Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La inteligente búsqueda de soluciones saludables

Jorge Búsico

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 30 de marzo de 2017
0

Hay algunas situaciones que se están dando en el juego del rugby por las que bien vale preguntarse: ¿qué es eso? Un acotado resumen incluye el no ruck con el que Italia sorprendió a Inglaterra sólo un tiempo en el reciente Seis Naciones, el no maul que se vio últimamente en un puñado de partidos de la segunda división profesional de Francia y los constantes problemas en el scrum que se están evidenciando en los primeros encuentros de la temporada del Nacional de Clubes de la UAR. Estos hechos generaron, en los dos primeros casos, reacciones entre graciosas y ridículas. Por ejemplo, dos jugadores ingleses preguntándole al árbitro si lo que hacían los italianos era reglamentario y éste respondiéndole "soy el árbitro, no tu entrenador" (maravillosamente, sin ninguna histeria de por medio y manteniendo el respeto) o un pack de forwards armado para un maul, el otro alejado, en cuclillas, y el árbitro mirando sorprendido hasta sancionar penal para el que intentaba atacar.

Lo del scrum en la Argentina es un caso aparte. Evidentemente, lo que se ha decidido desde la UAR no funciona por culpas varias y cada fijo es un revoleo de tarjetas y reseteos. Sería mejor no jugarlo si va a seguir así; que sea tire y saque. Sólo un par de ejemplos: en SIC-Duendes, de 17 scrums, cuatro se resetearon y tres terminaron en infracciones; en Belgrano-Huirapuca hubo tres amonestados y un expulsado a raíz de sanciones en el scrum. Un dato para tener en cuenta: en el resto del mundo, las reglas del scrum no se modificaron como aquí y estos problemas no existen. Y, además, y lo más importante teniendo en cuenta el porqué de los cambios: ¿es realmente más seguro así?

El reglamento y las distintas interpretaciones que de él hacen Uniones, entrenadores y árbitros es un tema clamoroso que desde hace un buen tiempo viene preocupando a la World Rugby (WR). El lunes y el martes la WR reunió por primera vez a entrenadores del Tier 1 y árbitros para tratar de unificar criterios. "Y tener consistencia. No es tan fácil, pero empezamos", sostuvo Agustín Pichot. El encuentro fue en el búnker que tiene la entidad en Londres, el Royal Garden Hotel, enclavado entre los parques y el centro de la capital inglesa.

Daniel Hourcade participó del encuentro y le contó a La Nación: "Tratamos varios puntos de algunas áreas del juego: scrum, tackle/breakdown, line/maul, juego en general y TMO. Con anterioridad a la reunión, cada uno, entrenadores y árbitros, propuso diferentes situaciones de juego que se consideran de difícil interpretación y a partir de ahí se armaron tres grupos de trabajos, todos mezclados".

"Fueron dos jornadas muy intensas y positivas, porque pudimos debatir e intercambiar opiniones de todo lo que nos parecía del juego. Se elaboró también un documento proponiendo algunas modificaciones en el reglamento, que será tratado en mayo por la World Rugby", agregó Hourcade, quien ayer ya estaba de regreso en la Argentina.

Más allá de estas cuestiones, que afortunadamente se discuten y que ojalá no modifiquen parte de la esencia de este juego, que es de contacto y de disputa de la pelota, el rugby sigue ofreciendo caminos saludables donde no está todo el día girando el griterío de "ganar como sea" ni otros derivados deplorables. Gonzalo Crespi, goleador de Jockey de Rosario, le pidió al árbitro que anule una conversión que le habían dado válida porque él vio que la pelota no había entrado. ¿Qué es eso? Rugby.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas