Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otro cambio “ganador” de Gallardo

Lunes 10 de abril de 2017
0

River tenía una posesión del balón por encima del 73%, aunque la claridad era aportada sólo por un Nacho Fernández que siempre tuvo a mano una pared para el compañero más cercano y, así, intentar vulnerar la cerrada defensa de Quilmes. Hasta que apareció Gallardo, el DT que rápidamente observa y descubre dónde está el problema.

Marcelo Gallardo
Marcelo Gallardo. Foto: FotoBAIRES

Así fue como, a los 25 minutos del segundo tiempo, dispuso el ingreso de Rodrigo Mora por Casco, pasando River del esquema 4-4-2 a pararse 3-3-1-3 con Batalla; Maidana, Ponzio (como líbero por delante) y Martínez Quarta; Moreira, Rojas y Pity Martínez; Nacho Fernández; Mora, Alario y Driussi. Al minuto, el uruguayo que varias veces supo jugar de “falso 8” con Gallardo, presionó a un defensor desde la posición de wing derecho, desbordó y tiró el centro pasado que Driussi bajó de cabeza para la arremetida de Alario. El tridente volvió a participar en idéntica escala de aparición para el contraataque del 2-0: Arranque de Mora y asistencia de Driussi para la definición de categoría de Alario. Ahora bien: más allá del resultado conseguido, ¿qué buscó con el cambio? Sumarle otra preocupación ofensiva a los defensores de Quilmes y que su presencia incluso libere en parte a Driussi, Alario, Nacho Fernández o Pity. River se hizo ancho y lo logró.

No es la primera vez que Gallardo acierta en una modificación que luego le cambia la ecuación al partido. El fin de semana pasado, con el encuentro igualado 1-1 con Godoy Cruz, en Mendoza, sorprendió sacando a los dos delanteros –en este caso Alario y Driussi– a los 27 minutos del segundo tiempo y les dio curso a Mora y Alonso. Desde el análisis frío, parecía que no arriesgaba de más, que la placa ofrecía la información de puntas por puntas. Pero no siempre es necesario sacar un defensor y poner un atacante para conseguir un funcionamiento más ofensivo. Muchas veces, las variables están desde las características. Y de un córner de Pity Martínez al primer palo llegó el cabezazo cruzado y ganador de Mora.

Otro ejemplo se vio cuando el DT hizo debutar a Tabaré Viudez ante Guaraní, por la Copa Libertadores 2015, y el uruguayo (11 minutos después de ingresar por Pity Martínez) asistió a Alario para el 1-1 de la clasificación. En 2014, se recuerda la movida de Gallardo de poner a Pezzella como tercer N° 9 ante Boca, en un Monumental dominado por el diluvio, para buscar por arriba el empate. Llegó el envío largo de Funes Mori, el primer cabezazo de Pezzella y la arremetida goleadora (tras el rebote de Orion) para el 1-1. Algunos ejemplos de un DT con más que buen ojo para buscar soluciones durante un partido.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas