportunidades de trabajo. Estupor en buena parte del mundo, menos entre nosotros, tan acostumbrados como estamos a convivir hasta con lo más extraño.

Un breve -y por ello incompleto- repaso nos pone en tema. Entre otras curiosidades, acá tuvimos y tenemos:

Un ministerio de Educación sin escuelas ni docentes.

Aparatos de inteligencia bastante burros.

Un cura sin recursos en la secretaría de lucha contra la droga y un rabino sin experiencia diligenciando el medio ambiente.

Una arquitecta egipcia reencarnada en abogada exitosa y vuelta a reencarnar en la tuitera más famosa que trasiega Comodoro Py.

Tenemos a Heidi en pleno bosque tirándoles pochoclos a las fieras, y a La Tota practicando yudo con los "papers" en la embajada de Panamá.

Damos crédito y avales a "juventudes" políticas con jefes que superan largamente los 40 años.

Nos sobran narcos gerenciando Estados, y piqueteros y encapuchados gerenciando el tránsito.

Aplaudimos a una abogada hot que baila en un concurso después de haber renunciado por supuesto acoso sexual a la defensa del López más conocido de la guía telefónica: el famoso lanzador celestial.

Apechugamos frente a un preceptor que azuza a maestros y a maestros que se dejan azuzar.

Convivimos con poliladrones, alumnos justicieros, victimarios que se victimizan y víctimas de delitos horripilantes atacadas por tardíos y selectivos síndromes de Estocolmo.

Tenemos hasta un católico ferviente batiendo a duelo a un juez, al Guasón viviendo en la Baticueva y a la Biblia rendida ante el calefón.

Que el primer consejo de mujeres de un lejano reino se haya lanzado sin la presencia de mujeres es una migaja, una menudencia en la tierra del hombre del fin del mundo que, vestido de blanco, reparte bendiciones a troche y moche desde la cima de la mayor distribuidora de rosarios del planeta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas