Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Superhéroes solidarios

Lunes 20 de marzo de 2017
0

Las tiras cómicas, como la mitología, abrevan en los grandes dilemas de la humanidad: el bien y el mal, la identidad personal, lo humano y lo sobrehumano, las decisiones morales, la justicia, entre otros. Sus protagonistas más conspicuos, los superhéroes, constituyen en muchos casos arquetipos sociales ligados al inconsciente colectivo, figuras paradigmáticas para grandes y chicos.

Hay superhéroes que actúan en soledad. Otros se combinan según habilidades diferentes: responden a una estética de capas, máscaras, armas diversas y fantásticas. El combate contra el mal y la defensa de la justicia son el denominador común de la mayoría de estos personajes de ficción.

Cuando cualquiera de nosotros hace una obra buena y pelea contra algo que está mal, se convierte por un rato en silencioso superhéroe: donando sangre, tiempo o dinero por una buena causa, acercando un alimento o buscando respuestas para tantas necesidades insatisfechas y dolorosas de un semejante. Al no vestir ropajes especiales, la acción solidaria muchas veces no alcanza mayor visibilidad.

Ezequiel Suárez, Laureano Jáuregui y Luis Cumillanca, en sus mejores interpretaciones: la lucha contra el mal y la soledad
Ezequiel Suárez, Laureano Jáuregui y Luis Cumillanca, en sus mejores interpretaciones: la lucha contra el mal y la soledad. Foto: Gentileza Crónica

Ezequiel Suárez, Laureano Jáuregui y Luis Cumillanca son tres jóvenes delegados de empleados de comercio platenses que llevan una vida normal, como la de muchos, y disfrutan también de una particular manera de luchar contra el mal.

Desde hace cuatro años, apadrinan el Hogar Bernardino Rivadavia que alberga a niños con problemáticas sociales, promueven la donación de sangre, donan comida a comedores o consiguen medicamentos o sillas de ruedas para quien los necesite.

Enfundados en trajes de superhéroes, respectivamente Batman, Superman y Linterna Verde, trabajan activamente para cosechar sonrisas. Hace un año que tuvieron la idea de disfrazarse con los trajes, comprados con el producido de una rifa.

Para el Día de Reyes, junto con los bomberos, los superhéroes y los tres Reyes Magos recorrieron las calles del Barrio El Peligro en autobomba, distribuyendo chupetines comprados por ellos. Gestos sencillos pero cargados de afecto que la comunidad valora y agradece y con los que siempre se puede colaborar (https://es-la.facebook.com/groups/282125228561496/).

Se ha reportado la existencia de otro Batman también platense, de identidad secreta en este caso, que todos los viernes, desde 2013, visita el Hospital de Niños Sor María Ludovica llevando dibujos para pintar, juguetes y golosinas.

Para los niños, estos ejemplos son imborrables. En Internet se pueden leer en un blog las reflexiones de una madre que le propone a su hijo que sea un superhéroe. Le explica así la importancia de compartir con sus "aliados" si hay pocos juguetes, pensando en los demás, integrando un equipo. O la ventaja de perseverar, superando el cansancio, porque un superhéroe no se rinde y se esfuerza por llegar a la meta. También instala el concepto de solidaridad y apoyo, entre unos y otros, alentándose y acompañándose.

Lo importante es concientizar respecto de que todos podemos ser superhéroes. Basta con reconocer estos ejemplos que nos movilizan a asumir nuestro propio compromiso de generosidad y activar esos maravillosos poderes que tantas veces no utilizamos al servicio de los demás.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas