Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cae "la banda del monoblock 19" de Fuerte Apache, especialista en secuestros extorsivos

En solo tres hechos ocurridos en enero pasado los delincuentes cobraron 160.000 pesos, 9500 dólares y 1000 euros; hay seis detenidos y dos de ellos ya fueron procesados

SEGUIR
LA NACION
Martes 21 de marzo de 2017
Fuerte despliegue policial en Fuerte Apache, ayer, en busca de los sospechosos
Fuerte despliegue policial en Fuerte Apache, ayer, en busca de los sospechosos. Foto: Policía Bonaerense
0

Antes de cada golpe se juntaban siempre en el mismo lugar: el monoblock 19 del barrio Ejército de los Andes, de Tres de Febrero. Fuerte Apache. En las redes sociales se hacían llamar "la banda del M-19". Cuando tenían todo preparado, sobre todo las armas y los chalecos antibalas, salían hacia la zona norte del conurbano para concretar sus objetivos criminales: robar autos y, después, usarlos para secuestrar personas y exigir rescate para liberarlas.

En las últimas horas, esta organización criminal bautizada por los investigadores como "La banda del monoblock 19" sufrió la detención de dos de sus integrantes en un operativo hecho en Luján por la Subdelegación Departamental de Investigaciones (Sub DDI) de Pilar, a cargo del comisario Héctor Lividisky.

El viernes pasado, el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, ya había procesado con prisión preventiva a otros dos sospechosos que habían sido apresados el 9 de este mes en una serie de allanamientos en Fuerte Apache. Una semana antes habían caído otros dos acusados.

cerrar

La particularidad de los secuestros que se les atribuyen, según confiaron a LA NACION fuentes policiales, es que las víctimas, elegidas al voleo, fueron sorprendidas siempre en la misma zona: el barrio Villa Morra, en el partido de Pilar.

"Las víctimas siempre eran capturadas en el momento en que llegaban a sus casas. Se trataba de una modalidad similar a las entraderas, pero en vez de ingresar en las casas, los delincuentes se llevaban cautivo a alguno de los integrantes de la familia y después exigían un rescate", explicaron a LA NACION fuentes de la pesquisa.

Los hechos son investigados por los fiscales federales de Campana Fabián Matilla y Pedro Rebollo, con la colaboración de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), a cargo del fiscal federal Santiago Marquevich. Los detectives tuvieron la colaboración de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE).

Otro expediente por secuestro extorsivo, que habría sido protagonizado por esta misma banda, está a cargo del fiscal federal de Morón Sebastián Basso.

Según informó la agencia de noticias Télam, además de los hechos investigados en Campana y Morón, los imputados serán sometidos a ruedas de reconocimiento por secuestros cometidos en jurisdicción de fiscalías federales de San Isidro y de la ciudad de Buenos Aires. En el área metropolitana hubo, el año pasado, 219 secuestros extorsivos, según datos de la Procuración.

Según fuentes del caso, el primero de los hechos que se le adjudican a "La banda del monoblock 19" ocurrió el 10 de enero pasado, cuando un hombre, después de haber llevado a un amigo al aeropuerto de Ezeiza, estacionaba su Volkswagen Fox gris en su casa de Villa Morra y fue interceptado por los delincuentes.

Con la víctima cautiva, la banda se comunicó con aquel amigo y le exigió un rescate. Hubo rápidas negociaciones y se llegó a un acuerdo para que pagara 4500 dólares, 1000 euros y un reloj marca Tissot.

El pagador tuvo que llevar el rescate a la zona de avenida General Paz y San Martín. Cuando se iba oyó dos disparos. La víctima fue liberada poco después en una estación de servicio del Once.

Cuando los delincuentes llamaron para avisar que la víctima estaba liberada, el pagador se quejó: "¡Hermano, me tiraste dos tiros!". El secuestrador le respondió: "No te quise disparar... se me escapó, se me escapó". Así figura en las escuchas telefónicas incorporadas a la causa.

Según confirmó la Procuración General de la Nación en su página www.fiscales.gob.ar, de las escuchadas telefónicas surge que "la banda había expulsado a uno de sus integrantes porque había «bardeado» al efectuar dos disparos contra quien había entregado el botín".

El segundo hecho ocurrió el 20 de enero pasado, cuando un hombre llegaba a su casa de Pilar y fue sorprendido por delincuentes que se movilizaban en una Ford EcoSport oscura. Se lo llevaron y, después de varias llamadas extorsivas, los delincuentes llegaron a un acuerdo con la pareja del cautivo: 80.000 pesos y 5000 dólares a cambio de la libertad. La víctima fue liberada en Villa Loyola, San Martín.

El tercer hecho que se le atribuye a "la banda del monoblock 19" sucedió el 25 de enero pasado, siempre en Pilar. Los delincuentes raptaron a una mujer a la que liberaron en cercanías de la General Paz y San Martín (lugar del pago del primer secuestro) a cambio de un rescate de 80.000 pesos.

"Después de liberar a sus víctimas, los delincuentes volvían a Fuerte Apache. En uno de los hechos, cuando se intentó detener a los sospechosos, los secuestradores dispararon contra los policías", explicó una calificada fuente del caso.

El 9 de este mes hubo varios allanamientos en Fuerte Apache, pero dos de los delincuentes, "Pachu" y Brian, lograron escapar y refugiarse en la casa de un familiar en Luján, donde ayer fueron localizados gracias al rastreo de sus redes sociales.

EN 2016 hubo menos casos

Disminución

En 2016, según la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), hubo menos hechos de este tipo que en 2015. Según el estudio, el año pasado hubo en todo el país 233 casos, mientras que en 205 habían sido 294, un 20% menos

Zonas calientes

Según el informe de la Ufese, los lugares de la Argentina donde ocurrieron más secuestros extorsivos fueron en Morón y Lomas de Zamora, con 72 y 64 hechos, respectivamente. El mes con más hechos fue marzo, con 38

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas