Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una ley que acelera trámites y agiliza el financiamiento

Jueves 30 de marzo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

La ley de emprendedores que aprobó el Congreso efectiviza la posibilidad de crear empresas en 24 horas, una de las banderas de Mauricio Macri desde sus épocas de campaña, y otros beneficios que buscan estimular el desarrollo de pequeños emprendimientos en el país. Uno de los atributos de la normativa aprobada es que agiliza la gestión administrativa y permite a cualquier persona dar el alta a una empresa comercial a través de un modelo de sociedad simplificada, en un trámite que puede realizarse enteramente por Internet.

"Emprender es una tarea difícil. Hasta hoy, alguien de cualquier edad que quería arrancar un proyecto, suponiendo que lograra generar una idea y armar un proyecto, se encontraba con un principal obstáculo que era abrir una sociedad. En promedio, ese trámite duraba meses y llegaba hasta un año y medio en algunas provincias", sostuvo Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y Pymes.

Con esta normativa, similar a otras que sancionaron Chile, Colombia y México, se aceleran los plazos para la apertura de cuentas bancarias y se establece la posibilidad de constituir una CUIT o una CDI en un solo día. A su vez, se estableció en dos salarios mínimos el capital mínimo para crear una sociedad, con el atributo adicional de que puede estar integrada por un único socio y se le habilita la utilización de libros, poderes y firma digitales.

La expectativa oficial es que durante este año más del 40% de las nuevas empresas creadas se sumen a esta figura. "Es posible que se acoplen empresas que antes optaban por otro tipo societario o que directamente arrancaban en la informalidad", agregó Mayer, que aspira a que esto estimule la creación de nuevas pymes. Según el funcionario, hoy hay alrededor de 800.000 empresas activas en el país, y la meta es que se abran 200.000 en los próximos años.

Otro de los ejes de la ley está vinculado con facilitar el acceso al financiamiento para los emprendedores, que ahora podrán contar con préstamos de capital semilla a tasa cero para comenzar sus proyectos, que junto a otras iniciativas alcanzarán los $ 380 millones este año. Por otra parte, se establecieron beneficios impositivos que buscan estimular el flujo de fondos del sector privado hacia este segmento. En concreto, la ley permite descontar del impuesto a las ganancias (con un tope de hasta el 10% del monto imponible) entre un 75 y un 85% de la inversión en nuevos emprendimientos (variable según la región del país).

A su vez, desde el Estado se crearán diez "fondos de coinversión", que tendrán un capital mínimo conjunto de US$ 30 millones y un aporte público del 40% de ese total, mientras que, en los próximos meses, se elegirán 13 firmas aceleradoras que trabajarán en emprendimientos tecnológicos, sociales o de base científica. Por último, la ley introduce regulaciones sobre las plataformas de crowdfunding. "Son herramientas que federalizan y democratizan el acceso al capital. Hoy, cuando uno empieza de cero, no puede acceder a un crédito bancario porque no pasa un análisis de riesgo, y el objetivo es ampliar las oportunidades", concluyó Mayer.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas