Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Qué sueldo me pagarían? La pregunta que pocos se animan a hacer

La conversación transparente sobre la propuesta salarial es lo primero que debe ponerse sobre la mesa; se trata de no especular para que el candidato acepte un sueldo menor

Martes 26 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Hubo, hasta hace poco, tres mundos: el primero, el segundo y el tercero. El segundo desapareció al fusionarse con el primero, luego que desapareciera el gran bloque de la Unión Soviética, por lo que subimos un escalón, aunque no por mérito propio, sino por cambios en la tabla de posiciones.

Según Wikipedia, estamos entre aquellos países cuyas "características comunes figuran el tener una base económica agraria, la exportación de materias primas, una economía endeudada con los países más industrializados y escasa infraestructura". Podríamos agregar, también, reducida capacidad de gestión de los recursos humanos, pero en este punto parece que tenemos coincidencias que nos habilitan a pensar que estamos en el Primer Mundo o, al revés, que allá arriba están a nuestro mismo nivel.

Ejemplifiquemos con lo que le sucedió a una joven canadiense, Taylor Byrnes, a quien le cancelaron una entrevista de empleo por preguntar cuánto dinero ganaría y cuáles eran los restantes beneficios.

La primera conversación fue telefónica y todo anduvo muy bien, porque la invitaron a dar un segundo paso, que era la entrevista personal. Pero la joven tuvo la imprudencia de enviar un mail a posteriori de la charla, con las disculpas del caso, pidiendo a la empresa que le informaran cuánto ganaría por hora y qué otros beneficios incluía.

La respuesta que recibió, cancelando la entrevista personal, fue: "Su pregunta revela que sus prioridades no están en sincronía con las de nuestra empresa", porque a la joven le interesaba más la compensación que "el trabajo duro y la perseverancia". Asombroso.

No se trataba de un puesto ejecutivo, pero como Taylor viralizó la respuesta empresaria, los empleadores debieron hacer una declaración pública, afirmando que "el mail enviado a Taylor Byrnes era erróneo y no representa los valores de nuestro equipo" (sic). Además, le propusieron seguir adelante con la entrevista personal pautada.

No tenemos datos sobre cómo finalizó este conflicto prematuro, pero lo más probable es que Taylor no haya ido a la segunda entrevista. ¿Debió haberlo hecho? Y aquí sí nuestro segundo mundo se separa del primero. Depende de la necesidad, que es directamente proporcional al sometimiento. Cuando escasean las posibilidades de encontrar trabajo, las defensas bajan lo que sea necesario para conseguirlo. Luego vienen las preguntas sobre cuánto ganará y tal vez ni se hable de los beneficios.

En este segundo mundo las cosas son distintas, pero podemos mejorarlo para no quedar pegado a lo peor del primer mundo, como lo expone este episodio con la joven Taylor. Cualquier entrevista de empleo debe dejar aclarado cuál es el monto que se percibirá por desempeñar un cargo. Esto implica que quien debe empezar a hablar es el que selecciona, no el postulante.

Hay una desdichada tradición: el entrevistado debe hablar primero y ser escuchado, hasta que surja alguna pregunta, generalmente inquisidora. El fundamento implícito o explícito es que no se le puede dar al postulante todos los datos, ante el peligro de estar concediendo datos importantes con los que puede jugar para quedar bien parado. Gran error.

La empresa, las condiciones de trabajo, el sueldo y todo lo que se necesita para calmar la ansiedad es la mejor vía para pasar a otra etapa de relación, más franca, de ambos lados. Un buen selector de personal no puede ser engañado tan fácilmente, a menos que sea muy necio y prejuicioso como quien rechazó a Taylor Byrnes porque estaba fuera de perfil.

jorgemosqueira@gmail.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas