Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los conflictos que se ocultan detrás de Baradel

Carlos Pagni

SEGUIR
LA NACION
Domingo 26 de marzo de 2017
0

La provincia de Buenos Aires sigue siendo el centro de gravedad de la política. Los Kirchner llegaron desde allí. Emergieron de las entrañas del duhaldismo. Mauricio Macri llegó desde allí, impulsado por la inesperada ola que depositó a María Eugenia Vidal en el poder. Y desde allí llega su agenda en estos días. El debate por la educación pública es la primera gran saga con la que se embandera el gobierno de Cambiemos. Vidal vuelve a ser central. Primero puso los votos. Ahora pone la política.

La jugada de la gobernadora rompió con una lógica determinante en el oficialismo. El manual de Jaime Durán Barba aconseja suscribir los consensos que consignan las encuestas.

Los conflictos deben aceptarse sólo si preexisten en la cabeza del electorado. No hay que desafiar esa frontera. Conviene evitar costos. Vidal se apartó de esa receta. Se arriesgó más allá de la satisfacción de la demanda. Hizo una oferta.

La estrategia no parece desacertada. Roberto Baradel, el líder principal de los docentes, se sentó a negociar. Las pretensiones, siempre reservadas, siguen siendo irreconciliables. La provincia podría aumentar los salarios un 20%. Y negociar una compensación por el deterioro de 2016. Baradel estaría dispuesto a ir del 35 a un 28%. Es lo que se conversó hasta el viernes.

Baradel no tiene margen de maniobra. Mientras discute con Vidal, otra mujer amenaza su trono. Romina Del Pla lo enfrentará el 17 de mayo en las elecciones de su gremio, el Suteba. Dirigente del Partido Obrero, Del Pla encabeza el sindicato en La Matanza. Su agrupación conduce también Quilmes, Bahía Blanca, Tigre, Ensenada, Berazategui, La Plata y Escobar. Este fenómeno alimenta el sueño de la izquierda: en grandes áreas del conurbano, los chicos se forman con maestros que votan al trotskismo.

En este contexto, Baradel no encuentra rédito en sacarse una foto con Vidal. Tampoco le conviene el enfrentamiento. Muchos de los trabajadores a los que él representa son votantes de la gobernadora. Es otra de las razones por la que exige una inconducente paritaria nacional. Prefiere que su duelo sea con Macri. Además, en contraste con las movilizaciones a las que convoca, el paro bonaerense se desinfla. Pasó del 70 al 40% de adhesión. En el interior de la provincia se redujo al 13%. En el Gobierno creen que es el efecto de descontar los días de paro. “Gracias a esa decisión inicial, logré que en la ciudad siempre comenzaran las clases”, recuerda siempre Macri. Si se sigue este criterio, la pulseada seguirá hasta fin de mes, al día de cobro. Después podría haber un desacuerdo negociado. Vidal otorgaría un aumento por decreto. Y anunciaría una reforma: extensión de la doble escolaridad y el bilingüismo, garantía de un mínimo de días de clase, evaluaciones periódicas para los docentes, premio al presentismo.

Sería un error, sin embargo, reducir la disputa sindical de los maestros a un problema salarial. La estrategia de Baradel no puede ser desconectada de la confrontación general entre el kirchnerismo y el Gobierno. El entredicho es ideológico. Quien mejor lo explicó fue Cristina Kirchner en su discurso de despedida, el 9 de diciembre de 2015. Ella sostuvo que la victoria de Cambiemos fue artificial. Se debió a que la ciudadanía votó engañada por las empresas, los “buitres”, los tribunales y los medios. Es una interpretación previsible: en la literatura que se consume en el campo nac&pop no está contemplado que un empresario de derecha ocupe la Casa Rosada por la voluntad popular. Para llegar al poder, los “Macri” siempre necesitaron del voto calificado, del fraude o de los golpes militares. El documento que publicaron anteayer los organismos de derechos humanos es la expresión más sincera de ese sistema de prejuicios. Así como los Kirchner no fueron herederos de Duhalde sino de la democracia camporista, Macri es heredero de la dictadura. Para aceptar este guión hay que olvidar algunos pormenores. Por ejemplo, que Cambiemos contiene al radicalismo de Raúl Alfonsín. O que los chicos de La Cámpora se fascinaron, obedientes a su jefa, con el general Milani.

Más allá de estos desperfectos, el argumento principal fue interpretado por la señora de Kirchner cuando se negó a entregar el bastón de mando a su sucesor. Y encarnado por Hebe de Bonafini, la protectora de Milani, el jueves pasado, cuando dijo: “Los pueblos solucionan sus problemas más graves en las calles. Ni con la Justicia ni con los parlamentos”. A ese mural pertenece este detalle: Baradel llegó a la plaza del 24 de marzo subido al camión de Bonafini. A su lado estaba Aníbal Fernández, cumpliendo con su papel de “morsa” electoral. Y, para entusiasmar a los oficialistas que identifican protesta con golpe, alguien llevó un helicóptero de utilería. ¿Puede pedir Vidal más cooperación?

Macri es una regresión en el proceso democrático. Las movilizaciones urbanas se sostienen sobre ese diagnóstico que, como todo axioma, no requiere demostración. Están llamadas, por lo tanto, a precipitar un colapso al que la administración está condenada por su ilegitimidad originaria. Por eso los intendentes kirchneristas, en La Matanza o en Avellaneda, colaboran con el paro. Por eso, varios sindicatos de la CGT adhirieron a la movilización que el 30 realizará la CTA, la central por cuya conducción pelea Baradel. Allí están los encargados de edificios de Víctor Santa María, el gremialista que compró el diario Página 12. O los metalúrgicos, forzados por el ex intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, o por el diputado Abel Furlan, que obedece a Máximo Kirchner. Estos sindicalistas aspiran a que la CGT constituya un frente con los movimientos sociales. Tienen dos dificultades. Por un lado, la resistencia de los gremios más conservadores podría quebrar esa central. Por otro, esos movimientos están más cerca del Gobierno, para espanto de los que fantasean con un Macri dictador. El jueves pasado, liderados por los Trabajadores de la Economía Popular avanzaron en el generoso régimen de subsidios que les concedió Macri. El gestor de esos acuerdos fue Juan Grabois, el dirigente más cercano a Jorge Bergoglio. Del otro lado, Mario Quintana, Carolina Stanley y Jorge Triaca. La armonía de esos funcionarios con Grabois es conmovedora. En cualquier momento fundan “La Pegasus”. En el horizonte de estas negociaciones se insinúa, difuso, un acontecimiento: que el Papa llegue el año próximo. En el Vaticano estudian un viaje a Chile y Perú para el primer semestre. ¿Habrá otro a la Argentina y Uruguay? Macri cree que sí. Pero cuanto más se divulga la versión, más se cierra Roma.

Todavía es una incógnita cuál será el remate electoral de cada estrategia. En Cambiemos se afirma el nombre de Esteban Bullrich como candidato a senador. Obvio: es el ministro de Educación. El kirchnerismo promueve a Verónica Magario, la intendenta de La Matanza, que conseguiría 23,l1% de intención de voto. Datos de Analogías, la consultora que ahora controla Pablo Mandia, un nerd llamado “papá troll” por sus cariñosos amigos de La Cámpora. ¿Magario es una cortina de humo detrás de la cual aparecerá la ex presidenta? Florencio Randazzo volvió a anunciar que enfrentará a su antigua jefa o quien ella designe. Para esa interna, el PJ ya tiene consultores: Raúl Timerman y Juan Carlos Malagoli, que en el sector privado cuidan la imagen de Socma. Nadie podrá hablar de conflicto de intereses. El martes pasado, durante una reunión social de la que participaban los oficialistas Emilio Monzó y Federico Salvai, además de “Nacho” Viale, Randazzo hizo esfuerzos para que sus contertulios recordaran que él siempre fue un crítico interno del kirchnerismo. Fue imposible. Su última imagen pública fue aquel discurso ante los ortodoxos de Carta Abierta, explicando que se postulaba porque si no “el proyecto queda manco”. Días después, su jefe de campaña, Carlos Zannini, se sumaba a la fórmula de su rival, Daniel Scioli. Son detalles muy recientes como para que se le escapen a gente que cultiva tanto la memoria.

Carlos Pagni en Análisis PM

cerrar

La columna de Joaquín Morales Solá volverá a publicarse el domingo 16 de abril.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas