Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hay que cambiar la lógica de que "el pobre primero habita y luego construye"

Lunes 20 de marzo de 2017
PARA LA NACION
0

La urbanización que producen los asentamientos operan bajo la lógica de que "el pobre primero habita y luego construye". Significa que parten de la nada y van realizando las construcciones de viviendas, pozos negros, perforaciones de agua y conexión a las redes de electricidad cercanas, único servicio público existente en los alrededores.

Este desarrollo que data de muchos años pone a los pobladores de los asentamientos en riesgo permanente, ya que los lugares que ocupan en general son bajos, muchas veces han sido basurales a cielo abierto y no cuentan con la mínima infraestructura para una vida propia del siglo XXI.

Estas carencias aumentan la marginalidad de las familias y su exposición a peligros de todo tipo. Incendios producidos por conexiones eléctricas deficientes, enfermedades asociadas a la falta de recolección de residuos y la vida "a la intemperie" son algunas de las consecuencias de quienes no tienen otra alternativa que la ocupación de suelo.

Más infraestructura

Dotar de infraestructura a los barrios es un camino posible. De esta forma se habilitaría a aumentar la densidad de población y es la alternativa para ofrecer lotes con servicios o segunda vivienda en el lote original, ampliando la oferta para más familias.

Esta solución permitiría que las familias que hoy sólo cuentan con la alternativa de la ocupación de tierras construyan sus viviendas en un barrio existente en vez de arrancar con nuevos asentamientos.

Uno de los principales problemas es la falta de integración de la sociedad. El aislamiento y la falta de desarrollo de una vecindad diversa conlleva el peligro de la fragmentación social con las consecuencias de pobreza y desigualdad que existen en nuestra sociedad.

Esto puede evitarse si el desarrollo urbano acompaña el de los barrios existentes, impidiendo que se formen asentamientos aislados.

El autor es director ejecutivo de la Fundación Provivienda Social

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas