Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El BCRA dijo que mantendrá altas las tasas hasta que se confirme que baja la inflación

Sturzenegger advirtió que la política monetaria seguirá siendo contractiva para cumplir con la meta del 17% anual; además, defendió la política de flotación cambiaria y la autonomía del banco

Martes 04 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger , ratificó ayer la estrategia de mantener las tasas de interés en sus niveles actuales hasta que se confirme la tendencia a la baja de la inflación, y defendió la política de flotación cambiaria.

Al disertar en el evento latinoamericano del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), el funcionario dijo que es importante observar con más atención el tipo de cambio multilateral (que mide la paridad del peso con una canasta de monedas) que la relación entre el peso y el dólar.

Sturzenegger participó de un debate sobre el régimen de metas de inflación (que aplica la autoridad monetaria) con el vicegobernador del Banco Central de México, Alejandro Díaz de León, y su par de Perú, Julio Velarde, moderados por el economista jefe del IIF para la región, Ramón Aracena.

Al comenzar, el presidente del Banco Central mencionó la importancia de la experiencia de Israel para reducir la inflación desde niveles muy altos y afirmó que "hay experiencia en varios países de inflation targeting (metas de inflación); hay que ser consecuente con lo que uno dice, a varios países les costó bastantes años implementar el sistema. Acá no tenemos miedo de flotar, sino miedo de no flotar".

"En el caso de la Argentina, es muy impresionante el desarrollo del mercado de divisas, que ya no se guía por eventos de corto plazo, sino por la información y las expectativas. El tipo de cambio tiene que bajar y subir en forma suave", indicó Sturzenegger.

De inmediato, sostuvo: "Estamos en un proceso de desinflación, pero todavía es bastante alta y éste es un impuesto sobre la sociedad que impide el crecimiento; en general, los analistas enfatizan los costos más que los beneficios de la desinflación".

Para Sturzenegger, "la forma para que crezcan los salarios reales es con menos inflación. Cuando esta baja de la inflación se hizo antes, se usó un ancla cambiaria, lo cual es fácil al principio, pero no después, porque se sabe cómo entrar, pero no cómo salir".

En cuanto a la política monetaria, defendió la estrategia de tasas reales positivas (por encima de la inflación) y aseguró que se mantendrá el sesgo contractivo "para asegurar que se cumpla el objetivo del 17 por ciento" de inflación pautado para este año.

En este sentido, defendió la autonomía de la entidad que preside. "La Argentina trató en el pasado con un banco central sin independencia por mucho tiempo. Y en un año electoral, no estamos atados a los objetivos políticos de corto plazo."

Respecto de la estrategia cambiaria, afirmó: "Casi no intervenimos en el mercado cambiario; compramos reservas porque veníamos de un nivel muy bajo. Este año el tipo de cambio multilateral se apreció un 2 por ciento, pero en un contexto de tipo de cambio flotante, así que hay que fijarse en el tipo de cambio multilateral".

Según Sturzenegger, "hay mucho foco en la canasta bilateral [peso vs. dólar], pero a veces ésta no es tan importante en el comercio de bienes y servicios".

Sobre el consenso de los economistas, que creen que la inflación será superior al 20% este año, dijo que "uno quiere ver consistencia, coherencia, ésa es la naturaleza, aunque la gente tiene el derecho de ser escéptica porque hay una historia detrás, pero a la vez hubo episodios externos, como el Brexit y las elecciones en Estados Unidos, y tuvieron cero efecto en el ámbito local".

Una vez más, dijo que no hay trade off entre crecimiento e inflación. "La inflación no es una herramienta de crecimiento, sino un impuesto a la sociedad", sostuvo.

Ante una pregunta del auditorio, destacó el cambio en la credibilidad de las estadísticas públicas luego de la manipulación desarrollada durante el kirchnerismo. "Lo que la Argentina hizo fue muy vergonzoso al mentir sobre los números. Y así como lo hizo en la ciudad de Buenos Aires como jefe de gobierno, Macri hizo lo mismo como presidente: un índice transparente. Por eso el FMI nos sacó de la cuarentena. Hay mucho trabajo por hacer, pero ahora se puede confiar en los números", concluyó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas