Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En búsqueda de respuestas: el recorrido de los padres

Listas de espera y un sistema online que no siempre funciona

Lunes 10 de abril de 2017
0

Una vez que los padres logran preinscribir a sus hijos en un sistema online que muchas veces no funciona, empieza una incertidumbre de días que en la mayoría de los casos acaba con una mala noticia: el chico está "en lista de espera". A ese momento le sigue un largo deambular por dependencias estatales frente al que, casi siempre, se dan por vencidos.

Los que pueden, terminan asumiendo el costo de salas maternales y jardines privados; los que no, hacen malabares para poder cuidar a los chicos, teniendo que renunciar, muchas veces, a la posibilidad de tener un trabajo o reduciendo su carga laboral.

Una logística complicada

Es el tercer año consecutivo que Valeria Álvarez intenta anotar a su hijo Vicente -que debería empezar la sala de 3- en la escuela. Siempre queda en lista de espera. "Aun habiéndome mudado de barrio, de Boedo a Caballito, nos sigue pasando lo mismo", dice.

La mujer, de 34 años, tuvo que reducir su jornada laboral en la fundación donde trabaja para poder cuidar a Vicente. "No podíamos pagarle tantas horas a una niñera. Hoy nos arreglamos con familiares. Es una logística muy complicada."

Cuando Micaela López Rodríguez llegó a fines de 2014 con León, su hijo de 45 días, de Córdoba a la Capital Federal, lo primero que hizo fue buscar un jardín maternal. "Ese año no llegué a anotarlo y tuve que arreglarme con una niñera, como pude, mientras trabajaba todo el día", recuerda Micaela, que tiene 31 años y es docente.

En 2015 intentó anotar nuevamente a León, pero quedó en lista de espera. Entonces, junto a ocho familias fundó el grupo La Vacante es un Derecho, para reclamar una respuesta a su situación. "Soy madre soltera y en ese momento tenía que buscar otro trabajo. Estaba en una situación desesperante", asegura.

Después de mucho insistir llegó la llamada tan esperada y lloró de emoción: había una vacante para su hijo, pero en Saavedra, a cinco kilómetros de su casa en Belgrano. "Todos los días viajamos dos horas y diez para que pueda ir al jardín, tomando dos colectivos para ir y dos para volver, ya que no hay nada directo. Tuve que agarrar ese jardín porque no me quedaba más opción, pero hoy no lo puedo sostener."

Con respecto a las distancias, el reglamento escolar de la CABA establece que los alumnos "se inscribirán en el establecimiento educativo de nivel inicial o primario más cercano a su domicilio, teniendo prioridad aquellos que se encuentren en el área de influencia del establecimiento, que se establece en diez cuadras".

Los días más fríos de invierno y aquellos en que no le alcanzaba la plata para pagar los boletos, Micaela tuvo que hacer faltar a León. "Hoy lo que pido es un pase escolar para mi hijo", concluye.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas