Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se pegó un tiro en los testículos, fue enjuiciado pero lo eximieron de prisión

Es un vigilador privado; el juez a cargo de la causa habló de "castigo divino" para definir que no sea encarcelado por usar un arma sin el permiso reglamentario

Sábado 01 de abril de 2017 • 10:02

La vida de Iván Michel Vilches Antao, conocido como "El Portu", cambió drásticamente cuando accidentalmente se disparó en los testículos mientras trabajaba como vigilador privado en el Mercado Central de La Plata.

Más allá de las secuelas físicas -debieron extirparle parte del testículo izquierdo- el doloroso accidente le generó una causa penal por portación y utilización de un arma de guerra sin tener autorización para ello.

Según publicó el diario Clarín, el disparo ocurrió hace poco más de dos años: "El Portu" estaba trabajando, vigilando el mercado platense, y se le disparó la pistola Colt calibre 45 que llevaba en la cintura.

Tras la atención médica sobrevino la causa penal que se inició a raíz de la portación ilegal del arma y que, tras un juicio abreviado, terminó con Vilches Antao condenado a tres años y seis meses de cárcel y una inhabilitación por siete años para portar armas de fuego.

El "castigo divino"

Sin embargo, el presidente del Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de La Plata, Juan José Ruiz, decidió que el "castigo divino" ya era suficiente y que el joven de 27 años no debía ir a prisión.

"La persona aquí imputada ha padecido lo que la doctrina y jurisprudencia califican como castigo divino o pena natural, que por su gravedad excede con creces la sanción penal prevista", planteó el fallo de Ruiz y agregó: "El sufrir en carne propia los efectos del ilícito penal cometido tiene mejores efectos preventivos que cualquier tratamiento penitenciario que nuestra realidad carcelaria puede ofrecer".

"No se advierte la existencia de un interés social que pudiere quedar afectado debido a la eximición de pena que aquí se decreta, toda vez que ha sido el propio imputado, y no un tercero, quien ha sufrido las consecuencias de su conducta", concluyó el juez que dejó la sentencia firme.

En esta nota:
Te puede interesar