Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por los ingresos del blanqueo creció la demanda de bonos en dólares, pero a corto plazo

Los pedidos por la Letra más corta quintuplicaron la oferta; el Gobierno aprovecha esa liquidez para financiarse más barato

Viernes 31 de marzo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

El Gobierno recibió ayer pedidos por algo más de 5 dólares por cada dólar que ofreció vender al plazo más corto en la emisión de una nueva Letra del Tesoro (Lete) a pesar de pagar la menor tasa desde que comenzara hace un año con este tipo de colocaciones.

Fue el dato saliente de una nueva licitación local de deuda, que le permitió al Gobierno captar un total equivalente a US$ 3050 millones (1750 millones con cuatro instrumentos en esa moneda, más otros $ 20.000 millones con un bono en pesos) a tasas algo más bajas. Dinero que utilizará en gran parte para pagar US$ 1459 millones y otros $ 17.363 millones que le vencían en Letes y bonos (el Bonar 2017) emitidos anteriormente.

El operativo de refinanciación que llevó adelante el Ministerio de Finanzas confirmó que el Gobierno sigue bajando sus costos de financiamiento local en ambas monedas. Por caso, por la emisión en pesos a tasa variable (Badlar +200 puntos, que representa una tasa del 21,18% a valores de ayer) logró vender la lámina de $ 1000 del nuevo Bonar 2020 a $ 1028,75. Esto quiere decir que colocó el título con un costo del 20,25% anual, 93 puntos inferior. Los pedidos de compra por este bono alcanzaron los $ 25.022 millones, por lo que, dado que se asignó por prorrateo, los oferentes recibirán titulos por el 88,71% de su pedido original.

A su vez, por las emisiones en dólares ayer pactó intereses que van del 2,65 al 3,40% anual por dinero a devolver en tres meses o hasta 375 días. A fin de abril de 2016, cuando iniciara las colocaciones locales de Letras del Tesoro (Letes), pagaba 3,50% al plazo más corto y 3,89% al más largo, que por ese entonces se estiraba sólo hasta 189 días.

El recorte en las tasas que paga aquí por financiarse en divisas se le facilitó por la creciente demanda local de activos dolarizados, que deriva del ingreso de fondos vinculados al sinceramiento fiscal. "Quienes blanquearon bienes en el exterior no están acostumbrados a pagar impuestos aquí por esas tenencias. De allí que la demanda local de este tipo de activos libre de cargas tributarias está destinada a crecer, en especial, ahora que se liberan los US$ 7000 millones en efectivo que se mantenían inmovilizados en cuentas por disposiciones de la exteriorización", explicó Mariano Sardáns, jefe de la administradora de patrimonios FDI.

La firma alertó en un reciente informe los primeros efectos que el blanqueo estaba teniendo sobre el mercado. "Cada vez más inversores se van a volcar a invertir en bonos del Gobierno por las exenciones impositivas que brindan", vaticinaba.

"Si se toma en cuenta la tasa tributaria equivalente, el bono similar de afuera te tendría que rendir más del 5%, algo que hoy no paga ni siquiera uno calificado BBB a 20 años. De ahí que los residentes fiscales argentinos empezaron a volcarse masivamente por este instrumento de cortísimo plazo", explica Sardáns.

La puja por la Lete más corta (también atractiva para comprar en pesos, ya que se pudo suscribir a $ 15,4678) quedó reflejada en un libro que ayer acumuló ofertas de compra US$ 1257 millones, pese a que a ese plazo apenas se emitían US$ 250 millones. Por eso el factor de prorrateo tocó un nuevo mínimo del 19,9%, lo que significa que el inversor recibirá US$ 199 por cada US$ 1000 que haya pedido. Esto deja las puertas abiertas al Gobierno para avanzar en una nueva baja de costos, aun cuando quisiera alargar los plazos.

El total ofertado por las Letes llegó a US$ 3584 millones, pero los pedidos por la más larga (US$ 650 millones por la que vence en abril de 2018) fueron la mitad de los reunidos por la más corta.

El dólar, otro paso atrás

El peso se fortaleció ayer otro 0,2% frente al dólar por el refuerzo a la oferta de divisas que significa el final del blanqueo. La moneda estadounidense cayó de $ 15,43 a $ 15,41 en el mercado mayorista y cerró a un promedio de $ 15,69 para la venta al público, 5 centavos por debajo del cierre previo. Se trata de cotizaciones para la divisa que no se veían desde noviembre pasado.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas