Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué es lo que más le cuesta hacer al Gobierno

Orlando J. Ferreres

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 22 de marzo de 2017 • 00:18
0

El Gobierno ha hecho muchos ajustes que fueron aplaudidos por muchos de sus votantes. Esto le permitió superar las críticas sobre las cosas que no ha podido o no ha querido hacer aún, pero esa espera se va a ir terminando con el tiempo. Actualmente, hay más críticas acerca de esa demora que hace un año.

¿Qué es lo que más le cuesta hacer al Gobierno? Básicamente, para decirlo con una sola idea, la cuestión fiscal. Esto incluye tanto a los ingresos como a los gastos públicos, ya sean nacionales, provinciales o municipales. Sabemos que no tiene jurisdicción directa sobre muchas de estas variables, pero debe ir logrando resultados en todas ellas si quiere triunfar.

La masa de empleados públicos es de unos 4 millones de personas en las distintas jurisdicciones. Los planes sociales y seguros de desempleo alcanzan a unos 4,4 millones de beneficiarios, lo que implica un gran crecimiento, especialmente por la prestación universal a la niñez. Finalmente, las jubilaciones es un rubro que se aproximó a los 8,5 millones de beneficiarios. Es un número demasiado grande, que representa aproximadamente el 39 % de la población total del país. Ese número era de 18,4% en 2001 y la pregunta es: ¿Cómo haremos para reducir ese valor a cifras manejables?

Después de adoptar las medidas drásticas que se tuvieron que adoptar, el Gobierno decidió financiar el gran número de gasto público que quedó como resultante. Era un número muy grande, pero se vio que la deuda pública era chica y que se podían presentar sin problemas emisiones locales e internacionales al menos por dos o tres años. Después habría que tomar alguna decisión fuerte también con el gasto público. Pero la pregunta quedó sin contestar, el gasto público sigue siendo muy elevado y esa es la espada de Damocles de Mauricio Macri.

Este año vamos a crecer 3,5 % anual en el PIB, una cifra interesante para un mundo que está bastante apagado en cuanto a crecimiento. En 2016 hemos tenido una recesión del 2,4 %, que es bastante fuerte, pues se arreglaron muchos problemas de la economía o se inició el camino para resolverlos en el tiempo. La diferencia de ritmo es de casi 6 % (3,5 +2,4) que creemos que la población lo va a notar fácilmente en sus cuentas.

¿Cómo lo va a notar? La agricultura no presenta problemas pues están aumentando casi todas las producciones, especialmente las de trigo y la de maíz y se llega a un record nacional de producción de granos y oleaginosos. Los trabajos públicos también van a mejorar en función de una mayor cantidad de dinero, para estos fines, en el presupuesto.

Con el consumo es más difícil de prever, porque las paritarias están haciendo sus cálculos en este momento. Entendemos que ese número será de alrededor de 23 o 24 % cuando llegue el día final para hacer las cuentas. ¿Cuándo va a aumentar ese nivel de salarios? Será entre marzo y abril, o sea ahora mismo. De allí la desesperación del cristinismo para hacer presión en contra de Cambiemos, pues después ya no tendrá efecto. Lo podremos observar en poco tiempo. En realidad, ya está a la vista.

Algunos incrementos de salarios se iniciaron en enero, pero ahora que la inflación se ubica entre 1,5/2,0 % mensual, vendrá la gran masa de salarios. Algunos quizás se subdividan en 2 partes, pero la gran mayoría será en un solo aumento. Es decir, 23/24 % en una sola vez. El incremento del salario real será muy fuerte y eso le va a cambiar la visión a mucha gente que se opone y va a confirmar la tendencia para los que están a favor. A partir de mayo casi no tenemos previsto aumentos en las variables exógenas, como los servicios públicos, así que la inflación mensual va a disminuir.

El incremento de salario real del actual ejercicio será, en promedio sobre 2016, de alrededor de 3,5 % y este será el punto final de la discusión sobre los ingresos. El gobierno hace muy bien en resistir las presiones porque tiene una salida muy buena: el incremento del salario real. Hay que seguir así.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas