Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mujeres a la cabeza del arte argentino

Claudia Fontes y Marta Minujín, entre otras, protagonizan un año de gran proyección internacional, que empezó en ARCO, Madrid

Liliana Porter. Uno de sus Elvis en CaixaForum
Liliana Porter. Uno de sus Elvis en CaixaForum.
SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 02 de abril de 2017
0

En febrero último, durante siete días, Madrid fue Argentina.Un doble efecto animó esa semana inolvidable de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO, con planetas alineados y una enorme oportunidad para la difusión del arte contemporáneo argentino. Un año de trabajo, desde el motor del Ministerio de Cultura, con Pablo Avelluto a la cabeza, más la participación de galeristas, curadores y artistas que le dieron forma y fondo a un desembarco de características inusuales. No hubo casualidad, sino intención.

Fue el arranque de un año excepcional para el arte argentino, con salidas de alto voltaje y un protagonismo femenino fuera de toda discusión. Mientras la máquina de la Bienal de Venecia se pone en marcha, Claudia Fontes, una argentina radicada en Brighton, Inglaterra, prepara su capolavoro para la madre de todas las bienales, donde la Argentina tendrá su pabellón en los Arsenales, el mejor lugar del recorrido, luego de una efectiva negociación realizada años atrás entre Cristina Kirchner y Paolo Baratta, presidente de la Fundación Bienal.

Venecia y ARCO esta vez se unen por los nombres de dos mujeres artistas representadas por el galerista Ignacio Liprandi. Cordobés de origen, ex bróker, coleccionista de alto vuelo, dejó el confort de su piso francés proyectado por Bustillo para recorrer las ferias del mundo como un galerista solitario de tiempo completo. Le ha ido bien. El año último fue noticia por las figuras inquietantes de Claudia Fontes que exhibió en ARCO 35. Ahí comenzó la historia que la llevará a Venecia. Luego de varias reuniones del comité de selección, convocado por Mauricio Wainrot, director de Asuntos Culturales de Cancillería, con la presencia de los curadores de todos los envíos a las bienales del siglo XXI, Fontes resultó elegida por unanimidad.

Va la segunda. Este año, Liprandi presentó en ARCO Burning books, obra de Adriana Bustos (también con ADN cordobés), artista fetiche de su staff. La pieza, una biblioteca con libros quemados, fue comprada por el Museo Reina Sofía para su colección. Noticia.

En camino

Fundada en 1896 por el rey Umberto de Saboya para poner de moda Venecia cuando el calor convierte a la Serenísima en un horno, la Biennale sigue siendo el escenario consagratorio por excelencia. En rueda de prensa, durante una visita a Buenos Aires, con la presencia del curador del envío que es Andrés Duprat (director del Museo Nacional de Bellas Artes), Claudia Fontes anticipó que llevará a los Arsenales un caballo gigante. El problema del caballo se llama la instalación de cinco metros que promete cortar la respiración de los visitantes. Claudia no lo dice, pero su sonrisa sí. Los argentinos del arte ya están sacando el ticket con destino al aeropuerto de Marco Polo para no perderse ese momento que promete ser mágico.

Otro tanto anticipa Marta Minujín, invitada este año a la Documenta de Kassel. Foro de pensamiento y de experimentación, Documenta es cada cinco años la plataforma de mayor prestigio de arte contemporáneo, con base en una pequeña ciudad alemana del Este que supo ser un arsenal en la Segunda Guerra Mundial. El arte cura todas las heridas.

Más allá de las tribulaciones financieras griegas, Minujín le rendirá homenaje a Grecia y a Atenas con The Parthenon of books, imagen de la resistencia, acción concreta contra todas las prohibiciones. La construcción se hará con más de 100.000 libros donados y que en su momento fueron censurados. Montará la obra en Friederichplatz, el mismo lugar donde, en 1933, los nazis quemaron 2000 libros. Los ejemplares que formarán Partenón serán retirados por el público hasta que la obra desaparezca en manos del espectador. Este Partenón cita al construido en la avenida 9 de Julio para celebrar el regreso a la democracia y el fin de la censura impuesta por la última dictadura.

PsychoDome: una proyección inmersiva de °360, por Juan Gatti con Fangoria
PsychoDome: una proyección inmersiva de °360, por Juan Gatti con Fangoria.

Tanta visibilidad internacional en el calendario, no opaca los aprestos para una nueva edición de arte BA en los que está concentrada otra mujer, Julia Converti, gerente general de la feria que ha puesto a Buenos Aires en el mapa del arte contemporáneo. Hasta tal punto es así, que la capital de los argentinos ha sido la primera ciudad elegida para el programa ArtBasel Cities, que, como no podía ser de otra manera arrancará también en este año impar.

Converti, profesional nacida en 1980 y formada en las filas de arteBA desde el vamos, fue una de las responsables de ajustar con el ministro Pablo Avelluto los ejes del programa curatorial de ARCO 2017. De común acuerdo, seleccionaron a la curadora Inés Katzenstein, formada en el Bard College de Nueva York, directora de la carrera de arte de la UTDT y curadora del envío a la Bienal de Venecia de la obra de Guillermo Kuitca, que cerró con el pintor de Nadie olvida nada un joint venture llevar la Beca Kuitca a las aulas de la DiTella, "el" semillero de muchos de los artistas que hoy están en el candelero.

Viva Madrid

Madrid es un recuerdo vivo y presente por el doble acierto que significó hacer coincidir la visita del presidente Macri con ARCO y la Plataforma Argentina. Lo que pasó ya está registrado en las portadas de los diarios madrileños, sin olvidar que el eco mediático tuvo mucho que ver con ese el duelo tácito de elegancia entre la reina Letizia y la primera dama Juliana.

La recorrida por la feria y el entusiasmo con que los reyes, el presidente y Juliana Awada saludaron a los galeristas en esta salida internacional marca un nuevo estilo de acción. Una manera de activar la relación entre lo público y lo privado con objetivo claros para lograr resultados concretos.

Como dice Martín Bianchi, sagaz observador y editor de Vanity Fair España: "La visita del jefe de Estado y la elegancia de la primera dama llevaron el arte argentino a la portada de los diarios madrileños".

Hay mucha tela para cortar a propósito de ARCO 2017, de las 12 galerías seleccionadas para el espacio institucional de los pabellones de Ifema y del collar de muestras paralelas, que en su conjunto brindaron un panorama, no excluyente, de la producción moderna y contemporánea del arte en nuestro país.

Un capítulo aparte le corresponde al coleccionista Eduardo Costantini, quien tuvo su noche de gloria al ser distinguido en la Academia de San Fernando por su labor como coleccionista, pero, especialmente, por haber fundado un museo para hacer pública su colección privada.

Esa iniciativa temprana de crear un museo seguramente comenzó a tomar forma concreta en la cabeza del empresario a fines de los 90. Quizá, en el mismo momento en que levantaba la mano en Sotheby's Manhattan para quedarse con uno de los iconos de la colección: el Autorretrato con chango y loro, de Frida Kahlo.Una pieza única, la figurita difícil de la colección.

El cuadro encabezó por años el singular ranking de las obras más cotizadas del arte latinoamericano. Esta vez Diego Rivera, amor y cruz de la torturada Frida, desplazó del primer plano a la pintora de Coyoacán. Se exhibió en la Academia de San Fernando, Madrid, la soberbia pintura del padre del muralismo: Danza de Tehuantepec, comprada por Costantini al récord de 15,6 millones de dólares, en mayo de 2016.

Claudia Fontes. The Beginning of Landscape, presentada en la edición anterior de Arco. Para la próxima Biennale prepara un caballo de 5 metros de altura, que promete cortar la respiración de los visitantes.
Claudia Fontes. The Beginning of Landscape, presentada en la edición anterior de Arco. Para la próxima Biennale prepara un caballo de 5 metros de altura, que promete cortar la respiración de los visitantes..

Integró la colección de IBM y es considerada una obra maestra. Muralista por vocación y compromiso político, Diego pintó pocos cuadros de esta calidad. Otro ejemplo es el retrato cubista de Ramón Gómez de la Serna, que también integra la colección de Malba.

No sorprende que la curadora y académica Estrella de Diego haya centrado la selección de obras de la colección de Costantini en artistas mujeres. Otra vez, las mujeres. Yente, Lidy Prati, Anne-Marie Heinrich y Grete Stern ocuparon la sala presidida por una magistral obra de Fontana, el italiano nacido en Rosario como insisten en datarlo los catálogos internacionales.

Tampoco fue casualidad que en Madrid, Costantini abriera la agenda de compras con la adquisición de Taxi, una pintura de Alejandra Seeber, colgada en la muestra Ultramar, curada por Sonia Becce en el Museo Thyssen Bornemisza. En la misma sala, además de Fontana, Kuitca y Juan Tessi, están el retrato del barón Thyssen, de Lucien Freud, un Bacon antológico y cuadros de Kitaj. Colgar en esa sala es, para un pintor, el sueño del pibe. Cumplido por Kuitca gracias a la curadora Sonia Becce. Su amiga fiel.

ARCO 2017 ha sido el comienzo de una conversación que seguirá en mayo cuando inaugure arteBA, edición 26°. La feria de Buenos Aires nació diez años después de la madrileña. Desde el comienzo se miró en el modelo español como en un espejo. Décadas después, la invitación cursada en febrero de 2016 por el director Carlos Urroz y las autoridades de Ifema cerraría un ciclo virtuoso que pone el foco en América latina y consolida la vocación internacional de la feria porteña, que ya tiene en las gateras lo que vendrá. "ArteBA presentará una edición especial con inédita presencia internacional que, junto a 40 galerías argentinas, ofrecerán una selección de los más notables del arte moderno y contemporáneo -explica Converti a la nacion revista-. La novedad será el futuro como un eje de la sección Dixit, curada por Javier Villa (Museo de Arte Moderno de BA) y Sarah Demuese, curadora independiente belga con participación en el ruedo mexicano y en la Bienal del Mercosur."

Rompiendo moldes

La visita oficial del presidente Macri le sumó carácter político a la participación de las galerías argentinas. Entre las acciones paralelas, la mayor visibilidad fue para la performance de Diego Bianchi en Matadero, Under de sí. Para acceder al espacio intervenido por Bianchi había que atravesar un puente sostenido por cuerpos humanos. Forzando el límite, Bianchi tensó la cuerda de una producción excepcional realizada en colaboración con Luis Garay.

En la misma línea de lo excepcional maravilloso, dentro de las propuestas de Marcelo Panozzo, hoy mano derecha del ministro Avellluto, para Escenas argentinas, merece todos los elogios la puesta PsychoDome, una proyección inmersiva 360°, de Juan Gatti con el grupo Fangoria, en el Domo de la Plaza de Colón. Fue el mejor cierre posible para una semana sin respiro: Leandro Katz, en Tabacalera; Leandro Erlich, en Telefónica; Liliana Porter, en CaixaForum; Matías Duville, en Centro Conde Duque; las pantallas de Callao con Adriana Bustos, Eugenia Calvo y Díaz Morales; Invasión, de Hugo Santiago, en el Círculo de Bellas Artes. y la lista sigue. Para Carlos Urroz, director de ARCO, todo fue un éxito. "Valoramos la presencia argentina, el trabajo de los curadores y el respaldo único que representó la visita presidencial. Un programa que ha dejado alto el listón y que difícilmente vuelva a repetirse. El año próximo no habrá país invitado, será una feria con un eje curatorial ideado por Chus Martínez."

Las de ARCO 2017 fueron jornadas signadas por la impresionante presencia argentina, Eduardo Costantini, Mauricio Wainrot, Alec Oxenford, Andrés von Buch, Jacobo Fiterman, Julio Crivelli, Marlise y Anibal Jozami, Patricia y Juan Vergez, Hugo Petruschanzky, Teresa Bulgheroni, Adriana Rosenberg, Andrés Duprat y los artistas Julio Le Parc, Eduardo Stupía, J.J. Cambre, Leandro Erlich, Jorge Macchi, Nicola Costantino, Leticia Obeid, Marcelo Pombo, Carlos Huffmann, Leandro Katz, Guillermo Kuitca y Juan Lecuona caminaron por los pasillos de IFEMA, mientras las paredes se iban cubriendo del pequeños punto rojos, señal de ventas.

Como ocurre siempre que se elige a alguien, la salida internacional tuvo su cuota de lamentos locales en defensa de un programa más federal. Lo que queda de Madrid es una lección: el Interior también existe. Pero antes de salir al ruedo global hay que pensar en estructurar un buen programa de promoción interna. Todo parece indicar que en esa dirección trabaja Iván Petrella, alto funcionario de Cultura, en colaboración con una curadora de quilates como es Alejandra Aguado.

En cuanto a la Plataforma Argentina de galerías: Barro, Benzacar, Vasari, Cosmocosa, Nora Fisch, Jorge Mara, Ignacio Liprandi, Isla Flotante, Slyzmud, Mite, Henrique Faría y Del Infinito. Van por más. Queda en el haber buenas ventas y la voluntad planteada de viva voz para pelear en forma conjunta por mejores condiciones de difusión y menores trabas de comercialización.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas