Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cartas de los lectores

El ejemplo de Walesa; Falso acatamiento; Caldo de cultivo; Un solo lado, no; Jubilado argentino; Comodoro Rivadavia; Patentes; Gracias por la ruta 29; Hospital de Clínicas

Sábado 08 de abril de 2017
0

El paro de la CGT

El ejemplo de Walesa

Lech Walesa, fundador del Sindicato Solidaridad, ganó el Premio Nobel de la Paz por promover la oposición pacífica a los que abusaban de los trabajadores y llegó a presidente de su país, Polonia. Toda su lucha en apoyo de los trabajadores desde el sindicato la hizo mientras trabajaba las horas reglamentarias como obrero en el astillero de Gdansk, del que fue despedido por sus ideas . Sus compañeros le daban dinero para que pudiera sobrevivir ya que no tenía un centavo cuando quedó sin su trabajo.

Cuando vea a Baradel cumpliendo la tarea de docente en una escuela pública o a los otros sindicalistas trabajando a la par de los que dicen defender -Viviani con un taxi, Moyano con un camión, etc.,- y no se comente que ganan sustanciosas retribuciones por su tarea de sindicalistas y que algunos están hace más de treinta años en el cargo, ese día adheriré al paro, antes no porque no quiero ser cómplice de la explotación de estos sindicalistas a los trabajadores que dicen defender

Rosa Dorbes

rosadorbesi@gmail.com

Falso acatamiento

Con motivo de uno de las tantas huelgas generales que debió aguantar Alfonsín escribí a ese diario señalando que habiendo paro de transportes era falso hablar de acatamiento, ya que el éxito del paro se debía en enorme proporción a la imposibilidad para el trabajador de llegar a su lugar de trabajo. El éxito de esta clase de protestas se debe por consiguiente a la huelga del transporte y no implica necesariamente una voluntad de adhesión de los trabajadores.

Ayer recorrí dos importantes pueblos de la provincia y constaté que había clase en los colegios públicos y que estaban todos los negocios abiertos. Claro, quienes trabajan allí pueden llegar a pie a su lugar de trabajo y lo hacen ignorando el paro. Y así ha de ser en muchos pueblos de la república. Hoy vi en televisión a Baradel en su cultivado y trasnochado disfraz de anarquista de fines del siglo XIX afirmando que el acatamiento había sido total en todo el país y en todas las actividades. Falso. Falsa también la afirmación que sin duda harán los dirigentes de la CGT sobre el éxito del paro. Si a eso llaman éxito, esa clase de éxito se lo deben en muy buena parte a los gremios del transporte cuya adhesión de algún modo consiguieron.

Federico E. Mackinlay

DNI 4.027.555

Caldo de cultivo

Es constante y repetido el clamor que la mayoría hace de la necesidad de respetar las instituciones. Es decir, los poderes creados por la Constitución y las leyes. Es aún más constante la invocación al apego de casi todos a la voluntad popular expresada en los comicios.

Partiendo de esas dos premisas es difícil admitir que grupos que no forman parte de las instituciones ni participan, en consecuencia, del sistema político constitucional, hagan una huelga general para que quienes fueron elegidos para gobernar muden el plan económico. ¡Una grosera y absurda pretensión!

Está entre sus derechos el de peticionar a las autoridades y reclamar por lo que crean que debe hacerse no sólo en el plano económico sino, también, en todos los otros. Pero eso no los autoriza a intentar paralizar las actividades de todos los ciudadanos bastardeando el derecho de huelga. ¿Qué legitimidad tiene supuestos dirigentes permanentes de organizaciones gremiales mantenidas forzadamente por quienes, en la mayoría de los casos, no comparten sus objetivos y mucho menos los métodos extorsivos que emplean?

El caldo de cultivo que generan estos desatinos tumultuarios es lo que necesitan los enemigos de la paz y el progreso para intentar destruir lo que nos acoge a todos: la república democrática.

Guillermo V. Lascano Quintana

DNI 4.415.520

Un solo lado, no

A una maestra en La Boca la suspendieron por pasar un video en el colegio donde trabaja sobre las razones que llevaron al 24 de marzo. Junto con la suspensión le iniciaron un sumario. Yo me pregunto, ¿dónde está la democracia? Los 24 de marzo se cuenta un solo lado de la historia, dicen barbaridades, siembran el odio y nadie dice nada. Destruyen el único mural que había para recordar a las víctimas del terrorismo, un mural pintado por los familiares de víctimas; una maestra decide contar a sus alumnos por qué se llegó a esa fecha y la suspenden, en las redes sociales la escrachan pasando su dirección, su número de teléfono, la amenazan y nadie hace ni dice nada... ¿Esto es democracia? Se sigue escuchando un solo lado de la historia y cuando alguien decide contar el otro lado sólo recibe insultos, sumarios y amenazas. Yo no quiero una Argentina así, donde solamente se escuche un solo lado de la historia. Si la historia no es completa, no es tal. Yo quiero una Argentina con historia y verdad completa, y que la Justicia empiece a ser justa. Dejemos de vivir en la "desmemoria, la mentira y la injusticia".

María Guadalupe Jones

guadaj@hotmail.com

Jubilado argentino

Ser adulto mayor en la Argentina es bajar de estatus: ya no tenemos voz, no podemos protestar por las injusticias a las que nos someten. En definitiva, "somos el último orejón del tarro". Tal es el caso de mi esposo, jubilado, Eduardo R. Martín, que después de casi diez años de juicio y reclamos, la Justicia determinó que la Anses le debía pagar a partir de octubre de 2016 el dinero que el Estado le adeuda después de 40 años de aportes. A pesar de las varias cartas enviadas por mi esposo y las innumerables visitas a la Anses, no hemos tenido ninguna respuesta. Mientras tanto, para poder seguir viviendo modestamente y pagar nuestros impuestos al Estado para no ser deudores, hemos tenido que pedir préstamos.

Los jubilados no podemos hacer huelga ni piquetes, pero afortunadamente, podemos votar.

María Antonieta Eyras

mareyras.ma@gmail.com

Comodoro Rivadavia

El temporal que comenzó hace una semana en Comodoro Rivadavia hundió rutas, derrumbó techos, despedazó casas e inundó por doquier la ciudad cuyas calles por momentos parecían ríos. El saldo de los destrozos ocasionados por el agua y el barro salta a la vista.

Esta catástrofe que sufrió la ciudad probablemente sea la peor de los últimos años, y junto al dolor y sufrimiento de todo un pueblo, surgió una red de solidaridad impresionante, que quizá también sea la mejor de esos últimos años.

Son muchísimos los lugares en donde se juntan donaciones para entregar a aquellos que perdieron todo. Y también son muy numerosos los testimonios silenciosos de entrega total y desinteresada que vimos en estos días.

Así, nos llena de esperanza ver aquellos "vecinos" que ayudan a cruzar el "río" de agua a una persona para llevarle comida a un familiar anciano; el compañero de trabajo que asiste al colega que está sin poder salir de su casa y con agua hasta la cintura; las personas que pusieron sus oficios a disposición de los demás en forma gratuita (electricista, enfermeros, etc.), las madres y abuelas que cocinan para llevarle un plato de comida caliente (las "célebres viandas") a los necesitados; aquellos que pusieron su negocio a disposición, como las confiterías que invitaron a desayunar gratis, y un riquísimo etc. Es conmovedor ver cómo se trata de ayudar al que está necesitado.

Resulta muy esperanzador que hayamos empezado a "mirar" al otro, más allá de la catástrofe. Considero que así se reconstruye nuestra ciudad, dejando de lado "de quién es la culpa" por la falta de inversión, aunque exigiendo con todo el rigor de la ley a los responsables por sus acciones y omisiones, pero a su vez, confiando, en que, como siempre, nuestro país sale adelante, gracias a nuestro pueblo que unido proclama al gran pueblo argentino "salud".

María Julia Ruiz

mariajuliaruz@gmail.com

Patentes

En Cartas de los lectores del 1º de este mes se publica una de Gastón Richelet, titular del Estudio Richelet & Richelet, uno "de los estudios de abogados especializados en la protección de la propiedad industrial e intelectual más antiguos y grandes de la Argentina". Por este motivo me parece razonable que defienda a sus clientes frente a mis afirmaciones en la entrevista que se publicó el sábado anterior, en la sección Campo, pero poco razonable que le oculte la verdad a la sociedad. Que me atribuya que despotrico contra la ley de patentes me hace pensar que no leyó mis respuestas, que reclaman un cumplimiento del espíritu y letra de la ley, preocupación que expresaba el presidente George Bush hijo, en una exposición en octubre de 2002, en referencia a las mismas compañías que representa el doctor Richelet: "Cuando una patente de droga está por expirar, uno de los métodos que algunas compañías usan es aplicar una nueva patente con algún detalle menor de diferencia, tal como el color de la botella de píldoras o una combinación específica de ingredientes, no relacionada a la efectividad de la droga".

Sobre su pregunta de por qué no obtenemos patentes es porque no tenemos la cara suficientemente dura ni los recursos para pagar a un prestigioso estudio para llevar adelante semejante vergüenza.

Juan Carlos Iglesias Pérez

DNI 4.586.568

Gracias por la ruta 29

En varias oportunidades durante los más de 20 años que transito la ruta 29, entre Brandsen y Cruce con ruta 226 (Balcarce), he escrito para advertir sobre la gravedad de su estado y la desidia de las autoridades, más allá de alguna reparación parcial como parche preelectoral.

Este último fin de semana he vuelto a realizar el recorrido y tuve una gratísima sorpresa: la ruta está en obra completa en el tramo Ayacucho-cruce ruta 226, han levantado todos los tramos rotos o inexistentes y encarado la realización de pavimento nuevo y de buen espesor. Y al continuar el viaje por la ruta 227 tramo desde cruce ruta 226 (Napaleofú a Lobería) vi que también está en ejecución allí una obra postergadísima.

Mi agradecimiento a las autoridades a cargo.

Adriana C. Blanc

DNI 21.604.859

Hospital de Clínicas

Hace un año que Florentina Pastrana, una persona que trabajó toda su vida en casa de familia, intenta conseguir una revisión de cadera a realizarse en el Hospital de Clínicas por intermedio del PAMI. La burocracia interminable hizo que tuviéramos que recurrir a la Defensoría del Pueblo para conseguir la prótesis ocho meses después y ahora hace cuatro meses esperamos conseguir el injerto de tejido óseo necesario para la operación. Como en su momento con la prótesis, el PAMI y el Hospital de Clínicas se pasan la pelota unos a otros y ninguno da la solución. Mientras tanto, Florentina sigue en cama esperando volver a caminar, con la impotencia que padecen miles de argentinos a diario. ¿Cómo se soluciona un asunto de este tipo?

Guido Petrazzini

DU 30.082.524

En la Red

El ataque de los Estados Unidos a Siria

"Y esto recién empieza... Votaron a Trump, ahora van a saber quién es y cómo es este señor. Lástima que en el mundo hay un montón de países que no tienen la culpa de la ignorancia yankee" - Andrea Rey

"Estos ataques vienen desde antes, queda más que claro que lo suyo es invadir, ¿no? Robar recursos de otros países y así sucesivamente desde épocas pasadas" - Vane Morabito

"Tremendo, angustiante para quienes tenemos orígenes sirios, alojamos a una refugiada y sabemos lo que están viviendo. Dios mío, que llegue la paz" - Maria Sandra Michref

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas