Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guía práctica para los “negados del dinero”

Martes 21 de marzo de 2017 • 00:56
0

Definimos como “negados del dinero” a quienes suelen cometer equivocaciones en al menos una de las cuatro grandes zonas que conforman el mundo de las Finanzas Personales: ahorro, gasto, ingreso e inversión.

Hoy no ahondaremos en las causas de esos errores sino que trabajaremos sobre la brecha de efectividad que existe entre los resultados deseados y los finalmente obtenidos. Seremos pragmáticos: propondremos soluciones concretas para obtener resultados inmediatos, aunque advirtiendo que los cambios de conducta duraderos requieren, por lo general, tratamientos prolongados.

A continuación, el “empujoncito” que necesitan nuestros amigos negados para mejorar su situación financiera.

Negados del ingreso

“¿Cuánta vida te está costando el sueldo?” Felipe Ganash

¿Cómo reconocer a un negado del dinero en este campo? Muy simple: trabaja mucho y gana poco. De acuerdo con su forma de pensar, el ingreso se obtiene a partir del sacrificio y el esfuerzo. No concibe la generación de dinero a través de medios pasivos como los que repasamos en columnas anteriores.

Para escapar a esa lógica totalmente contraria a los tiempos que corren desde que, digamos, se consolidó el capitalismo como sistema económico y social, es conveniente cumplir los siguientes pasos:

1) Tomar el ingreso mensual y dividirlo por la cantidad real de horas trabajadas (incluyendo el tiempo que demanda el viaje al trabajo).

2) Pensar cómo desarrollar las tareas de manera más eficiente y liviana. Puede consistir en buscar la forma de trabajar desde el hogar algunos días; de automatizar, delegar y eliminar trabajo; y de aplicar el óptimo de Pareto.

3) Invertir el tiempo generado en la obtención de nuevos ingresos aprovechando las ventajas de Internet para poner en marcha proyectos personales, como puede ser la venta de productos nacionales e importados en MercadoLibreo cualquier iniciativa beneficiada por la nueva Ley de Emprendedores.

Negados del gasto

“Me queda mucho mes al final del sueldo”. Anónimo

El gasto no es otra cosa que puente o link entre el ingreso y el ahorro: si el conducto tiene goteras o falla no se generará nunca un excedente monetario, sea cual sea el caudal de dinero que se percibe mensualmente.

¿Cómo reconocer a un negado del gasto? Sencillo: Sus compañeros ganan lo mismo que él, pero ahorran y cumplen sus metas financieras. El negado vive pidiendo prestado para llegar a fin de mes.

Las acciones recomendadas para revertir esta situación consisten en:

1) Anotar a lo largo de tres meses todos los gastos realizados.

2) Separar entre Gastos Necesarios y Gastos Deseados. Luego organizar los primeros en función del Ingreso Neto y los segundos en función al Excedente Primario (ver cómo hacerlo).

3) Realizar un análisis concienzudo para determinar, en cada caso, si se trata de gasto o inversión. Medir el impacto en tus finanzas y si existe o no un premio por esperar.

4) Dejar las tarjetas de crédito en casa y comprar solo con efectivo. Según un muy interesante estudio realizado por los investigadores Manoj Thomas, Kalpesh Kaushik Desai y Satheeshkumar Seenivasan titulado “How credit card payments increase unhealthy food purchases: visceral regulation of vices”(Cómo los pagos con tarjeta de crédito aumentan las compras de alimentos no saludables: regulación visceral de los vicios), tener los plásticos a mano favorece las compras compulsivas, mientras que el dinero en cash provoca una sensación de pérdida o sacrificio puesto que el consumidor se desprende físicamente de sus recursos: ve claramente cómo el dinero se le va de las manos. Esa sensación genera un espacio de mayor reflexión que puede terminar evitando un desembolso innecesario.

Negados del ahorro

“Quien vive con más desahogo no es el que tiene más, sino el que administra bien lo mucho o poco que tiene”. Ángel Ganivet

El ahorro es el padre de la inversión y la inversión es, a su vez, el generador de ingresos pasivos y hacedor de la independencia económica. Por añadidura, el ahorro es el que determinará tu condición de esclavo del dinero o “nuevo millonario”.

Para generar ahorro es necesario:

1) Eliminar los malos hábitos: El ahorro es una cuestión de hábito. Para adquirir la capacidad de ahorrar, lo primero que se debe hacer es detectar y borrar del mapa los malos comportamientos.

2) Pagarte a vos primero: Mediante el nuevo enfoque de las Finanzas Personales,podemos dar vuelta la vieja ecuación que ubicaba al ahorro como un paso posterior al gasto y separar primero el dinero que irá destinado a nuestras arcas para luego gastar el monto que consideramos necesario.

3) Contar con estímulos sanos: Comprender por qué ahorramos es fundamental para tener éxito en la cruzada. Si pretendemos ahorrar para adquirir algo de valor, la meta será llegar al monto necesario para la compra, aunque luego nos encontraremos en el punto de inicio, sin dinero extra en nuestras arcas. Si se trata de ahorro para emergencias, no tiene sentido conservar más que el equivalente a seis meses de ingresos. El ahorro para el retiro es el que mejor nos hará sentir. Nos dará seguridad en la proyección del mediano y el largo plazo.

Negados de la inversión

“La única manera de evitar errores es no invertir y ese es el error más grande de todos.” John Templeton

El negado de la inversión es un negado pudiente. Para llegar a fracasar en esta dimensión debe haber cosechado antes buenos ingresos y disciplinado sus gastos hasta el punto de generar un excedente.

A pesar de sus habilidades monetarias, esta especie de negados suele fallar una y otra vez a la hora de poner el dinero a trabajar, frustrándose repetidamente y arriesgando un sacrificio de años.

Para acortar esta brecha de efectividad y cerrar de manera exitosa el círculo financiero personal, se debe tener en cuenta lo siguiente:

1) Nunca pasar por alto la relación entre riesgo y rentabilidad: La forma más rápida de frustrarse a la hora de invertir es obviar este vínculo (a mayor rentabilidad esperada, mayor riesgo de pérdida) y verse dominado por la codicia, que probablemente sea la emoción más dañina para nuestras finanzas.

2) Utilizar la regla fronteriza 40-5: rechazar las inversiones financieras que pretendan garantizar un rendimiento superior en un 40% al promedio de las tasas que paga el mercado y destinar apenas el 5% de los ahorros a los activos financieros que ofrezcan más que el promedio (sin llegar al exagerado 40%).

3) Capacitarse para evitar los conflictos de intereses: en este mismo momento, te estás capacitando sobre Finanzas Personales. Es un paso fundamental para aprender a invertir por tu cuenta y evitar el auxilio de asesores independientes, bancos o sociedades de Bolsa que solo buscan ganar dinero con tu dinero. ¿Por qué creés que las sociedades de Bolsa envían mails constantemente a sus clientes recomendando inversiones o cambios en su cartera? Porque cobran comisiones con cada compraventa. El conflicto de intereses es tan simple como eso.

Conclusión

“Vacía tu bolsillo en tu mente y tu mente llenará tu bolsillo”. Benjamin Franklin

Es importante no confundir negados con negativos o negadores: aunque suene un poco fuerte, el negado simplemente es algo torpe para realizar una actividad determinada. En este caso, la ineptitud se vuelca en la relación con el dinero.

Trabajar sobre las conductas que caracterizan esa torpeza puede significar un antes y un después en lo referido a su situación financiera personal. A mis amigos negados les digo: ¡Anímense, que nada es imposible!

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas