Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por qué Boca está ante una ventana clave que lo puede encaminar al título

Entre los tres rivales que pasaron y los tres que se le vienen, disputará partidos ante equipos ubicados por debajo de la mitad de la tabla

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 11 de abril de 2017
Guillermo Barros Schelotto charla con el plantel que disfruta el liderazgo
Guillermo Barros Schelotto charla con el plantel que disfruta el liderazgo. Foto: Prensa Boca
0

Desde la visita a San Juan, hace 15 días, a Boca se le abrió una ventana interesante para allanar el camino al título: seis partidos seguidos ante rivales que se ubican muy lejos de los primeros puestos y sin los argumentos que exhibe el xeneize desde hace 12 jornadas, en las que cosechó 31 de los 36 puntos en disputa (diez victorias, un empate y una derrota), sin que el largo receso de verano ni la partida de Carlos Tevez ni la lesión de Fernando Gago, el nuevo capitán, lo hayan afectado en la meta trazada.

El año había comenzado con un objetivo que le resulta ineludible: volver a ser campeón del fútbol argentino. Sin competencia internacional, todos los recursos están puestos en dar la vuelta olímpica en junio. Y atraviesa, hasta aquí satisfactoriamente, una serie que lo muestra perfilarse a conseguir ese objetivo. Después de haber despedido 2016 en el primer lugar, se mantiene en esa posición tras la victoria 2-0 ante Banfield en la reanudación, a pesar del tropiezo frente a Talleres (2-1), en la Bombonera, y gracias a la posterior recuperación con tres triunfos seguidos: 2-1 contra San Martín, 1-0 ante Defensa y Justicia y 3-1 a Vélez.

El partido de hace dos domingos en el Estadio Bicentenario marcó el inicio de una seguidilla de encuentros que Boca afronta con un marcado favoritismo: se mide consecutivamente ante seis equipos ubicados por debajo de la mitad de la tabla. Después de haber derrotado con autoridad a San Martín (28°), con dificultad a Defensa y Justicia (23°) y con jerarquía a Vélez (26°), ahora verá llegar a Patronato (16°) a la Bombonera, irá a Rafaela para medirse con Atlético (18° y último en la tabla de los promedios) y será local ante el conjunto de peor desempeño en el torneo: Arsenal (30°).

Ante este fixture amigable, los imponderables pusieron un obstáculo con la lesión de Gago. El capitán es indispensable en la concepción de juego de los Mellizos y por ascendencia sobre el grupo. Pero así están dadas las cosas. El desgarro en el recto anterior de la pierna derecha dejó al Nº 5 afuera por al menos tres partidos. La dificultad se hizo todavía mayor cuando Sebastián Pérez, su reemplazante natural, sólo estuvo un encuentro, ante Defensa y Justicia, y luego se rompió los ligamentos cruzados de su rodilla izquierda. Frente a ese panorama, Wilmar Barrios, jugador de otras características, más vinculado a la recuperación y el posicionamiento con los centrales, apareció en el centro del medio campo ante Vélez. La opción por el colombiano primó ante la idea de correr a Rodrigo Bentancur al centro (una posición en la que se destacó con el seleccionado uruguayo en el reciente Sudamericano Sub 20 realizado en Ecuador). El juvenil vendido a Junventus, de Italia, se mantuvo en su lugar, al igual que Pablo Pérez, erigido ahora como el patrón de la línea de volantes con juego, actitud y presencia.

¿Cuál será el transitar de los perseguidores de Boca durante este tramo? En el mismo período que el club de la Ribera buscará recolectar una suma de puntos que blinden su liderazgo, Newell's (segundo, a cinco puntos) se medirá con Estudiantes (tercero, con un punto menos que el conjunto rosarino), Aldosivi -que arrastraba un invicto de siete partidos y sólo cuatro goles recibidos en nueve juegos, y en las últimas dos jornadas echó todo por la borda, con un 0-1 ante Temperley y un 1-4 contra Estudiantes- y Huracán.

San Lorenzo, a seis puntos de la cima, será visitante ante dos equipos ubicados sobre el meridiano de la tabla, Atlético Tucumán (15°) y Gimnasia (9°) y a uno que está en zona de descenso, Temperley. Aunque simultáneamente a estos encuentros, el elenco dirigido por el uruguayo Diego Aguirre deberá resolver su incómoda situación en el Grupo 4 de la Copa Libertadores, en el que debutó con una categórica derrota 4-0 en su visita a Flamengo y luego cayó de local 1-0 ante Atlético Paranaense. Sin puntos ni goles a favor, el Ciclón afronta el desafío de sumar las victorias que lo clasifiquen a los octavos de final del torneo continental.

Con el amplio paréntesis del receso estival, el equipo de los Barros Schelotto consiguió cinco triunfos consecutivos cuando entre la 11° y 15° fecha derrotó a San Lorenzo, Racing, River, Colón y Banfield. Si ahora logra superar esa racha en estos seis partidos, entonces podría conseguir una importante ventaja cuando queden por delante ocho jornadas.

Boca se abstrae de hacer cálculos con puntos que todavía no tiene, sobre todo por la paridad que caracteriza al fútbol argentino. Pero también sabe que está ante una serie que puede ser clave para encaminarse definitivamente al 25° campeonato local de su historia en el profesionalismo. No la quiere dejar pasar; y, hasta acá, ratifica el envión con las victorias que encadena.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas