Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Olga Pontes: "En Odebrecht estamos determinados a dar vuelta la página"

La responsable de buenas prácticas en la constructora brasileña explicó las medidas que tomaron para cambiar la imagen del conglomerado, que busca sobrevivir al escándalo

Domingo 19 de marzo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

RÍO DE JANEIRO.- En sintonía con el terremoto político que generaron las revelaciones de sus ejecutivos sobre sobornos en Brasil y el resto de América latina, la compañía Odebrecht también está en una carrera por su supervivencia.

Desde que se iniciaron las investigaciones anticorrupción de la operación Lava Jato, las ganancias del conglomerado -que era la empresa de construcción e ingeniería más grande de la región- se convirtieron en pérdidas; su patrimonio líquido se redujo casi un tercio; aumentó su deuda; su cartera de obras cayó a casi la mitad; despidió a 100.000 de sus 180.000 empleados en todo el continente; emprendió un programa de venta de activos por más de 2500 millones de dólares, y se comprometió a pagar 3500 millones en multas luego de firmar un acuerdo de indulgencia con las autoridades judiciales de Brasil, los Estados Unidos y Suiza.

Mientras tanto, busca contrarreloj dejar atrás el oscuro historial que la tuvo como gran protagonista del esquema de corrupción desarrollado en los negocios con la estatal Petrobras y convertirse en una empresa modelo de ética. Para tamaño desafío, en mayo pasado nombró a la ingeniera Olga Pontes (41 años) como responsable por la conformidad a las reglas éticas de conducta, que instrumentó una serie de medidas para transformar la cultura interna y evitar nuevas prácticas ilícitas. En una entrevista con LA NACION, Pontes explicó cuál fue el impacto del escándalo en la empresa.

-¿Qué lecciones aprendieron del pasado?

-El pasado está en el pasado; hoy estamos transformando, renovando todo. No queremos quedar presos en el pasado. Estamos construyendo una nueva Odebrecht, miramos hacia delante, al futuro. Para dar una explicación de lo que sucedió necesitaríamos que todos los hechos sean públicos, y se firmó un acuerdo que mantiene bajo secreto de sumario los detalles de lo que ocurrió.

-¿Pero hubo una falla en las medidas éticas de la empresa?

-No es que hubo fallas; es que no existían esas medidas. Y justamente esa falta puede haber propiciado un ambiente flexible para prácticas no apropiadas. Hoy estamos determinados y preparados para dar vuelta esa página.

-¿Cómo resumiría las medidas tomadas hasta ahora?

-Todas las empresas del grupo pasaron a tener un consejo de administración. Determinamos que cada consejo debería tener por lo menos un 20% de miembros independientes, que no tienen ningún vínculo laboral ni relación comercial con la empresa, promueven la diversidad y la transparencia. Creamos también un comité de conformidad, integrado por miembros del consejo de administración, que sirve de auditor en base a prácticas internacionales para empresas de capital abierto, aunque Odebrecht es una compañía de control familiar. Cada uno de los negocios de la compañía pasó a tener un responsable de conformidad especializado que ya no es más su responsable jurídico, y reportan directamente al consejo. Además somos monitoreados por el Ministerio Público brasileño y el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

-¿Cómo funciona el llamado "sistema de conformidad"?

-Es mucho más que un código de conducta. Es un compromiso de actuación ética, íntegra y transparente, que orienta sobre cómo actuar en casos de corrupción, lavado de dinero, relaciones público-privadas, relaciones con proveedores, etcétera. En base a esta política se desarrollaron tres pilares: prevención, detección y remedio.

-Las medidas mencionadas antes apuntan más a la prevención. ¿Cómo funciona la detección?

-El primer elemento es el canal de denuncias, que llamamos canal línea de ética, en el que las denuncias llegan a través de los empleados, clientes u otras persona, y que acaba de ser tercerizado. Tiene certificación, auditoría externa, garantiza el anonimato y la confidencialidad de la información. El otro elemento de detección son las auditorías internas y externas.

-Si surge una denuncia, ¿es posible que cualquier ejecutivo de la compañía sea investigado? ¿Cuántas personas fueron denunciadas por corrupción desde que usted llegó al cargo?

-Cualquier denuncia es investigada, no importa el nivel jerárquico del denunciado. En Odebrecht SA no tuvimos ninguna denuncia de corrupción desde mayo del año pasado, aunque hubo otro tipo de denuncias. En el resto de las empresas del grupo debería buscar la información para consolidar el dato.

-Hoy, Odebrecht es sinónimo de corrupción. ¿Cómo pueden despegarse de esa imagen?

-Sabemos que la reputación es algo que no se conquista de la noche a la mañana. Pero estamos haciendo acciones con el gran objetivo de volvernos una referencia en integridad, ética y transparencia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas