Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La tarea de desgaste sobre Bauza y la plata que se ahorraría la AFA si el técnico renunciara

El técnico no quiere renunciar y la AFA busca evitar pagarle el contrato

Miércoles 05 de abril de 2017
0
Tinelli, Bauza y Tapia
Tinelli, Bauza y Tapia. Foto: Archivo

Es tan disparatado, farragoso y cruel el paso de comedia que los dirigentes despliegan alrededor del cargo de entrenador del seleccionado que hasta Víctor Blanco propuso mantener a Bauza hasta el final de las eliminatorias y luego sí reemplazarlo para participar en el Mundial. La tarea de la nueva conducción de la AFA, silenciosa y mezquina, insiste con agotar a Bauza desde los rumores desestabilizantes. Que se vaya solo para no pagarle los US$ 900.000 de la rescisión contractual, un alivio que el DT no les piensa conceder.

Si desearan su continuidad, ya se la habrían asegurado. ¿Por qué tanta demora en reunirse? Para cansarlo. Claudio Tapia podría haberse hecho un tiempo antes de participar de la inauguración del nuevo complejo deportivo de Boca... en Ezeiza, muy cerca de la oficina de Bauza. Podrían encontrarse hoy., pero no. Parece que será mañana. El argumento de haberlo heredado hasta lo podrían utilizar en su defensa, pero prefirieron la estrategia de la erosión.

Faltaba la voz de Tinelli, el principal sostén de Bauza. Ayer, en conferencia, deslizó su respaldo: "Él sabe el respeto que le tengo y sé cómo trabaja. También sé cómo se lleva con los jugadores. Es importante estar al lado del técnico". Pero recalcó la necesidad de conversar y revisar. Es más, hasta sumó un matiz crítico: "Somos varios los dirigentes que no estamos de acuerdo con cómo juega la selección".

Tinelli quería conducir la Superliga y se aseguró ese trofeo. Por eso su perfil componedor con los enemigos de ayer, por eso sus elogios hacia la recuperada "institucionalidad" de la AFA. Unión más allá de las diferencias, fue su slogan. El hombre que instó a terminar con la grieta en el fútbol no piensa dejar su cargo como presidente de selecciones si finalmente lo echan a Bauza. Ese paso que siguen alentado la mayoría de los dirigentes, él no lo absorberá como una derrota política. Sentó una posición que no incluye la inmolación.

Pero mientras los dirigentes debilitan a Bauza, también resquebrajan al posible sucesor: Sampaoli. Tantas dilaciones exponen al santafecino a dar explicaciones. Como ayer, porque en Sevilla volvió a recibir preguntas sobre la selección y escogió las palabras para no cerrarse la puerta. Bien podría limitarse a decir que no es aconsejable hablar de supuestos y así frenar una incómoda atmósfera que crece a su alrededor, con apodos como "Sampalobby" y "Samparrucho". Siempre es traumático un despido, pero a los dirigentes no les interesa al menos darle un barniz de prolijidad. Bauza cometió muchos errores y deberá cargar con la peor traición: no haber sido él. Pero su nobleza es un valor que no todos puede exhibir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas