Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los enfrentamientos tensaron los piquetes de la izquierda

Hubo varios cortes en los principales accesos a la Capital y choques entre los piqueteros y las fuerzas de seguridad, que buscaron garantizar la circulación; varios heridos y detenidos

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 07 de abril de 2017
Un camión hidrante actúa contra el piquete en Panamericana y 197; los automovilistas quedaron en el medio
Un camión hidrante actúa contra el piquete en Panamericana y 197; los automovilistas quedaron en el medio. Foto: Emiliano Lasalvia
0

Forcejeos y una corrida. Vuela el polvo, alguien grita y enseguida, el choque: pecheras contra chalecos antibalas, cascos y viseras de un lado, pañuelos cubriendo las caras del otro. Palos y estandartes crujen contra los escudos de la Prefectura. Un olor acre cubre el ambiente. Uno de los efectivos accionó una pequeña garrafa con gas pimienta y una decena de docentes recibe una descarga de lleno en la cara. Lagrimean y corren a ponerse talco antiácido. Eran las 7. El corte en el puente Pueyrredón llevaba apenas una hora y mientras los manifestantes todavía se acomodaban, una columna trató de subir por la colectora y fue interceptada por los efectivos policiales. Si bien no hubo más encontronazos, el ambiente se caldeó.

A pesar de la consigna de no movilizar que impulsó la CGT y de las advertencias del Gobierno, los piquetes en los accesos a la Capital montados por organizaciones de izquierda ocuparon el centro de la jornada de paro. Si bien en General Paz, puente La Noria y en el Acceso Oeste altura Vergara se logró una manifestación relativamente controlada, en Panamericana y 197 la situación se desmadró, dejando varios heridos y seis detenidos, tras un enfrentamiento con Gendarmería.

El corte que regía desde temprano en Panamericana ya se estaba replegando cuando se produjo el choque con los efectivos. A las 8.30 se acordó liberar carriles. Una hora después, los manifestantes habían cumplido la orden y estaban emprendiendo un acto de cierre cuando se vieron rodeados por la Gendarmería. El cerco se fue achicando hasta que, de un momento a otro, los efectivos empujaron a los piqueteros a la banquina y se desató una batalla campal. Los camiones hidrantes dispararon y una nube de gas lacrimógeno cubrió la escena. Del otro lado llovían piedras y palos. Para las 10.30, el lugar estaba completamente desalojado, con un saldo de varios heridos y unos cuantos detenidos. Además, los efectivos grabaron imágenes de los manifestantes para llevarlos a la Justicia. Lo llamativo de la situación fue que éste no era el punto más sensible ni el más populoso que estaba siendo cortado.

En el resto de las provincias también se produjeron piquetes. Los principales accesos a las ciudades de Córdoba, Neuquén, Santa Fe, Salta y Chaco también se vieron interrumpidos e incluso se produjo un accidente. En la autopista Rosario-Buenos Aires, un motociclista quiso atravesar un piquete que encabezaba la CCC y atropelló a una mujer y a su hijo. Al niño sólo le produjo heridas leves, pero su madre debió ser trasladada de urgencia al hospital con la pierna fracturada.

Si bien las consignas de ayer iban desde paritarias libres hasta el reclamo por el conflicto docente, el motivo que englobaba todos los pedidos era el de llevar adelante un "paro activo" contra el "ajuste y las políticas económicas del Gobierno".

Muralla de efectivos

En todos los casos, el despliegue de las fuerzas de seguridad fue significativo y variado: participaron Gendarmería, Policía Federal y Prefectura. Se los equipó con armas largas, gas lacrimógeno, camiones hidrantes, motos y patrulleros.

Luego del altercado en puente Pueyrredón, prefectos y oficiales siguieron llegando y, con los escudos todavía en alto, armaron un triple cordón policial en la subida del puente, impidiendo totalmente la circulación. El acceso en Avellaneda iba a estar cortado, pero no por piqueteros.

Del otro lado de la muralla policial, un grupo de encapuchados se apostó a un metro de los efectivos. Detrás, los cantos contra el Gobierno no cesaban y algunos piqueteros escondían palos en las espaldas.

"Es una cuestión de prevención. Tanto para protegernos de los gases como para evitar que nos identifique la policía y después nos reprima o nos denuncie", explicó a LA NACION Hernán, que apenas bajó su pañuelo para contestar la pregunta.

Desde temprano, cientos de militantes fueron acomodándose sobre la avenida Mitre y permanecieron allí hasta el mediodía, cuando algunos marcharon hacia un acto de la izquierda en el Obelisco o al corte en Callao y Corrientes. Llegaron en micros, en autos o se acercaron caminando. Entre las banderas que ondeaban estaban las del Partido Obrero, PTS, MST, ATE, CTA Perón y las de organizaciones sociales filo kirchneristas, como la que cortó anteayer la 9 de Julio con palos y capuchas. También estuvieron presentes Néstor Pitrola, del PO; Vilma Ripoll, del MST; Patricio del Corro, legislador del PTS, y Hugo Godoy, secretario de ATE nacional.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas