Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Belgrano por fin se sacó de encima aquel karma

El equipo cordobés no ganaba desde septiembre del año pasado; rompió una barrera que le dará aire al DT Madelón

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 20 de marzo de 2017
Márquez celebra con Melano; Belgrano es otro
Márquez celebra con Melano; Belgrano es otro. Foto: Télam
0

CÓRDOBA.- Ya lucía demasiado lejano aquel triunfo de Belgrano ante Unión, el 25 de setiembre pasado. El equipo santafecino, dirigido por Leonardo Madelón, se mostraba como el único adversario que había claudicado ante los celestes en el torneo.

Eso lo tenían presente sus hinchas cuando llegaron al estadio de Instituto, ansiosos por una victoria, deseosos por vislumbrar alguna mejoría en un equipo que en los últimos meses sólo le había ofrecido sinsabores. Y la visita a su vecino de Alta Córdoba no pudo resultarles mejor: el regreso a la victoria, en la séptima presentación de Madelón, ya como técnico propio, trajo aparejada una sensible evolución en la calidad de su juego y en su efectividad en el arco rival, un déficit que parecía acentuarse a medida que pasaba el tiempo.

Esas expectativas parecieron derrumbarse en la primera hora de juego. Errático con la pelota, con problemas de marca en la defensa, fue presa dócil de un Racing que ocupó su territorio y que, sin tener un dominio absoluto del trámite, lo pudo haber puesto dos veces abajo en el marcador.

No lo hizo Lautaro Martínez, una vez tapado por el arquero Lucas Acosta en una arremetida tras un centro, y otra vez al desperdiciar una joyita, concebida en tres cuartos de cancha, luego de un sombrerito a Lema para llegar sin obstáculos al fallido remate final.

Por entonces, Bou preocupaba por los costados y los mediocampistas sostenían la acción más cerca de Acosta que de Orion. Sin embargo, luego del descanso para refrescarse dispuesto por el árbitro Pompei, la tensión académica pareció atenuarse. Coincidió ese gesto colectivo con la paulatina recuperación de su adversario. Aun sin el aporte de Lértora y de Farré en la generación de jugadas, Velázquez comenzó a preocupar con sus incursiones ofensivas, en tanto Suárez y Melano, sus jugadores más desequilibrantes, comenzaron a tomar más contacto con el balón.

Así, la imagen cambió. Con las dos situaciones de gol desperdiciadas por Martínez todavía frescas, Velázquez disparó un tiro libre que dio en el travesaño, en una tendencia que se iba a plasmar pero con más efectividad en el comienzo del segundo tiempo.

Atizados por su gente, en un escenario con tribunas más pequeñas que el estadio Kempes pero mucho más cercanas al campo de juego, los hombres de Madelón apelaron a lo viejo conocido, a la actitud áspera y disciplinada para ganar las pelotas divididas, esa cualidad que, entre otras cosas, influyó como para que su pasado fuera más agradable que este todavía incierto presente.

Llegó el gol de Velázquez tras un gran desborde de Melano y el comúnmente llamado "otro" partido, comenzó. Racing, golpeado por la adversidad, se oscureció hasta la turbiedad total. Ya ni González ni Aued ni Acuña distribuían con lucidez el balón. Ya Bou lucía más estático. Ya Martínez había desaparecido de la cancha.

Y como Belgrano, aun ganando, no está con condiciones de dar belleza al espectáculo, el nivel de lo observado se empobreció. Racing buscó el empate pero sin recursos que sorprendieran a su adversario. Belgrano siguió disputando el balón con espíritu renovado. Con Melano y Suárez en espacios abiertos y sin marcas cercanas, el ganador reafirmó su condición con una buena jugada de Suárez que fue desviada apenas a la red por Márquez.

El partido allí terminó. El estertor académico sólo produjo una acción de peligro sobre Acosta. El gran festejo en las tribunas tuvo su lógica. Los seis meses sin triunfos, el antipático penúltimo lugar en la tabla de posiciones habían silenciado demasiado tiempo la voz de una tribuna que explotó cuando Pompei terminó el partido.

El estadio de la polémica

A partir del 26 de marzo, el Kempes entra en acción

Después de toda la controversia, el estadio Monumental de Instituto recibió a 25 mil personas para el encuentro Belgrano-Racing, porque el Mario Alberto Kempes apenas podrá utilizarse desde el 26 de este mes. Por lo tanto, Talleres-Olimpo disputarán el primer encuentro allí, en 2017. Todo y siempre y cuando coincidan los tiempos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas