Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un proyecto colaborativo global con presencia argentina

Martes 11 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION

Todo comenzó en Munich. Dos colegas del diario Süddeutsche Zeitung, Bastian Obermayer y Frederik Obermaier, accedieron a la información interna sobre uno de los estudios jurídicos más grandes del mundo cuando de paraísos fiscales se trata: Mossack Fonseca.

Sin embargo, lejos de analizar y publicar solos ese verdadero tesoro, los alemanes contactaron al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) -una suerte de club cerrado de reporteros al que sólo se accede por invitación-. Plantearon desarrollar un proyecto colaborativo global.

Un proyecto colaborativo global con presencia argentina
Un proyecto colaborativo global con presencia argentina. Foto: Archivo

Así fue como recibí la primera alerta sobre el proyecto en ciernes. Fue a las 18.03 del viernes 8 de mayo de 2015. Desde Bruselas, la número dos de ICIJ, Marina Walker, me anunció: "Tengo algo con ángulo argentino fuerte. Mucho más que en cualquier otra historia reciente. En unas dos semanas te podré contar". Pocos días después llegó la convocatoria. Había que viajar a Washington, sede de ICIJ. Y se acordó convocar a otra colega argentina, Mariel Fitz Patrick, que resultó un motor del proyecto junto a dos colegas de la Redacción de LA NACIÓN: Maia Jastreblansky e Iván Ruiz.

Ese encuentro en Washington fue entre el 30 de junio y el 1° de julio y, dado que se sabía que sería una reunión más técnica, desde LA NACIÓN voló Ricardo Brom, miembro decisivo de LN Data. Ya contábamos con 1,5 terabytes de información y resultaría mucho más: 11,5 millones de documentos. Es decir, 46 veces más que WikiLeaks. Una enormidad.

Con el análisis del material aún en pañales, se convocó a otro cónclave. Fue en Munich, el 8 y 9 de septiembre. Allí se definió postergar la difusión hasta el 7 de marzo porque la fuente seguía aportando material, en diciembre no recibiría la atención suficiente por las Fiestas y enero era período de vacaciones en el hemisferio sur.

El problema es que el flujo de información parecía no terminar más. La fuente aportaba más y más. Por lo que la fecha de publicación debió postergarse otra vez. Pasó al 3 de abril de 2016. Entonces sí, aquel domingo, casi 400 periodistas de 109 medios de todo el mundo comenzamos a difundir el material.

Te puede interesar