Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El libro del infierno: Lovecraft trae su terror a Buenos Aires

La Biblioteca Nacional, Juan Sasturain y la sombra de Borges en Necronomicón, film de homenaje al maestro del género

Domingo 02 de abril de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Los sótanos de la Biblioteca, clave de la historia
Los sótanos de la Biblioteca, clave de la historia. Foto: Soledad Aznarez

Diego Velázquez acaricia un gato imaginario. "Soltalo sin mirarlo. Necesito que le digas tranquilo, Bal", detalla Marcelo Schapces en pleno rodaje de la película que tan profundamente deseaba hacer hace varios años y por fin se concretó: Necronomicón, el libro del infierno. Una vez que se lograron los gestos exactos para la escena, el spray da brillo al pelo con un mechón canoso de Luis, el bibliotecario protagonista, que con su ropa oscura, pesada y húmeda tiene en sus brazos, ahora sí, al gato real. Acción.

Antes entró y salió algunas veces de la Librería Aquilanti Juan Sasturain, preguntando a un Luis de muy pocas palabras y aún menos paciencia, por una Biblia de hace varios siglos. Motivado por la amistad que lo une al director, aceptó la invitación antes de saber que tendría que hacer casi de él mismo, al interpretar a un hombre que entra en una librería a comprar un libro. "La ficha del Necronomicón merece esta película. Evidentemente, a Borges lo que le interesaba de Lovecraft es la condición misteriosa del texto del Necronomicón. Mucho más que estrictamente la escritura lovecraftiana. Le interesó el misterio", dice.

Ese libro apócrifo fue escrito por el poeta árabe Abdul Alhazred en el 730, con el título de Al-Azif, haciendo referencia al ruido nocturno de los insectos que denotaba el murmullo de los demonios. En varios relatos del llamado Ciclo de Cthulhú, Lovecraft, de quien se cumplen en 2018 80 años de la muerte, ubicó uno de los pocos ejemplares existentes del Necronomicón, el libro infernal en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires. Y a partir de ese dato nace la leyenda que cuenta que el libro fue protegido por Jorge Luis Borges cuando fue director de la Biblioteca y hasta le habría confeccionado una ficha. Ficha que buscó, y claro que nunca encontró, el mismo Schapces cuando apenas tenía quince años. Luego, se dice que el libro maldito fue mudado en secreto a los sótanos del edificio actual en la calle Agüero.

En el segundo subsuelo se prenden y se apagan las luces varias veces hasta dar con la oscuridad propia de esta historia de horror cósmico. Parece infinita la cantidad de libros en los estantes prolijamente distribuidos en un espacio gigante. "Es una versión nuestra. Nos dimos un lujazo: inventarnos un libro apócrifo de Borges que está perdido por la biblioteca", se entusiasma Luciano Saracino, historietista que escribió el guión con el novelista Ricardo Romero. Con gritos de gol celebraban la mágica aparición de las escenas que lograban dar terror.

En una Buenos Aires de pasado mañana, con un clima dislocado por tormentas cada vez más subtropicales, los celulares han colapsado, las manchas solares hacen que el mundo digital casi no funcione. Todo está podrido, lleno de hongos. "Quien guarda el Necronomicón es un personaje que tiene más de 400 años. El libro no debe ser destruido, pero tampoco debe ser abierto. Y esta es la tensión de la película", adelanta Schapces.

El librero que interpreta Daniel Fanego está detrás de ese libro. Mientras que Judith, el personaje de María Laura Cali está poseída por los demonios que invaden la ciudad y termina convirtiéndose en un monstruo. "Me interesó que el guión no es solo terror. Que el terror está construido con una idea un poco más literaria, más racional que me permite comprenderlo", reflexiona Fanego en el motor home.

Para reconstruir el universo de Lovecraft, el libro de los muertos que se verá en la película lo creó el artista Aldo Requena, que investigó, eligió una letra gótica de 1500. "Como se utiliza para hacer sacrificios, el libro también tiene manchas de sangre verdadera. Para los conjuros y las frases que están todos en latín, utilicé libros de conjuros, donde se escriben exorcismos cristianos."

El elenco de esta película producida por Barakacine está compuesto por Velázquez, Cali, Victoria Maurette, Nico García, Claudio Ferraro, Claudio Martínez Bel y Claudio Da Passano, y cuenta con las participaciones de Cecilia Rossetto, Daniel Fanego y Luppi.

El dibujante Salvador Sanz, que ya había ilustrado el cuento "La llamada de Cthulhú", dice que siempre me interesa trabajar la estética del horror pero sin que pierdan la elegancia. "Puede ser algo medio desagradable, horrible, pero tienen que ser misteriosos." Sus diseños en papel se animarán a través de una computadora.

Dice el director: "En nuestra sensibilidad de fans tenemos cuidado de que el mundo Lovecraft no esté sobrepasado ni por la técnica ni por la parodia. Es una película de miedo donde el universo de Lovecraft es muy respetado".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas