Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tía Maruca sale de compras para competir con las multinacionales

Se quedó con la planta de Pepsico donde hacen las galletitas Toddy

SEGUIR
LA NACION
Jueves 30 de marzo de 2017
Tía Maruca compró la planta donde se fabrican las galletitas Toddy.
Tía Maruca compró la planta donde se fabrican las galletitas Toddy..
0

Tía Maruca salió de compras. La pyme argentina se convirtió en la nueva dueña de Dilexis, la planta que tenía Pepsico en San Juan en la que se fabrican sus populares galletitas Toddy.

La operación contempla el traspaso de algunas marcas de galletitas de Pepsico, como Dale y Argentitas, y un contrato por tres años para que Tía Maruca continúe produciendo las Toddy en San Juan. Esta última marca seguirá perteneciendo a Pepsico. "Con esta compra, queremos competir más directamente con las multinacionales del rubro", sostuvo Alejandro Ripani, fundador y presidente de Tía Maruca.

Tía Maruca nació en 1998 con una pequeña planta en Ramos Mejía y hoy controla el 5% del mercado local de galletitas, que está liderado por Bagley (un joint venture de Arcor y Danone) y en el que también compiten otras multinacionales, como Mondelez (la ex Terrabusi) y la propia Pepsico (con Toddy y Quaker). Tía Maruca factura $ 400 millones al año, y con la compra de Dilexis proyecta duplicar sus ventas.

Foto: Gentileza Facebook Tía Maruca

A pesar de la fuerte competencia internacional, Tía Maruca no es el único jugador pyme con peso en el negocio. En la lista también hay que incluir a Granix, Don Satur y 9 de Oro.

La fábrica de Dilexis se levanta en la provincia de San Juan y es una de las plantas más grandes y modernas del mercado local de galletitas. "Se trata de una fábrica que es verdaderamente emblemática de la provincia, ya que originalmente perteneció al grupo Sasetru y después de permanecer cerrada durante muchos años fue reabierta por un empresario local, que después se la vendió a Pepsico", explicó Ripani.

El nuevo dueño de la fábrica ya adelantó que dentro de sus planes no figura encarar ningún ajuste y ratificó la continuidad laboral de los casi 400 empleados.

Más ventas

"Si bien la planta está sobredimensionada para su actual producción, queremos seguir creciendo. Hoy su capacidad instalada representa hasta 15% del mercado total de galletitas, y creemos que podemos seguir creciendo con nuestras marcas. A pesar de que 2016 no fue un buen año para el consumo, nuestro volumen de ventas aumentó un 30% y para este año proyectamos un incremento similar", se entusiasma Ripani.

El negocio de las galletitas es uno de los más maduros dentro de la industria alimentaria local. En promedio, cada argentino consume al año casi 10 kilos, lo que ubica el país al tope del ranking de la región, duplicando mercados más desarrollados, como Estados Unidos, y superado en el mundo únicamente por algunos países europeos, como Holanda y Bélgica.

En el sector, además, destacan que el alto consumo local de galletitas se explica porque se trata de un producto que ya está incorporado a la dieta alimentaria de los argentinos. A diferencia de lo que ocurre en otros mercados, donde son considerados un snack para ser consumido entre comidas, para muchos argentinos se trata de un alimento más.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas