Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los desafíos que plantea la construcción 4.0

Las herramientas digitales avanzan en todas las etapas del sector; los cambios ofrecen un futuro que promete hasta edificios flexibles

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 08 de abril de 2017
0

Hace veinte siglos, los constructores apilaban piedras una a una. Hoy, la actividad no es tan distinta. Piedra a piedra, ladrillo a ladrillo, pero con un giro: la ayuda de software, aplicaciones y herramientas digitales, que inundaron el sector del real estate desde los proyectos en obra hasta finalizados. La tecnificación de la industria avanza a paso lento pero seguro y, si bien en la Argentina está comenzando a ponerse de pie nuevamente, algunos progresos empezaron a asomar y prometen multiplicarse en el futuro.

La conectividad empieza en la obra y así lo explica Corinna de Barelli, directora de Marketing de Knauf, quien tomó el término "construcción 4.0" para explicar de qué manera los emprendimientos inmobiliarios pueden valerse de las herramientas digitales para agilizar y dar más seguridad a los procesos.

"El mejor ejemplo es el software Building Information Modeling (BIM), una especie de upgrade del programa de diseño Autocad donde se registra el ciclo de vida desde la construcción hasta la demolición y a través del que todos los actores involucrados pueden comunicarse", explica. Agrega que no se trata de algo "muy lejano" ya que, por ley, todas las obras públicas realizadas en la Unión Europea deben estar gestionadas a través de esa plataforma.

"Se trata de una mejor comunicación en la cadena de producción y en los mercados. En la Argentina estamos en la construcción 1.0 recién, y cuando vemos las necesidades que tiene la industria nos damos cuenta. Los reclamos de las constructoras, que quieren mayor productividad y rentabilidad, pueden ser resueltos con más tecnología, tanto a nivel material como de procesos", añade.

Una vez terminado el emprendimiento, colocarlo en el mercado también requerirá cada vez más ayuda de herramientas digitales. La realidad aumentada y la virtual están demostrando ser buenas aliadas a la hora de vender. Por ejemplo, según PwC, varias inmobiliarias están usando la primera para mejorar las experiencias de exhibición de propiedades con alteraciones de los espacios "imaginarios" gracias al uso de la tecnología, que permite combinar un entorno físico del mundo real con elementos virtuales.

El mismo estudio, titulado Emerging Trends in Real Estate -tendencias emergentes en bienes raíces-, afirma que la herramienta podría ser utilizada para atraer a las personas a showrooms inmobiliarios, como sucedió con locales comerciales durante el boom de Pokémon Go.

Recorridos desde la pantalla

Por otro lado, la realidad virtual simplifica las visitas y permite hacerlas desde el sillón: en la Argentina, la inmobiliaria en línea ZonaProp desarrolló una iniciativa de fotos en 360º para que, gracias a la ayuda de un visor, los potenciales inquilinos o compradores puedan recorrer su futura propiedad sin la necesidad de moverse hasta allí.

"Es muy atractivo, porque busca simular un recorrido dentro de la casa que podría hacerle al cliente una persona física. Son fotografías con una cámara especial tomadas en la vivienda que permiten navegar a través de las distintas habitaciones", detalla Federico Barni, CEO de ZonaProp. Para eso trabajan con inmobiliarias físicas que, en muchos casos, ya tienen el archivo 360º armado para exponer sus propiedades. Esta tecnología encuentra su antecedente en los sistemas de recorridas virtuales que los grandes museos mundo utilizan hace ya más de una década.

Uno de esos casos podría ser el de la inmobiliaria Uno de Rosario, que utiliza los visores para darles un pantallazo a sus clientes. Su titular, Hugo Levitt, sostuvo que el servicio tuvo mejor respuesta en los más jóvenes, que agradecen el ahorro de tiempo que significa poder acercarse a las propiedades, aunque sea de manera virtual, y descartar aquellas que no les resulten atractivas en primera instancia.

Los datos también resultaron ser un buen complemento a la hora de comercializar las propiedades. El marketplace inmobiliario Properati utiliza bases de datos de diversos orígenes para crear visualizaciones que ayuden a sus clientes a decidir por qué barrio o tipo de inmueble optar.

"Tenemos procesados sets -conjuntos- del Gobierno de la Ciudad que relevan el uso del suelo, por lo que podemos saber qué tan residencial o comercial es una zona. También usamos información de Open Street Map -un proyecto colaborativo para crear mapas editables- donde buscamos los espacios verdes en las distintas zonas, y la combinamos con otro relevamiento de arbolado urbano. De esa manera, vemos qué tan verde es una zona", señala Martín Sarsale, cofundador y CTO de la compañía.

Para Sarsale, hay muchas inmobiliarias que realizan un "esfuerzo enorme" a la hora de redactar avisos porque recaban de manera manual los datos de líneas de colectivos o plazas cercanas y podrían obtener ese contexto de manera automática con la ayuda de conjuntos de datos. Para eso, claro, la información debe estar disponible, organizada y abierta, condiciones que no resultan tan comunes en la Argentina. El CTO indicó que existen otros casos, como Trulia en los Estados Unidos, que permiten saber, por ejemplo, a qué precio se vendió una propiedad cada vez que consiguió un nuevo dueño. "Son datos públicos que no existen y no creo que existan por mucho tiempo", reconoce.

Estos avances serán claves para atender a una generación que pronto y a medida que crezcan en sus posiciones laborales tendrá decisión de compra concreta y para la cual la tecnología es una aliada en su vida y en sus decisiones de consumo. De hecho según el Centro de Investigaciones Pew, un think tank estadounidense, el 24 por ciento de los jóvenes nacidos entre 1980 y 1995 tiene un uso intensivo de la tecnología y es lo que los distingue de otras generaciones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas