Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Zonas rurales: arregla y dona bicicletas a chicos para que puedan llegar a la escuela

Gustavo Rodríguez recupera bicis que le da la gente o las arma a partir de repuestos en desuso; entregó más de 250 en el interior

cerrar
Lunes 20 de marzo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Hace ocho años, Gustavo Rodríguez sufrió un accidente vial mientras volvía del trabajo manejando su bicicleta. El médico le prohibió pedalear y usar este medio de transporte por varios meses. Lo que en un principio él catalogó como mala suerte, con el tiempo le hizo descubrir un nuevo hobby: arreglar y diseñar bicicletas a medida. Esta pasión pronto se transformó en una fuente laboral y, también, en una oportunidad para ayudar a escuelas rurales.

"La necesidad, que es la madre de la invención, me llevó a diseñar mi propia bicicleta adaptada que, por mi lesión en el hombro, debía ser reclinada. Como en ese momento en la Argentina no había dónde comprar algo así, la diseñé yo mismo. No tenía ni la más mínima idea de por dónde empezar, pero agarré una bici vieja y una soldadora, y me informé, busqué tutoriales para aprender y funcionó. Enseguida me entusiasmé. La lesión pasó, pero yo seguía haciendo bicicletas", dice sonriendo Gustavo en su taller de Valentín Alsina, en Lanús Oeste.

Este entusiasmo hizo que muchas personas comenzaran a encargarle bicicletas a medida y Gustavo decidió dejar su antiguo trabajo vendiendo artículos en un local de tenis para dedicarse de lleno a este nuevo emprendimiento laboral.

En 2013 dio un paso más y puso sus conocimientos al servicio de otras personas. "Me di cuenta de que podía ayudar a otros, entonces con un amigo creamos la organización social Bicis por Sonrisas. Lo que hacemos es recuperar las bicicletas que nos dona la gente -o armarlas a partir de los repuestos en desuso- para después reciclarlas y entregarlas a escuelas rurales en el interior", explica Gustavo, de 36 años.

Grandes distancias

Su intención es reducir el abandono escolar. "En muchas zonas aisladas, los alumnos tienen que caminar distancias muy grandes para poder estudiar. La bici les da una motivación para asistir a clases, y un niño que llega menos cansado a la escuela puede aprender mejor y estar más concentrado", asegura el fundador de esta organización y añade: "Vemos que este regalo impacta de forma positiva en ellos porque no sólo significa un juguete, sino una forma de trasladarse y socializar".

Ya llevan entregadas más de 250 bicicletas en provincias como Chaco, Santa Fe, Santiago del Estero, San Juan y Mendoza. A las bicicletas que donan siempre les falta algún detalle pendiente por terminar, ya que la idea es finalizar el trabajo junto a los mismos niños que las reciben. De esta forma, durante su visita generan un vínculo entre los beneficiarios y los voluntarios de Bicis por Sonrisas.

Gustavo Rodríguez, en su taller de Valentín Alsina, en Lanús Oeste
Gustavo Rodríguez, en su taller de Valentín Alsina, en Lanús Oeste. Foto: LA NACION / Scott Brown

Asimismo, en cada escuela que van, dejan conocimiento instalado en caso de que algunas bicicletas sufran desperfectos técnicos con el paso de los años. Para ello les brindan un manual con instrucciones, además de repuestos y herramientas que pueden llegar a necesitar a la hora de arreglarlas. También, antes de viajar a cada destino, los voluntarios juntan útiles escolares y libros para llevarles, ya que muchas de estas escuelas se encuentran en lugares alejados y cuentan con muy pocos recursos.

"La recompensa que nos llevamos cuando viajamos es la sonrisa de los chicos y, también, la de sus papás y maestros. Atrás de cada bicicleta que entregamos hay una historia", concluye Gustavo.

Cómo colaborar

Bicis por Sonrisas

bicisporsonrisas@gmail.com

www.bicisporsonrisas.com.ar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas