Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A dos años de la muerte de su hija tras la feroz golpiza de su novio, aún llora por Justicia

Suhene Carvalhaes Muñoz, de 28 años, estaba en pareja con Damián Loketek; su mamá denuncia que el presunto asesino quedó en libertad por las fallas del sistema

Viernes 28 de abril de 2017 • 23:44
SEGUIR
LA NACION
Suhene Carvalhaes Muñoz murió el 16 de marzo de 2015
Suhene Carvalhaes Muñoz murió el 16 de marzo de 2015. Foto: Archivo

Suhene Carvalhaes Muñoz (28) estaba de novia con Damián Loketek y soñaba con casarse en diciembre hasta que, en la noche del viernes 18 de julio de 2014, su realidad se convirtió en una pesadilla. La pareja había salido a festejar sus primeros dos años juntos pero todo terminó en tragedia cuando, según contó Catarina -la madre de la joven-, Damián le pegó a su hija hasta dejarla inconsciente.

Casi ocho meses después, este femicidio en cámara lenta llevó al peor final y Suhene murió. Una más.

Desde entonces, ella llora.

Un camino solitario y cuesta arriba

Esa noche los vecinos escucharon gritos hasta que el silencio se apoderó de la escena. "Acudieron en el momento sino la terminaba de matar porque estaba totalmente desquiciado", explicó Catarina y agregó que Suhene llegó a decirle que en esa pelea "él me quería matar... le pedía por favor que pare y no paraba".

Este femicidio en cámara lenta llevó al peor final y Suhene murió. Una más.
Este femicidio en cámara lenta llevó al peor final y Suhene murió. Una más.. Foto: Facebook

Finalmente, llegaron dos policías a rescatarla; o al menos eso era lo que esperaba la joven de 28 años. "Ella vio cuando él le daba plata en la mano a los policías, los coimeó delante de mi hija", dijo indignada Catarina a LA NACION. Ya no cree en nada.

"Mi hija pedía ayuda, decía que tenía que ir a la comisaria a hacer la denuncia y ellos se negaron, la dejaron sola con él; así que salió con las fuerzas que tenía y fue caminando hasta la comisaria 33 con él empujándola y gritándole que no vaya porque no le iban a tomar la denuncia", recordó la madre. Catarina pidió a la fiscalía las imágenes de las cámaras de seguridad para mostrar ante la Justicia cómo había sido el calvario de su hija durante ese trayecto pero no hubo caso: "Belgrano tiene cámaras por todos lados, incluso hay en el edificio de ellos pero no había nada. Nadie vio nada. La misma policía manipula todo. No sé qué trato hay entre ellos pero es todo una falsedad, una vergüenza".

Presa de su propio dolor

La causa fue caratulada como lesiones recíprocas porque Suhene lo había mordido para salvarse
La causa fue caratulada como lesiones recíprocas porque Suhene lo había mordido para salvarse. Foto: Facebook

La angustia siguió. Catarina explicó que cuando llegó a la comisaría a acompañar a su hija la encontró encerrada dentro de una celda y, a su agresor, desayunando afuera con su familia. Él, libre y ella, presa en medio de su dolor.

"Suhene estaba toda lastimada, llena de hematomas, con la boca y los ojos heridos. Me la puse a upa, tenía mucho frío así que su hermano le puso el saco. Me decía 'mamá me quiero ir, me duele todo, me duele mucho la cabeza', pero los policías no nos dejaban, decían que si salíamos de ahí no había denuncia".

De acuerdo a su testimonio estaba todo tan manipulado que caratularon la causa como "lesiones recíprocas" porque Suhene lo había mordido para salvarse. Ella, por su parte, tenía trombosis, hidrocefalia (porque -según atestiguó Catarina- perdió oxigeno cuando la intentó ahorcar) y un desvío en el ojo derecho.

Suhene fue al FLENI, al Adventista, a la Sagrada Familia hasta que, finalmente, fue internada en el Hospital Alemán. "No quieren tener una víctima de golpe porque saben que van a ir los periodistas, la policía, la familia, no quieren nada de eso entonces decían que no tenía nada", denunció. Cada consulta era tiempo perdido y la vida de Suhene corría contrareloj.

Una promesa de justicia que no fue

"La jueza dice que hubo mala praxis, negligencia y abandono de persona. Sí, pudo haber pasado todo esto pero ¿quién la llevó a eso? ¿los médicos la golpearon o fue Damián?", explicó Catarina
"La jueza dice que hubo mala praxis, negligencia y abandono de persona. Sí, pudo haber pasado todo esto pero ¿quién la llevó a eso? ¿los médicos la golpearon o fue Damián?", explicó Catarina. Foto: Facebook

"La jueza dice que hubo mala praxis, negligencia y abandono de persona. Sí, pudo haber pasado todo esto pero ¿quién la llevó a eso? ¿los médicos la golpearon o fue Damián?", preguntó Catarina, quien reconoce que el descuido de los médicos contribuyó a agravar el estado de su hija pero argumentó que independientemente de eso Damián debería tener una condena: "Me falta un pedazo mío y la justicia no hace nada. Yo sé que hubo negligencia pero eso no cubre lo que hizo él, son dos juicios distintos". Él sigue libre y sin pena.

Catarina contó que apeló al Consulado de Brasil -dado que ella es brasileña- cuando entendió que, para que tomen su reclamo, necesitaba elevar su causa a un mayor nivel. Por eso, se reunió con la jueza junto al vice cónsul. Tal como contó la madre a LA NACION, en ese encuentro ella le confesó: "Yo sé que es culpable pero también hubo abandono de persona y mala praxis" y le prometió que se iba a ocupar ese mismo día de hacer una restricción para que el ex novio de su hija no saliera del país y para embargarle los bienes. "Me agarró de las manos con lágrimas en los ojos y me dijo: 'yo soy mamá como vos, yo sé lo que estas pasando, quedate tranquila que se va a hacer justicia, yo sé que es culpable pero necesito saber si hubo negligencia de parte de los médicos'".

"Salí de ahí convencida de que ella iba a hacer justicia", recordó Catarina pero, a continuación contó que Damián se fue por un año a Israel con su familia sin ninguna restricción y vendió un departamento en Caballito. Ahora, la junta médica que analizó el caso dijo que lo que sucedió con Suhene "probablemente fue porque tomaba anticonceptivos y porque quizás tenía una enfermedad previa".

El miedo a que se repita la historia

Durante los ochos meses que padeció entre enfermeras, medicamentos y llantos, Suhene dio su testimonio de dolor y puso en palabras los miedos que había callado
Durante los ochos meses que padeció entre enfermeras, medicamentos y llantos, Suhene dio su testimonio de dolor y puso en palabras los miedos que había callado. Foto: Facebook

Durante los ochos meses que padeció entre enfermeras, medicamentos y llantos, Suhene dio su testimonio de dolor y puso en palabras los miedos que había callado. Tal como relató Catarina, Damián le había dicho a Suhene que si ella lo dejaba él "se iba a descargar con su sobrina" de dos años.

"Antes de entrar en coma me decía que me fuera a cuidar a mi nieta porque él estaba loco", recordó Catarina. Y agregó: "Es como un instinto de las mujeres cuidar a los demás. Pienso en esto y pienso que es un monstruo, un psicópata que amenaza a toda mi familia. Hoy no tengo tranquilidad, tengo miedo que aparezca y lastime a otra persona. Si golpeó a mi hija que decía que la amaba puede golpear a cualquiera".

Ese es el mayor temor de Catarina hoy: que haya otra Suhene que sufra. "Le dije eso a la jueza: 'si usted no lo mete en la cárcel y él lastima a otra persona yo me voy a sentir culpable'. No puede estar libre en la sociedad, los psicópatas no tienen cura. No lo quieren meter preso, métanlo en un manicomio. Los psicópatas no sienten piedad, arrepentimiento o tristeza por el otro".

Durante toda la entrevista Catarina tenía los ojos empañados pero rompió en llanto al decir que quería a Damián como a un hijo y que le daba lástima saber por todo lo que había pasado, refiriéndose a la falta de contención familiar con la que se había criado: "Me duele saber que va a tener que sufrir una cárcel, que no pudo aprovechar lo mejor de ella y que ya no pueda ser parte de nuestra familia para estar mejor y desapegarse del sufrimiento. Está perdido y eso me entristece mucho."

El día que se encontraron ambas familias en la comisaría, Catarina se acercó a la madre de Damián y la culpó "por no haberlo educado para vivir en paz en una sociedad: lo protegía y tapaba sus errores en vez de retarlo y aconsejarlo".

Catarina agregó: "Yo no soy quién para perdonar a nadie. Adentro mío existe un sentimiento bueno hacia él, no tengo rabia u odio sino que me da lástima porque él merecía algo mejor y me duele la falta que me hace mi hija. Por más que él vaya preso ella no va a volver por eso no quiero venganza, quiero justicia".

Hoy en cada marcha se alza una foto de Suhene y sus familiares y seres queridos caminan las calles de Buenos Aires para que no hayan más mujeres que, como ella, mueran por culpa de la violencia de género.

En esta nota:
Te puede interesar