Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué es el huitlacoche y por qué los mexicanos hacen bien en comerlo (así sean los únicos en el mundo)

En el resto del mundo, le temen y lo botan. Pero en México, no sólo es una delicia, sino que, envuelto en una tortilla, proporciona todo lo que el cuerpo necesita.

Domingo 19 de marzo de 2017 • 15:17
0
Lo tiene casi todo.
Lo tiene casi todo.. Foto: LA NACION

El maíz: oro puro. Durante milenios ha sido el alimento básico de casi toda Latinoamérica pues está repleto de cosas buenas: carbohidratos, vitaminas y fibra.

Pero le hace falta dos elementos cruciales para la nutrición: los aminoácidos esenciales, lisina y triptófano.

Aunque los humanos estamos hechos de alrededor de 250.000 proteínas distintas, esas proteínas están compuestas de sólo 20 aminoácidos.

Lo asombroso es que nuestros cuerpos pueden fabricar 11 de ellos, pero eso significa que nos faltan nueve.

A estos los que llamamos aminoácidos esenciales, y los tenemos que introducir por medio de nuestra dieta.

Pero eso no siempre es fácil.

Los huevos, el pescado y la carne contienen esos nueve aminoácidos esenciales, pero muchos otros alimentos no.

Para sobrevivir, aún sin estar conscientes de lo que estábamos haciendo, hemos mezclado cuidadosamente lo que comemos.

En México encontraron una ingeniosa manera de hacerlo.

La belleza depende del cristal con que se mire

¿Qué lo puede completar? ¡Más maíz!
¿Qué lo puede completar? ¡Más maíz!. Foto: LA NACION

Para comer maíz y completar todos los aminoácidos necesarios, el secreto mexicano es deleitarse con un extraño manjar.

El huitlacoche ha sido descrito como "la comida de los dioses", aunque parece algo inventado para una película de horror.

Cuando pelas las hinchadas mazorcas de maíz te encuentras con deformidades.

Son resultado de la acción de un hongo patogénico -Ustiligo maydis- y se trata de una enfermedad que afecta a las plantas de maíz en todo el mundo.

Pero mientras que Le charbon du maïs, le causa terror a los agricultores franceses y el corn smuthace que los estadounidenses saquen sus armas químicas, en México es el único lugar en el que los campesinos se entusiasman cuando se lo encuentran.

Por sólo una espora

Sopa de maíz con salsa de huitlacoche, servida en un restaurante de Ciudad de México.
Sopa de maíz con salsa de huitlacoche, servida en un restaurante de Ciudad de México.. Foto: LA NACION

El hongo empieza como una espora microscópica que viaja con el viento: una sola puede infectar todo un cultivo.

Cuando germina, llega a la mazorca y afecta cada grano, creando tumores inflamados.

En otros países queman los campos infectados, pero en México no.

El huitlacoche o cuitlacoche, que solía ser un alimento de los menos privilegiados, es una exquisitez que se sirve en los mejores restaurantes.

¿Cuestión de gustos?

En el mercado, el maíz infectado cuesta 50% más que el sano.

"El aroma es maravilloso... huele a tierra", exclama el chef Lalo García.

"Por eso es que me gusta tanto este producto. Es asombroso que la tierra siga produciendo este tipo de belleza", le dice a la BBC, refiriéndose a lo que en el resto del mundo se considera una abominación.

"Cuando lo miras no te lo imaginas, pero el huitlacoche tiene un sabor exquisito".

Ese sabor es una mezcla entre trufas negras con champiñones shiitake, con un sabor más intenso, ahumado, intenso.

Pero la magia realmente ocurre cuando los comes con tortillas de maíz.

Expertos por instinto

Ni el maíz sano ni el enfermo nos dan por sí solos los nueve aminoácidos esenciales. Pero juntos son el matrimonio perfecto: recibimos todo lo que necesitamos en un sólo plato.

El matrimonio perfecto: sano + enfermo = 9 aminoácidos especiales.

La tradición mexicana de comerse el maíz que todos botan junto con el que todos consumen es, nutricionalmente, una idea brillante.

Pero los mexicanos no son los únicos en haber encontrado combinaciones que proveen los nueve aminoácidos esenciales.

Los británicos lo hacen con los tradicionales frijoles con tostada; los indios, con su arroz con dal; los italianos con su pasta e fagioli.

En todo el planeta, hemos inventado combinaciones de legumbres y frijoles con granos para que nos den todos los nueve aminoácidos que necesitamos desesperadamente.

Instintivamente, nos hemos convertido en nutricionistas expertos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas