Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Del drama a la victoria, la revancha de Giallombardo en el TRV6

Triunfó en Río Cuarto, donde en 2015 logró escapar del auto cuando se prendía fuego

SEGUIR
LA NACION
Lunes 20 de marzo de 2017
0

En el mismo escenario en donde vivió un infierno, ahora disfruta de la victoria. El autódromo de Río Cuarto le ofreció una revancha a Mauro Giallombardo, después de aquel impactante incidente que protagonizó el 6 de diciembre de 2015, cuando el Ford Mondeo que conducía ingresó a la recta principal con el habitáculo convertido en una inmensa bola de fuego. Fueron segundos de miedo, porque cuando el piloto de Bernal abrió la puerta la imagen resultó aún más espeluznante, dramática: la figura de Giallombardo lanzándose al pasto buscando un alivio quedará por siempre grabada. Ayer, también con un Ford Mondeo, bajo la estructura del Lincoln Sport Group, regresó al triunfo en una competencia en la que la estrategia fue determinante para treparse a lo más alto del podio, por encima de Matías Rossi (Toyota) y el múltiple campeón Agustín Canapino (Mercedes).

"Sufrí quemaduras de grado A y B que afectaron los vasos sanguíneos y las terminales nerviosas, pero no llegaron al hueso y por eso no necesité injertos de piel. De todas maneras, tuve que seguir un proceso de recuperación. Por un año tuve que cuidarme de no estar expuesto al sol y al calor", recuerda la Rana sobre aquel incidente, el que durante un tiempo lo despertaba por la noche sobresaltado.

El Top Race V6 impuso para la competencia en el trazado riocuartense una parada obligatoria en los boxes para reabastecimiento de combustible. Y ahí fue donde se dirimió una carrera que Giallombardo empezó a dominar en la prueba de clasificación de anteayer, aunque rápidamente encontró en Rossi, tras el movimiento en la largada, a un durísimo contendiente. Fue el último en ensayar el ingreso, después del giro 25; con 15 vueltas por delante, no necesitó de una carga que le demandara demasiado tiempo y con esa estrategia logró retornar a la pista delante de Rossi, que condujo a Toyota al primer podio en su segunda carrera del año.

Castellano, por duplicado

El Turismo Nacional tuvo un inicio de temporada accidentado, después de la tormenta que provocó la suspensión de la carrera final en La Plata. La segunda fecha del calendario tuvo dos finales, pero a un único vencedor: Jonatan Castellano (Chevrolet Cruze). El circuito de Toay, La Pampa, le ofrece buenos resultados al piloto de Lobería, que ya había festejado en la Clase 3 del TN con Chevrolet Vectra. En la Clase 2 el ganador fue Pablo Ortega (Fiat Palio).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas