Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un desafío para la ciencia y la medicina

Se abre un campo con más dudas que certezas; el Conicet y el INTA estarán a cargo de los estudios

Jueves 30 de marzo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

A medida que, ayer, avanzaba la tarde, crecían las expectativas sobre el nuevo campo de trabajo para la ciencia y la medicina locales que abriría la inminente sanción de la ley sobre el uso medicinal del cannabis. Todo un desafío, si se tiene en cuenta que la planta aún esconde más enigmas que certezas sobre sus efectos para la salud humana.

En las seis páginas del proyecto aprobado para regular "la investigación médica y científica" de la marihuana, el Ministerio de Salud de la Nación queda a cargo del programa en el que trabajarán juntos el Conicet y el INTA. También lo harán los pacientes que se inscriban para acceder de manera controlada al tratamiento de la epilepsia resistente a las terapias disponibles, el dolor crónico o síntomas del cáncer, entre otros problemas.

"Salir de una situación de prohibición de una sustancia para tantas patologías que en muchos países ya se usan de forma legal pone a la Argentina en una situación inédita en la que hay que trabajar para ganar terreno. El número de enfermedades que responden a distintas composiciones farmacéuticas del cannabis crece semana a semana", dijo Marcelo Rubinstein, investigador del Conicet y profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

En diálogo con LA NACION, ayer, después de la aprobación de la ley, afirmó que es "una oportunidad tremenda" y "un gran desafío" sin antecedentes en el sistema científico local.

"Hay que crear grupos de investigación, multidisciplinarios y con otro grado de financiamiento -enumeró-. También hay temas para estudiar con un futuro enorme. Es un despertar único en la ciencia de un país como el nuestro. Va a haber trabajo para farmacólogos, inmunólogos, neurocientistas y una gran lista de especialidades, incluida la investigación clínica con pacientes locales y ensayos clínicos bien diseñados aplicados al cáncer, el dolor, la epilepsia y otras enfermedades."

La planta Cannabis sativa y sus derivados poseen más de 600 sustancias, pero muy pocos se estudiaron hasta ahora y de manera parcial. De los más de 20.000 estudios publicados en el mundo, la mitad se hicieron en los últimos cinco años.

El primer proyecto sobre cannabis medicinal que se presentó y aprobó el año pasado fue el del diputado Héctor Gutiérrez (UCR). Se le solicitaba al Poder Ejecutivo que se hicieran los estudios necesarios para determinar la viabilidad del uso de medicamentos ricos en cannabidiol (derivado de la marihuana) para la epilepsia refractaria.

"Es un día muy importante -señaló el legislador a LA NACION-. El Congreso ha dado una respuesta a la larga lucha de los familiares de los pacientes que reclamaban y gestionaban el uso medicinal. Hemos puesto en el Estado la responsabilidad de investigar y suministrar medicamentos, y en su caso, producir en los laboratorios públicos los resultados de esa investigación."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas