Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué hacer cuando las peleas en Facebook hieren sensibilidades: ¿moderar o dejar ser?

Internet puede tener millones de voces y el vale todo hace que muchos no salgan ilesos; en esta entrega del consultorio digital, consuelo ayuda a una moderadora conflictuada


SEGUIR
Consuelo
Lunes 10 de abril de 2017 • 17:58
Foto: Shutterstock
0

Consuelo:

Administro un grupo de Facebook muy numeroso. Es el grupo de mi barrio. Algo que empezó cuando hice mi cuenta de Facebook, para compartir cosas con mis amigos, y se me fue de las manos. Intento que sea un grupo plural pero es muy difícil no sesgar la mirada. Conozco a muchas personas (en la vida real) que participan y no manejo bien la incomodidad cuando hay cruces virtuales entre ellas. Mi mayor dilema es cómo ser una moderadora justa y responsable. Como las reglas del grupo son bastante laxas y en general se permiten todo tipo de publicaciones, hay una sola premisa que es la de no agredir. Pero eso no deja de ser un gris. Muchas veces alguien no insulta directamente pero ofende, y las respuestas sí son insultos: una forma de reaccionar ante determinadas (y obvias) provocaciones. En algunos casos hay gente que termina agrediendo fuertemente pero es gente que conozco en persona e incluso aprecio/quiero y eso lo dificulta más. ¿No debería ser más objetiva? O más bien, ¿cómo no tomar postura si se trata de temáticas que a mí también podrían afectarme?

La administradora conflictuada, 33

Querida Conflictuada:

No sé qué tan "early adopter" de internet sos, pero tal vez recuerdes la época de gloria de los foros: en esos años, justo antes de la explosión de las redes sociales que los reemplazaron, los administradores (les decíamos "moderadores") eran los guardianes de internet, más que los guardianes, los reyes. Había muchos estilos de liderazgo: estaba el estricto que ante la menor duda borraba todo, y se sabía que en sus threads no había tu tía. Estaba el laissez-faire, que dejaba que los foreutas se mataran entre ellos y solo intervenía cuando la turba iracunda empezaba a mandarle mensajes privados. Estaban los cuidadosos, que participaban seguido pero en vez de borrar los mensajes sin avisar mandaban advertencias o recordaban cada tanto las reglas de intervención. En fin, de todo había, y creo que los grupos de Facebook (que ya casi también están por quedar viejos frente a los de WhatsApp que, como signo de la nueva época, no tienen moderador) se parecen bastante.

Creo que lo que tenés que hacer es elegir un estilo, explicitarlo lo más posible en las reglas del grupo (por ejemplo, explicar que agredir es "usar malas palabras" o "ataques a la persona de otro usuario en lugar de a sus ideas", aunque te parezca redundante) y sostenerlo. La virtud más importante de un moderador es la coherencia: uno puede ser muy rígido o muy liberal, pero lo que no puede ser es arbitrario. Que nadie te pueda decir "pero Fulanito hizo lo mismo que yo y no lo suspendiste". Y también, aceptar que sos falible: si te señalan que no fuiste equitativa y tienen razón, pedir disculpas y reparar. Y último tip: no te involucres emocionalmente. A los moderadores siempre se los insulta y se los molesta: es un rol, no te lo tomes personal (como hacemos las que escribimos con los comentarios en las notas). Cuando te esté por afectar acordate que se lo harían a cualquiera, que no es con vos. Y que son adultos: si se terminan peleando entre ellos, no es responsabilidad tuya.

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas