Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pablo Valente: "Estoy reinventando la Rock &Pop"

El actual director de la emisora busca reposicionar a la 95.9 con música y humor

Lunes 27 de marzo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Bien podría decirse que Pablo Valente está cumpliendo el sueño de su vida. Estudio Ciencias de la Comunicación porque amaba la radio. Trabajó casi siempre en Rock & Pop (FM 95.9); tiene 26 años de labor en este medio; aprendió todas esas labores con los grandes, y desde hace un año y meses es el director de la emisora. Hoy habla con energía y emoción de esta aventura y de esta nueva labor radial.

-¿Desarrollaste casi toda tu carrera en Rock & Pop?

-Siempre estuve al aire, pero como me cuesta mucho delegar, controlaba qué música sonaba y qué pasaba al aire. Laburé con gente que te obliga a eso: Lalo Mir, la Negra Vernaci y Mario Pergolini son gente con la que no podés trabajar a media máquina, sino que tenés la obligación de ir al máximo. Eso me dio un background para conocer como director qué le pasa por la cabeza a la gente que trabaja en la radio. No me es ajeno un musicalizador ni lo que le cuesta a un productor conseguir una nota, lo que cuesta estar al aire. Estudié Ciencias de la Comunicación hasta que en un momento tuve que elegir entre estudiar y trabajar y me propuse terminar de aprender lo que me faltaba haciéndolo directamente.

-¿Y todo con Lalo y Mario?

-Cuando Mario me convocó yo ya hacía móviles en Animal de radio, que era el programa de Lalo Mir en esa época. Lalo me había enseñado la manera. Me explicó que cuando estás en la calle sos los ojos de la gente. Podés decir que estás en un lugar comprometido cuando en realidad estás sentado en un banco en la calle. Y Mario me llevó al límite con los móviles. Fue un aprendizaje bastante intenso. Lo que no hice en la facultad lo hice con Lalo y Mario. Fue el máster que nunca llegué a hacer. Y llegué a tener varios de mis propios programas en el aire.

-¿Cuándo asumiste la dirección de la radio?

-Entré los últimos 15 días de Szpolski (fines de 2015) con la emisora en un muy triste momento, fundamentalmente por la falta de pagos. Conozco al 90 por ciento de los trabajadores que están hoy. Más allá de la autoridad del director, hay un conocimiento de varios años que nos permite sentarnos a pensar la radio juntos. A los 15 días de mi designación, la radio es comprada por Fénix. Me ratifican como director. Había que reformular todo lo que le habían hecho a Rock & Pop en los últimos años, que no estaba en las mejores condiciones.

-¿Cómo se dio el cambio?

-Hubo que rearmar la radio y limpiarla de todo lo sucio. Cuando la compró Fénix, me reuní con Marcelo Fígoli. No tengo más que agradecimiento para todos ellos y nos propusimos que 2016 fuera un año de transición, para ordenarnos interna y externamente. Y apuntamos a que 2017 sea el año para reformular esta radio, que ya tiene 32 años. Lo difícil es lo que hicimos ahora: retomamos un espíritu muy parecido al que tenía cuando se creó. Rock & Pop no tiene figuras. Son conocidos, algunos más que otros. La figura más conocida es Rock & Pop, que es lo que pasó cuando Daniel Grinbank la compró, la formó y la inventó. Pero hicimos cambios: el año pasado fuimos la única radio que cambió toda la artística a favor de Ni Una Menos. Es la única radio que decidió no pasar más a Gustavo Cordera. ¿Qué es lo que nunca se pudo hacer en esta radio? Que en todos los programas hubiera coconductoras mujeres. Es la primera vez que pasa, y es consecuente con lo que empezamos a hacer. Estamos haciendo las cosas bien y me siento conforme al ver que más de la mitad del staff de la radio son mujeres. Es una postura muy Rock & Pop, 32 años después.

-¿Cómo quedó el aspecto económico?

-Cuando yo llegué había gente que hacía seis meses que no cobraba. La radio venía de un paro en 2015, en Año Nuevo. Así había empezado la radio el 2016. Cuando llegué era un caos: la gente no sabía si iba a cobrar ese mes ni cuándo lo iba a hacer. Esto hoy no pasa, no hay deudas. Todavía hay que remar, pero cuando entramos la radio estaba devastada. Ahora, te puede gustar más o menos, pero hoy Rock & Pop es una radio y desde lo económico es Suiza.

-¿Y a qué apunta?

-Busqué recuperar el humor. Estos últimos años lo había perdido. Están Diego Scott, Juan Barraza, Fernando Sanjiao, el Tucu López, el Árabe Ramil y Natalia Carulias. Dentro de la grilla hay mucha gente ligada al humor. Y lógicamente están Gustavo Olmedo, Pollo Cerviño, Eduardo de la Puente, Tapa Martin, Marcelo "Torabe" Martínez y el clásico La casa del rock naciente, con Alfredo Rosso. Y mujeres: Connie Ballerini, Calu Bonfante, Mariana Iraola, Fío Sargenti. Tenemos el deber de entretener: queremos volver a ser una radio mainstream.

-¿Ése es el principal objetivo?

-Sí. Rock & Pop se había olvidado de que era la radio más importante de la Argentina. Musicalmente nos fuimos a clásicos y hits. Hoy Rock & Pop le volvió a hablar al oyente. Entender que del otro lado hay gente que no quiere saber de nuestras vidas, sino escuchar cosas que les pasan a ellos también. Ése es nuestro desafío para este año. Que el oyente reconozca todas las canciones. Cuando Fígoli compró la radio, le dije que sentía que Rock & Pop les había cambiado la cabeza a tres generaciones y que ahora nos tocaba ir por una nueva. Apostamos a traer a los chicos a la radio y el segmento que más creció el año pasado fue el de oyentes de 18 a 24 años. Eso nos asegura generaciones por delante que podemos fidelizar, pero también estamos haciendo una especie de escuelita. Musicalmente tenemos una gran relación con todas las bandas. Hacemos shows en vivo. Tener atrás una productora como Fénix nos da la posibilidad de tener acceso a bandas y eventos internacionales. Tuvimos activa participación en el Personal Fest, porque la producción era de Fénix.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas