Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Triple G, el boxeador kazajo que se volvió ídolo en Estados Unidos

Gennady Gennadievich Golovkin, el mejor libra por libra del momento, pisa fuerte en el mercado de la TV

Lunes 20 de marzo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
Gennady Golovkin, tras vencer a Danny Jacobs
Gennady Golovkin, tras vencer a Danny Jacobs. Foto: AP

Hay que verlo poniendo el mentón de piedra y clavando los ojos en el rival de turno. Hay que observarlo ejecutar su técnica taurina cuando defiende y sus zarpazos felinos cuando ataca. Hay que apreciarlo en acción para entender por qué Gennady Gennadievich Golovkin es el boxeador del momento. Con un porcentaje de nocaut asombroso, su crecimiento boxístico parece no tener techo. En lo que fue el compromiso más duro de su carrera, derrotó por puntos, en fallo unánime (115-112, 114-113 y 115-112), al norteamericano Daniel Jacobs, y ratificó así su condición de campeón mundial CMB, FIB y AMB de la categoría mediano, en el Madison Square Garden de Nueva York.

Con 34 años y un record inmaculado de 37 triunfos (33 por KO), Triple G, como lo apodan por las iniciales de su nombre, se deleita despechando rivales arriba del ring y consolidando su condición como el mejor libra por libra del momento, mientras espera que figuras de renombre, como el boricua Miguel Cotto o el mexicano Canelo Álvarez, se animen a enfrentarlo. "Tengo mucha hambre de gloria. Quiero y deseo siempre pelear con los mejores. Hoy creo que cumplí una meta importante, pero quiero seguir haciendo historia en este deporte", expresó Golovkin, minutos después de consumar el triunfo ante el norteamericano Jacobs y cortar una racha de 23 nocauts consecutivos. El último rival que le aguantó de pie los doce rounds fue el francés Amar Amari, en 2008.

Lejos de ser presa fácil de la poderosa pegada de Golovkin, el norteamericano Jacobs (32-2, 29 KO), largo y con una voluntad enorme, no rehuyó al intercambio de golpes y se mostró esporádicamente como una amenaza para el boxeador kazajo, pese a que sufrió una caída en el cuarto round. Sin embargo, Triple G supo sacar provecho de su buena condición física y en los últimos rounds dominó a discreción el combate sin dejar dudas de su triunfo en las tarjetas.

Con un estilo netamente ofensivo, basado en el peso de su pegada, con este triunfo Golovkin logró posicionarse como la figura más redituable del mercado boxístico estadounidense. Esa condición lo legitima a escoger un próximo rival que le asegure una paga millonaria y aún más gloria deportiva. "Quiero pelear contra el ganador de Canelo Álvarez-Julio Chávez, esa pelea es la que me vuelve loco, me pongo como un animal. Si no se da la pelea con el Canelo iré por Billy Joe Saunders, el campeón mediano de la Organización Mundial de Boxeo. Es el único cinturón que me falta ganar", comentó, ilusionado, Triple G.

El tiempo y las circunstancias transformaron a Gennady Golovkin en uno de los boxeadores más temidos de la actualidad. A pesar de haberle ganado solo por puntos a Daniel Jacobs, se apuntó un argumento sólido para ser declarado el mejor libra por libra del momento.

En memoria fraternal

Los hermanos lo iniciaron y el gemelo se sacrificó

Hijo de un minero ruso y de una empleada domestica coreana, Gennady Gennadievich Golovkin se inició en el boxeo a los 10 años, por iniciativa de sus dos hermanos mayores, Sergey y Vadim, quienes lo incitaban a pelear con mineros borrachos en las calles de Karadangá, al norte de Kazajistán. El hecho que convenció a Gennady y a su gemelo Max de volcarse seriamente al boxeo, fue la trágica muerte de sus hermanos mayores en la guerra. "Max era mucho mejor boxeador que yo, pero él decidió abandonar para no enfrentarnos", contó hace poco.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.