Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El centro porteño, el lugar más afectado por los baches

Retiro, San Nicolás, Monserrat, Constitución y San Telmo son los barrios donde más pozos se repararon durante 2016; en total, el gobierno porteño arregló más de 20.000

El centro porteño, el lugar más afectado por los baches. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
El centro porteño, el lugar más afectado por los baches. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
El centro porteño, el lugar más afectado por los baches. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri
El centro porteño, el lugar más afectado por los baches. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
El centro porteño, el lugar más afectado por los baches. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri
SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 20 de marzo de 2017
0

Durante 2016, la Ciudad tapó 20.509 baches, que afectaban especialmente el macrocentro y las zonas aledañas: la comuna 1, que abarca los barrios de Retiro, San Nicolás, Monserrat, Constitución, San Telmo y Puerto Madero. El alto tránsito y la cantidad de roturas por trabajos de empresas de servicios produjeron allí un mayor desgaste en el pavimento, que la situó al tope del ranking, con 2235 pozos, según informó el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño.

Las otras dos comunas en las que se repararon más de 2000 baches fueron la 4, que incluye desde La Boca hasta Pompeya, en el Sur, y la 7, situada en el centro de la Capital (Flores y Parque Chacabuco). Entre las tres, sumaron el 31% del total de pozos. Les siguió la 10, con 1740 baches arreglados.

Fue en ese corredor donde el gobierno tuvo que redoblar esfuerzos para solucionar las irregularidades del pavimento. Los distintos materiales y texturas en las calles de esas tres comunas delatan el estado desparejo de la red vial.

LA NACION consultó a expertos en ingeniería e infraestructura sobre los baches que son recurrentes en calles y avenidas. El presidente del Observatorio Vial de América Latina (Ovilam), Fabián Pons, indicó que queda mucho trabajo por hacer, aunque resaltó las mejoras en los últimos años. "La ciudad ha mejorado mucho respecto de 10 o 20 años atrás. Todavía quedan baches, por supuesto, pero se han hecho obras que han mejorado muchísimo la circulación", comentó.

Consultado sobre los motivos del mayor deterioro de la zona céntrica y sur, acotó: "Es cierto que esos barrios han sido históricamente más relegados, pero se les ha dado más relevancia y los resultados de nuestros últimos estudios demuestran que hay partes del centro-sur más descuidadas que el Sur", dijo el experto en seguridad vial.

Según Pons, en los últimos años se realizaron obras trascendentales que cambiaron la fisonomía de la Capital y que hicieron que "la ciudad sea una isla en el país". Entre los trabajos que mejoraron la calidad de la red vial, Pons destacó los viaductos, las líneas de Metrobus y la peatonalización del centro. "Hay una real preocupación por la mejora y el desarrollo de la Capital, y el resultado está a la vista. Por supuesto que quedan cosas por hacer, pero la mejora es muy notable."

Para Eduardo Caprioli, ingeniero y profesor de la Universidad Católica Argentina (UCA), hace falta una política de fondo y un plan para unificar la superficie despareja de la ciudad, que va desde el empedrado hasta el asfalto y hormigón. Caprioli explicó que la variedad de materiales en el tejido urbano requiere distintas técnicas y que no se puede dar una misma solución a todos los problemas relacionados con baches. "Hay cosas que se pueden hacer sobre pavimento, pero no sobre hormigón, por ejemplo", comentó. Y agregó que el tránsito pesado, especialmente alrededor de los supermercados, es uno de los mayores factores de desgaste. "Se ha mejorado el estado de las avenidas, pero no tanto en las calles, dentro de los barrios", precisó.

Respuesta oficial

Voceros del Ministerio de Ambiente y Espacio Público indicaron que los motivos del deterioro del pavimento en las mencionadas comunas corresponden al alto tránsito de la comuna 1 y a la cantidad de transporte de carga que circula por las comunas 4 y 7. Negaron que hubiera zonas postergadas y explicaron que todos los reclamos son tratados de la misma manera y que los camiones de bacheo recorren toda la ciudad. El gobierno lleva un registro de las denuncias y de los baches reparados, pero no cuenta con el número de baches aún abiertos en la Capital: la existencia de "baches recurrentes" y de problemas de infraestructura que involucran a las empresas de servicios públicos -casos que excederían el simple hundimiento o desnivel de la capa superficial del pavimento- hacen que esa cifra sea muy variable, explicaron.

En el otro extremo del ranking de baches, según la información oficial, con menos de 1000 pozos tapados en cada una figuran las comunas 3 (Balvanera y San Cristóbal, con 953), 8 (Villa Soldati, Villa Lugano y Villa Riachuelo, con 893) y 2 (Recoleta, con 795).

Además de Ambiente y Espacio Público, en los casos en los que hay peligro de hundimiento de la calzada -como ocurrió este verano en el cruce de Entre Ríos y Garay- también interviene la Guardia de Auxilio, cuyo contacto es la línea 103.

El sistema de detección de pozos depende en gran medida de las denuncias vecinales y los ruteos itinerantes de la flota de camiones. Los pozos y las grietas aún atentan contra la seguridad vial y la vida útil de los vehículos y, a pesar de las mejoras registradas en el ritmo de las reparaciones, todo indica que el gobierno seguirá lidiando con los baches por mucho tiempo.

"Es muy complicado circular con el auto -dijo a LA NACION Harold Forastefano, vecino de Caballito-. Están los barrios con empredrado, donde tenés que ir despacio, y después hay puntos donde se deforma el pavimento y se hunden las bocas de tormenta más de 10 centímetros."

En la Defensoría del Pueblo confirmaron que la Dirección de Servicios Públicos recibe numerosas denuncias en las que se solicita la reparación de baches y veredas. "Cuando se trata de un deterioro por el transcurso del tiempo y por el uso habitual, intimamos al Ente de Mantenimiento Urbano Integral (EMUI) de la Ciudad a que repare la calzada. Cuando los problemas se generan por intervención de empresas de servicios públicos, les damos intervención al EMUI y a la Dirección General de Fiscalización de la Vía Pública", explicaron.

Asimismo, intiman a las empresas de servicios públicos, quienes deben hacer el cierre provisorio inmediatamente y el definitivo dentro de los siguientes tres días hábiles. "Se registra cierta demora en el plazo de contestación de los requerimientos efectuados a la Ciudad, mientras que las empresas prestadoras de servicios públicos demoran entre 10 y 30 días hábiles en contestar", precisaron.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas