Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La industria sigue en picada, pero la construcción desciende menos por la obra pública

La actividad fabril cayó 6% interanual en febrero, por la baja del consumo y la crisis brasileña; las obras bajaron 3,4%

SEGUIR
LA NACION
Viernes 31 de marzo de 2017
0

La industria no arranca. Al ancla de la frágil economía brasileña -principal socio comercial de la Argentina- se suman un consumo con muy poca nafta, más volumen de importaciones en algunos sectores sensibles y un cepo a la competitividad que aún no suelta. A contramano, y a pesar de mantenerse aún en rojo, la construcción muestra signos vitales de la mano de la obra pública, pero aún no de la privada.

El Estimador Mensual Industrial (EMI) de febrero, difundido ayer por el Indec, reflejó una caída interanual del 6%, cinco puntos más que en el primer mes del año y a tasas bastante más elevadas que a fin de año. Por otro lado, el Índice Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) retrocedió 3,4% el mismo mes.

La industria sigue en picada
La industria sigue en picada. Foto: AFP / Archivo

La industria, según los números privados que elaboran FIEL y Orlando Ferreres, también mostró bajas mensuales (1,2% y 1,8%, respectivamente). La retracción interanual se profundizó -en parte- por la base de comparación más alta del año pasado en sectores con fuerte peso en el índice oficial. Esto ocurrió en el rubro automotor (además, hubo paradas técnicas y un día menos de producción) y en los alimentos, por la molienda de granos (en 2016, tras la devaluación, se liquidó mucho stock retenido). También hubo retracción en el sector lácteo, impactado por la crítica situación en SanCor. Pero, más allá de la cuestión puramente estadística, todos los rubros del índice cayeron.

"No es un buen dato", afirmó a LA NACION Martín Etchegoyen, secretario de Industria, que, no obstante, estimó que la actividad económica mejoró en el último trimestre y eso se nota primero en los servicios y tardará en llegar a la industria. Ese viento estará apuntalado con el impulso al consumo (los planes Ahora 3 y Ahora 6 sin interés se orientarán a los textiles y el calzado), la construcción y la actividad en Vaca Muerta. "Brasil es una incógnita", se lamentó. Según fuentes del sector, la ley que prepara el Ministerio de Producción para impulsar un compre nacional en las obras de infraestructura podría llegar al Congreso en unos 20 días.

"Este número era lo que veníamos masticando internamente", afirmó a LA NACION Pablo Dragún, coordinador del Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA). "El primer trimestre del año va a mostrar datos negativos por la base de comparación y va a pasar lo contrario en el segundo y el tercero. Brasil no remonta, el consumo no mejoró y hay problemas de competitividad que frenan todo. Esperamos que la obra pública levante todo un poco", dijo.

Todos los sectores industriales cayeron excepto dos subsectores, la producción de carnes blancas (+5%) y la de cemento (+1%), según el EMI. Todas las demás fueron malas noticias, aunque la preocupación se ahonda en el sector textil, que viene cayendo a tasas altas en los últimos meses, principalmente por la caída del consumo interno. Esta vez la retracción fue del 22,5%, la más elevada entre todos los rubros. Otros que cayeron fueron la industria automotriz (-18,6%), la alimenticia (-4,2%) y las metálicas básicas (-9,3%). "El desplazamiento de la demanda hacia vehículos importados es otro factor que afecta a la producción local. Las ventas de autos importados crecieron 48% en el año, contra una baja del 12% interanual de los autos producidos localmente. Esta baja se refuerza por la caída de las exportaciones (-6% interanual)", estimó la consultora Labour, Capital & Growth (LCG). Según la firma, la destrucción de empleo en el sector se mantiene, aunque a un menor ritmo que en 2016. En febrero se perdieron 1700 puestos, contra un promedio del año pasado de 4000 puestos mensuales. Contra diciembre de 2015, la pérdida acumulada es de 49.000 empleos.

Gracias a la obra pública

La construcción también volvió a retroceder en febrero, pero esa caída no fue mayor gracias al fuerte apalancamiento de la obra pública. La inversión del Estado creció 25% real en febrero (37% si se tiene en cuenta el primer bimestre), aunque la comparación se hace con los primeros meses del año pasado, cuando todo estaba prácticamente paralizado.

El retroceso de 3,4% en febrero fue un punto superior al registrado en enero. Y si bien el índice Construya (lo elaboran las empresas líderes del sector) había anticipado una baja, la medición mensual desestacionalizada mostró un repunte del 8%. El empleo en el sector sigue mejorando. En enero se crearon 4000 nuevos puestos de trabajo registrados en la construcción.

Entre los insumos puede verse la mano del Estado. La venta de asfalto, por ejemplo, creció 106,5% por el impacto de la mayor cantidad de obras de vialidad (siempre teniendo en cuenta la base de comparación). En tanto, el hierro redondo para hormigón mejoró un 13,3%. "Si bien no es brillante, hay algunas muestras de crecimiento", dijeron en una firma del sector.

"El problema sigue estando en la obra privada", afirmó a LA NACION Ricardo Delgado, subsecretario de Coordinación de la Obra Pública Federal. Un signo de esto es que crece la venta de cemento a granel (para obra pública), pero no en bolsas. Sin embargo, en el Ministerio del Interior prometen medidas para reactivar este sector. Llegarán la semana próxima.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas