Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ricardo Sabanes, el hombre que piensa el rugby en forma de libro

Jorge Búsico

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 05 de abril de 2017 • 23:59
0

¿Hay alguien en la sala que haya visto en vivo a los Beatles y a los Stones con Brian Jones? Ricardo Sabanes levanta la mano. A mediados de los 60, cuando vivía en Edimburgo y tenía apenas 15 años, tuvo la dicha de la que pueden gozar pocos mortales. En esa época tomó contacto con el rugby, en el colegio Bruntsfield: "Cuando vieron truncas sus esperanzas de que un sudamericano jugara bien al fútbol, me pusieron una pelota ovalada en la mano". A partir de aquel momento, Sabanes, salvo en algún período, nunca más se alejó de este juego. Desde 2012 es quien lleva a los argentinos el rugby en forma de libro. Es su editor exclusivo.

Bajo su ojo agudo y su pluma flemática, en estos últimos años han emergido decenas de libros de rugby que vinieron a ocupar el espacio vacío que, salvo algunas honrosas excepciones y por lo general con escaso apoyo, tenía la biblioteca del rugby argentino. Con sus dos sellos, Zona de Tackle ("donde se define un partido de rugby") y Club House, Sabanes editó "El Legado" (libro sobre los All Blacks que va por su edición número 11), "Veco Villegas. Pasión por el Rugby", "El principio de la presión", "Ser Puma", "El Rugido", "Rugby didáctico" y "Rugby kids". Estos dos últimos fueron escritos por Sebastián Perasso, quizá quien desde las letras más ha contribuido en este rubro. Precisamente, Perasso y Sabanes acaban de estrenar su nueva obra: "El Interior", que contiene maravillosas historias alrededor de todo el país.

Sabanes, además, realizó los libros de las historias de Buenos Aires C&RC, Deportiva Francesa, Old Georgian y Champagnat. Dice: "Cuando me fui de la Editorial Planeta en 2013, enseguida supe que mi camino era seguir con los libros y con el rugby. Abrí el juego a otros deportes (editó también libros de tenis, fútbol, polo y otras historias del deporte desde el lado sociológico), pero pisé sobre el terreno más seguro, que es el rugby". A la vuelta de Edimburgo, su padre, un pastor de la Iglesia Metodista (había ido a Escocia durante dos años a tomar cursos), lo envió al San Albano, donde debutó en el llamado "First XV" con sólo 17 años.

Nacido en La Plata en 1952, Sabanes pasó varios de los primeros años de su vida sin lugar fijo a raíz de las misiones pastorales de su padre. Así recaló después en Córdoba, donde como octavo ganó varios títulos con el Córdoba Athletic. "Allí también empecé a militar en la izquierda, en el 72 y 73, hasta que cuando la situación se puso muy brava, mi padre me mandó a Buenos Aires. Mucho después me di cuenta de que me salvó la vida", recuerda.

Instalado en Caballito y ahora a través de sus hijos, Sabanes continuó su camino en el rugby en San Cirano. Actualmente es referí y colaborador de la M13. Señala: "Mi idea con los libros de rugby no es sólo el negocio, sino instalar la lectura entre el público de éste juego. Actualmente, la franja no supera los 3000 lectores, pero aspiro a ampliarla. Es un lindo desafío". Y agrega: "Terminar un libro y llevarlo a las librerías es como hacer un try".

"El buen editor descarta el doble de los libros que después termina publicando. Para llegar al de Dave Alred ("El principio de la presión"), me tomé un año y medio de búsqueda. En el camino quedaron 15 proyectos", sostiene Sabanes, quien fue el que trajo a la Argentina la obra de Paulo Coelho: "A la primera presentación vinieron sólo 7 personas. A los dos años, hubo cola de gente con 5 horas de espera".

¿Hay alguien en la sala que haya visto a Maradona como boom de ventas en un libro? Sabanes levanta la mano. Fue quien condujo "Yo soy el Diego de la gente", con 330 mil ejemplares vendidos. Es el mismo que piensa al rugby en forma de libro.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas