Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Renunció un juez de Casación y se abre otra vacante clave

Es Pedro David, que tiene 87 años; la Corte había dicho que deben irse a los 75

Sábado 08 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Pedro David, el juez decano de la Cámara de Casación Penal, renunció ayer a su cargo a los 87 años, luego del fallo de la Corte que restableció el criterio de que los magistrados deben jubilarse a los 75 años.

No obstante, David aclaró en su texto de renuncia que su caso era el de un juez ya jubilado, que fue convocado luego para reasumir en la Casación.

El alejamiento de David del máximo tribunal penal del país es clave, pues ya hay otros cuatro cargos vacantes en la Casación, que son los estrados donde se terminan de decidir los casos de corrupción que afectan a funcionarios y ex funcionarios del macrismo y el kirchnerismo.

David elevó su renuncia al presidente Mauricio Macri en un escrito de seis páginas, en el que expone los motivos de su alejamiento y adjunta la nota que había enviado al Consejo de la Magistratura, cuando le preguntaron -como a los otros magistrados con más de 75 años- si había presentado recursos judiciales para mantenerse en su cargo. Allí dijo que no había presentado ninguna acción porque consideró que su situación "estaba consolidada".

David dijo en su texto dirigido a Macri -al que accedió LA NACION- que presentaba su dimisión "frente a la decisión de la Corte Suprema" en el fallo que establecía el criterio de que los jueces podían permanecer en su cargo hasta los 75 años y, en caso de querer continuar, debían contar con un nuevo acuerdo del Senado.

El juez dijo que fue designado en 1992 y que ya estaba jubilado desde 1983, cuando fue nombrado en la Casación. En ese momento optó, merced a una resolución de la Corte, por cobrar su jubilación en lugar de percibir su sueldo.

David fue designado juez ad litem del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en 2005, y estuvo en funciones entre 2008 y 2011. Antes fue juez de la Cámara del Crimen, entre 1974 y 1976, y ministro de la Corte de Salta, camarista del trabajo, asesor de menores y fiscal de Estado en esa provincia. "Siempre tuve como referencia central, en lo personal y en lo institucional, las normas y valores de la Constitución Nacional", explicó.

En el texto, David reconoció el apoyo de funcionarios y empleados que trabajaron a su lado, y declaró: "Jamás en mi prolongada vida judicial he recibido presión alguna, tanto personal como institucional, que pudiese alterar los dictados de mi conciencia y la integridad de mi conducta". Agredeció a Liliana Catucci, presidenta de la Casación, y a sus colegas. Se despidió de Macri "haciendo votos por un perfeccionamiento permanente de la justicia en nuestro país".

Tras la renuncia de David, la presidenta de la Casación, Catucci, convocó para el lunes a un acuerdo plenario de jueces. La idea es tratar la subrogancia, es decir quién ocupará transitoriamente su vacante. La decisión corresponderá a los camaristas y luego deberá ser notificada al Consejo de la Magistratura.

David integraba la Sala II de la Casación con Alejandro Slokar, un ex funcionario del kirchnerismo, y la jueza Ángela Ledesma, considerados los más progresistas del tribunal.

Ahora se deberá definir quiénes acompañarán a Ledesma y Slokar. El último reparto de suplencias dejó afuera a la jueza Ana María Figueroa y a sus pares Mariano Borinsky y Gustavo Hornos, con lo que podría ser alguno de ellos.

La nueva vacante en la Casación abre el juego para que se reactive el concurso en el que se tendrá que elegir a los jueces que queden en el tribunal. Hay candidatos de todo el espectro ideológico, que responden a sectores de la Justicia, el Consejo y la política. Y decidir sobre cinco cargos es más fácil que sobre cuarto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas