Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De búnkers de drogas a espacios para los vecinos: la transformación de tres puntos de la Villa 31

LA NACION recorrió tres lugares que antes eran territorio narco y hoy fueron recuperados para uso de los ciudadanos

Jueves 30 de marzo de 2017 • 17:16
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Antes eran búnkers de drogas. Para los vecinos eran "zona de peligro". Hoy son espacios recuperados. Se trata de tres puntos de la Villa 31 que fueron expropiados de las manos de bandas delictivas y transformados para beneficio de la gente del barrio.

El año pasado, la Justicia falló ante el requerimiento del fiscal federal Jorge Di Lello, al Juez Ariel Lijo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nro. 4, quien dispuso que las tres "casillas" sean entregadas al Estado.

Esos lugares son:

La Biblioteca "Popular de Derechos Carlos Mujica" (destinada a ATAJO), que fue inaugurada en agosto del año pasado

El ex "Corralón de Tarzán", que fue transformado en "Centro de Desarrollo Empresarial y Laboral" (CeDEL). Fue inaugurado en diciembre del año pasado

La "La Casa del Pueblo", que se convertirá en la "Oficina de Terminalidad Educativa" y será inaugurada en los próximos meses.

Más tranquilidad

Cinthia Arroyo vive hace 9 años en la Villa 31. Hoy es la encargada de la Biblioteca Popular Carlos Mujica, que funciona en uno de los tres ex búnkers narcos que fueron expropiados. "Antes pasar por acá era peligroso, no había horario de tranquilidad. El cambio es grande, los vecinos se sienten más seguros. Es un cambio significativo, se nota. La gente está más tranquila", cuenta.

Los vecinos pueden ir a buscar libros ahí, sentarse a leer e incluso se organizan varios talleres. "Es algo mejor para todos, en especial para los chicos", asegura Cinthia

Uno de los bunkers de drogas
Uno de los bunkers de drogas. Foto: Archivo / Mauro Alfieri

Estos cambios se dan en el marco del programa Barrios Seguros, una iniciativa del Ministerio de Seguridad de la Nación e implementado bajo la coordinación y supervisión de la Subsecretaría de Participación Ciudadana, dependiente de la Secretaría de Seguridad.

El objetivo de este programa es consolidar el bienestar integral y la seguridad en barrios vulnerables con altos índices de conflictividad social, mediante la prevención del delito, el combate de la criminalidad organizada y la lucha contra el narcotráfico, de manera articulada entre el gobierno nacional, los gobiernos locales y otros poderes del Estado, fortaleciendo la capacidad institucional para atender las demandas relativas a la inseguridad.

La inauguración de la Biblioteca Carlos Mujica
La inauguración de la Biblioteca Carlos Mujica. Foto: Archivo / Mauro Alfieri

Elizabeth Caamaño, subsecretaria de participación ciudadana, de la Secretaría de Seguridad de la Nación, que dirige Eugenio Burzaco, explica que el Programa Barrios seguros busca un abordaje integral. "Fueron tres etapas. En la primera lo que se hizo fue la intervención comunitaria y policial para recuperar espacios de venta de drogas. La Biblioteca, el Cedel y en obra está una oficina de terminalidad educativa para adultos", indica.

Caamaño destaca que todo el proyecto es multisectorial, es decir, involucra a diferentes áreas del Estado. "Trabajamos con otras áreas del gobierno, la Justicia y también el personal policial", sostiene. En el barrio funciona el cuerpo de prevención barrial, que está "capacitado en formato de proximidad, para resolver los conflictos mediante la mediación y el uso de técnicas blandas".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas