Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El potencial para seguir creciendo es el principal activo de los Jaguares

En el éxito sobre Cheetahs plasmaron su mayor jerarquía y son líderes de su conferencia; crece la ilusión de avanzar a los playoffs

Domingo 19 de marzo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Los Jaguares lideran la conferencia sudafricana
Los Jaguares lideran la conferencia sudafricana. Foto: VillarPress

Aun con mucho por mejorar, los Jaguares están en una posición envidiable. El dato de que lideran la conferencia sudafricana no es menor, pero más trascendente es el grado de solidez que ha alcanzado su juego. Las expectativas de seguir creciendo, sustentadas tanto en acciones dentro de la cancha como en los resultados, son alentadoras como nunca antes en la breve existencia de este equipo en el Super Rugby.

El triunfo 41-14 ante Cheetahs no fue lo contundente que se esperaba ni tan sencillo como indica el marcador, pero sirve para reflejar una realidad que un año atrás era muy distinta: hoy, los Jaguares salen a jugar con una autoridad y una convicción que les permiten sortear sin inconvenientes rivales inferiores aunque exigentes, los mismos que en 2016 les provocaron más de un dolor de cabeza. Queda claro, también al contrario de la pasada campaña, que con el respaldo de las victorias es mucho más fácil mirar para adelante que con el peso de las derrotas, por buenas que hubieran sido las intenciones.

Ayer, el equipo argentino dio un nuevo paso al frente. Su rendimiento fue algo irregular, con muchos puntos salientes y un prolongado lapso en el que el rival tomó el control del partido que no alcanza el rótulo de zozobra. En resumen, se capitalizaron los momentos en los que los forwards dominaron el partido y se controló bien el aceleramiento del rival, aunque la disciplina sigue siendo una cuenta pendiente (13 penales, una amonestación).

Como premio, el punto bonus obtenido gracias a dos tries en los últimos cuatro minutos colocó a los Jaguares en el tope de las posiciones del Grupo Sudáfrica, con 14 puntos al igual que Lions (aunque con un partido más que Stormers, que tiene 13). Disputadas apenas cuatro fechas, la posibilidad de pelear por un lugar en los playoffs aparece como concreta. El sábado próximo el rival, más exigente, será Reds (Australia).

Por si fuera poco, se plasma el objetivo accesorio de ampliar la base de jugadores. Ayer Marcos Kremer jugó su primer partido como titular y tuvo un gran desempeño, tackleando con fiereza y poniendo al equipo adelante. Fue de lo mejor junto con Ramiro Moyano, cada vez más consolidado en el equipo, cada vez más obsesionado con el in-goal rival como en sus años en Pampas XV. Se lució con tres tries. Y también fue positivo lo de Bautista Ezcurra, que ingresó a los 8 minutos como wing y tuvo su debut absoluto, demostrando gran capacidad de desequilibrio.

El partido se puede dividir en tres partes. Un primer tiempo en el que los Jaguares impusieron condiciones a partir del dominio de sus forwards, control de la pelota y poder de definición, como prolongando lo que habían hecho siete días atrás ante Lions. Así anotaron tres tries de gran factura, producto de acciones colectivas de varias fases y mucha dinámica. Pero se quedaron en la segunda mitad, cedieron la posesión y se limitaron a defender (con eficacia) a un equipo que intentaba mover la pelota y jugar a las puntas, pero sin lograr profundidad. La mejoría en la defensa es uno de los puntos altos de la versión 2017 de los Jaguares. Fue sólo gracias al exceso de penales de los Jaguares que los Cheetahs se acercaron al in-goal rival y así consiguieron dos tries que nunca pusieron en riesgo la victoria. Sobre el final, cuando los 9900 espectadores que hubo en Vélez parecían sumidos en la apatía, la presión dio sus frutos y se lograron dos conquistas más que valieron el punto adicional.

Como negativo vuelve a aparecer el tema de la disciplina. Además del mencionado exceso de penales, la amarilla a Santiago González Iglesias es la sexta en cuatro partidos, la cifra más elevada en la competencia. Una mal que evidentemente está arraigado en los argentinos y llevará tiempo extirpar.

Igual de preocupante es la inconsistencia en las formaciones fijas, algo que todavía no incidió en el desenlace de los partidos, pero puede tornarse decisivo en encuentros más parejos, como ante Stormers: las formaciones fijas. Ayer se perdieron dos de siete scrums y cuatro de 13 line-outs. Los Jaguares son el equipo con peor porcentaje de obtención del scrum (67%) de los 18 equipos del Super Rugby y están penúltimos en line-out (78,8%, sólo delante de Rebels). Aquí el trabajo no ha sido tan enfático como con la defensa o la disciplina, pero es evidente que se le deberá empezar a prestar mayor atención.

Son cuestiones que demandan trabajo y hay margen para corregir. Lo más alentador es que todavía hay mucho por mejorar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas