Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Me gusta el lugar y acá la gente es muy macanuda"

Wei, nacido en China, afirma que para él ser argentino "es un honor"

Lunes 20 de marzo de 2017
0

CÓRDOBA.- Después de más de 15 años en la Argentina, Wei todavía habla en un castellano muy básico. Pero algunos hábitos de acá prendieron muy fuerte en él. El asado, la picada con salamín e, incluso, el fútbol. En un diálogo con LA NACION, ayer, afirmó su simpatía por Boca. Dijo que ha ido incluso a la cancha, aunque anoche atendía en su supermercado del barrio porteño de Recoleta mientras el Xeneize jugaba en la Bombonera, justamente, con Talleres, el principal club de la provincia en la que obtuvo la ciudadanía que ahora perdió.

Llegó a la Argentina hacia finales de 2001 con su esposa, Li. Había trabajado durante dos años en Japón para ahorrar; sus padres y su hermana ya vivían en Buenos Aires, donde se dedicaban al comercio. Contó a LA NACION que se vino -además de por cuestiones afectivas porque creía que este destino era "próspero".

Sus padres regresaron a China hace dos años porque el papá de Wei necesitaba un tratamiento médico. "No puedo ir a verlo, me siento mal, estoy atrapado acá", dijo, antes de explicar que, en su cultura, acompañar a los ancianos es "muy importante" y que lo entristece no poder cumplir con su padre. Ahora, su esposa y su hijo Marcelo (nacido en la Argentina) están en China visitándolo. El chico se va a quedar hasta terminar la primaria y regresará para hacer el secundario en la Capital.

Señaló que tiene poco tiempo libre, que dedica todo el día a trabajar en el supermercado y que en estos años pudo viajar poco para conocer más de la Argentina. "La gente joven lo hace más, yo trabajo y trabajo...", describe.

Foto: Maxie Amena

¿Por qué quiso ser argentino?, le preguntó LA NACION. "Porque para mí era un honor. Conocí otros países, pero para mí este es mi país. Me gusta el lugar y acá la gente es muy «macanuda»." Repite esa calificación varias veces durante la charla telefónica.

Ling, la hermana de Wei, que lleva 15 años en la Argentina y es su socia en el supermercado, afirma que él está "triste por lo que pasa con los documentos". Lo "siente mucho" porque "este es un país para todos, italianos, españoles, árabes... todos".

Mientras que ella se "acostumbró poco" a la comida argentina, a Wei "todo" le gusta. "Carne, salame, mortadela... todo". Ambos resaltan que aquí "el tiempo es muy lindo. Más suavecito que en China, porque allá el calor es más calor y el frío, más frío".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas