Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Muchas veces nos alejamos de la función educativa"

SEGUIR
LA NACION
Lunes 03 de abril de 2017
Claudio Peña apuesta al uso de la tecnología y al trabajo en equipo
Claudio Peña apuesta al uso de la tecnología y al trabajo en equipo. Foto: Marcelo Aguilar
0

Nombre: Claudio Peña

Escuela pública: 4-001 J. V. Zapata

Lugar: Mendoza

Claudio Peña (44) es director de uno de los colegios públicos secundarios más destacados de Mendoza: "El JVZ", como lo llaman los chicos, o Escuela 4-001 José Vicente Zapata, de la capital provincial, el cual tiene como eslogan: "Juntos construiremos la nueva secundaria".

Allí, el uso del celular no está prohibido; es más: ya reemplazó a las netbooks y es parte integral del trabajo pedagógico de la institución, que tiene 800 alumnos y 300 profesores.

En diálogo con LA NACION, Peña, quien tomó la dirección en 2012, no sólo hizo referencia a las principales iniciativas de la escuela, que le han valido reconocimientos nacionales, sino también a los desafíos que se enfrenta a diario, con una premisa clave: "la gestión propositiva". Esto es "menos quejas y más crítica constructiva", grafica el profesional.

Los ejes en los que se enfocan para lograr los objetivos son tres: la obligatoriedad del secundario, la presencia activa de padres, la inclusión (heterogeneidad del alumnado, entre ellos chicos con discapacitadad) y las trayectorias escolares (retención y promoción del estudiante). Para esto, le dan relevancia al trabajo en equipo: directivos, docentes, gabinete psicopedagógico, preceptores, padres y centro de estudiantes.

Sin dudas, según contó el director, no dejan de enfrentarse a cuestiones burocráticas que los alejan por momentos de su rol pedagógico. "Muchas veces nos pasa que nos alejamos de la función educativa para hacer, por ejemplo, rendiciones de programas, que te consumen mucho tiempo", explicó.

En la escuela, la mayoría de los profesores reconocen el valor del polémico "ítem aula" que dispuso desde 2016 la Dirección General de Escuelas, un adicional salarial para quienes tengan menos de tres faltas al mes, que representa el 10% del sueldo. "Esto sin dudas generó menor ausentismo. Tenemos menos horas sin profesores, por lo que se refuerza así la calidad educativa", señaló Peña.

Con la colaboración de Pablo Mannino

"Sería bueno tener mayor autonomía de gestión escolar"

Martín Cornell, es director, docente plurigrado y portero
Martín Cornell, es director, docente plurigrado y portero. Foto: Patricio Sutton

Nombre: Martín Cornell

Escuela rural: Las Primaveras

Lugar: El Soberbio, Misiones

"Además de director, tengo a cargo el plurigrado de 5°, 6° y 7° grados. Entonces, cuando tengo que asistir a reuniones o capacitaciones para directores, o si voy a realizar una gestión a la capital provincial, mis alumnos quedan sin docente", explica Martín Cornell, director de la Escuela Las Primaveras, ubicada en el Paraje San Ramón, del municipio de El Soberbio, en Misiones.

Ubicada a 20 kilómetros de la frontera con Brasil, el portuñol es parte del día a día de la escuela, a la que asisten un total de 72 chicos, divididos en cuatro aulas plurigrado. Son hijos de pequeños productores o changarines rurales, en general de bajo nivel socioeconómico.

"Los principales desafíos son llevar adelante la gestión integral de la escuela, garantizar su funcionamiento, desde el arreglo de cuestiones edilicias hasta tener útiles escolares o alimentos en el comedor escolar. También son muchas las cuestiones burocráticas que hay que llevar adelante para el Consejo General de Educación y otros ministerios", señala.

Por estar en una zona rural, la escuela tiene altos índices de ausentismo. "Los alumnos faltan bastante porque colaboran en las tareas agrícolas y del hogar, sobre todo en las épocas de cosecha. También por las inclemencias del tiempo; muchos vienen caminando por caminos de tierra y los días de lluvia, con barro, no vienen", explica.

Cornell es un pulpo que intenta cubrir todas las funciones que quedan vacantes. Además de ser director, se ocupa de ser portero, de lo administrativo y de la recaudación de fondos. "Como vivo al lado de la escuela, fuera de horario también atiendo a padres y vecinos que se acercan", cuenta.

En relación con lo normativo, Cornell dice: "Las directivas que nos bajan están pensadas en cómodos ministerios por especialistas que muchas veces no conocen la realidad. Aquí hay que reinventar y utilizar estrategias innovadoras para tratar de alcanzar contenidos. Sería bueno tener mayor autonomía de gestión escolar".

"Cuesta enmarcar lo humano con lo institucional"

Nombre: Patricia Peña

Escuela: M. Enrique Angelelli

Lugar: Saavedra, CABA

Desde hace seis años, Patricia Peña es directora secundaria de la escuela porteña Monseñor Enrique Angelelli, en Saavedra, a la que asisten, en su mayoría, chicos de bajos recursos del barrio Mitre.

Si bien para ella el contexto de los 300 alumnos no los define, sí los condiciona. Atraviesan situaciones de pobreza, de violencia, de delincuencia, de embarazo adolescente y de adicciones, entre otras.

Para Peña, una de las funciones del director es poder trascender lo pedagógico. "Creo que el director tiene una función central en el aprendizaje de los docentes", dice.

Según su experiencia, es en los contextos más complejos en donde más cuesta cumplir con la normativa. "Cuesta enmarcar lo humano con lo institucional y administrativo. Tuvimos un chico que acuchilló a otro compañero dentro de la escuela y el pibe se te está desangrando y vos tenés que pensar en lo normativo. No hay apoyo de parte de las autoridades. El director tiene un puesto político, pero ningún tipo de decisión sobre los lineamientos educativos, que están totalmente a contramano de la realidad", explica.

Peña también destaca la importancia de armar un equipo de docentes. "Porque si no la tarea del director es terriblemente solitaria. Y la idea es ir revirtiendo esto para cometer la menor cantidad de equivocaciones. Si las decisiones se toman con consenso, se hace menos difícil."

Es una directora que apuesta a la escucha, que está en contra de las sanciones y no permite nunca que se grite. "Para violencia, ya tienen el afuera. Los chicos vienen a la escuela a buscar cordura dentro de tanta locura. A confirmar lo que ellos piensan: que hay cosas que están mal. Es fundamental mantener en paz y en armonía la escuela", aclara.

Además, está convencida de que el director es un educador y su objetivo es que los chicos aprendan. "No hay que encorsetar el formato para aprender. Cada uno tiene que hacerlo como pueda."

"Querría tener más tiempo para estar dentro del aula"

Nombre: Florencia Noguera

Escuela privada: Goethe Schule

Lugar: San Isidro

Cómo una escuela con educadores del siglo XX, pensada para el siglo XIX, responde a los alumnos del siglo XXI. Eso es lo que desvela a Florencia Noguera, directora de secundaria del Colegio Goethe Schule, ubicado en San Isidro, provincia de Buenos Aires.

"El principal desafío es lograr que las pedagogías de enseñanza y aprendizaje respondan al tipo de alumno que tenemos hoy", resume Noguera.

Es justamente a sus 560 alumnos a los que le gustaría poder dedicarles más tiempo. "Querría estar más horas dentro del aula observando clases y tener un contacto más cotidiano con los alumnos", explica Noguera.

Para ella, las tareas administrativas son las que menos tienen que ver con la función del director y las que más quitan espacio para poder conversar con los padres y acompañar el cambio pedagógico. "Hay un exceso de normativismo. Si vos te quedás estrictamente mirando ese aspecto, desatendés a los docentes y los alumnos, y descuidás los aprendizajes. Eso tendría que reducirse", señala.

Noguera está convencida de que la tarea de la escuela, como institución, se complejizó en los últimos años porque hoy cubre espacios que antes atendía la familia.

"Más allá del estrato socioeconómico, todas las escuelas lidiamos con chicos con hambre emocional y que se sienten solos porque sus padres trabajan. Después tenés otras problemáticas, como el consumo de alcohol y los asociados a que son las primeras generaciones que están creciendo en simultáneo en el mundo real y el virtual", dice.

Para Noguera, los años en la función directiva la ayudan a no desesperarse frente a la falta de tiempo. "Sabemos que esto es así. Y entonces priorizás qué emergentes atender", cuenta.

Por último, destaca la importancia de que los directores reciban una capacitación continua: "La educación es tan cambiante que el director también tiene que estar al día. Yo lo priorizo porque realmente hace falta".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas