Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La primera fase del proceso de inversión: la bursátil

Orlando J. Ferreres

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 12 de abril de 2017 • 00:56
0

En estos días se habla mucho acerca de si vienen o no las inversiones. Es fundamental clarificar bien de cuáles inversiones estamos hablando. No es lo mismo la inversión en acciones, o en bonos, o en fusiones y adquisiciones o en nuevos proyectos de forma masiva.

Una inversión espectacular es la que hemos visto en acciones, que subió cerca de 80 % en dólares desde el último mes en que empezó dado que no requiere autorización previa y es fácil de realizar. Este proceso se inició aún antes de que terminara el gobierno anterior, con la expectativa de que podría verificarse un resultado favorable a los mercados. Fue una inversión, al principio, de posicionamiento y después sí se convirtió en una verdadera inversión.

Si bien no todas las acciones que componen el Merval son las mismas a lo largo del tiempo, lo mejor para ver la inversión en acciones es observarla en dólares, es decir, el valor del Merval en pesos dividido por el tipo de cambio libre.

Aquí podemos apreciar que durante la hiperinflación de R. Alfonsín este índice bajó al nivel más bajo conocido que fue de 100, pero se recuperó considerablemente con el lanzamiento del programa económico y político de 1989. Aunque después del aumento de 40 % en los salarios y ya en plena estabilidad hubo que reordenar las cifras macroeconómicas y dicho índice bajó nuevamente.

Posteriormente, con el agregado de la convertibilidad, fue mejorando el Merval en dólares con las oscilaciones típicas de este mercado que siempre ha sido muy sensible a las expectativas de los agentes económicos-financieros.

Podemos apreciar que las cifras de 1989 no se repitieron, salvo con la expropiación del ahorro de 1990 ordenada por Erman Gonzales y la de Remes Lenicov de 2002, ambas canjeadas por un bono estatal a 10 años, en este último caso finalmente fue el Boden 2012.

La caída más espectacular fue la de E. Duhalde quien quiso pesificar y pesificó todo el sistema financiero argentino y se quedó con todo el ahorro líquido del país por un período de 10 años, con el Boden 2012. Fue un verdadero desastre para los antecedentes del país, aunque ya la Argentina había pasado por tantos errores que quizás él creyó que esas tremendas exageraciones se podrían olvidar, aunque no fue así.

Durante el gobierno anterior, mejoró mucho la inversión en acciones, aunque presentó grandes oscilaciones, como las correspondientes a la crisis de 2007/8 y años siguientes.

¿Qué pasó con la llegada de Mauricio Macri al poder? Fue algo muy bueno, e inclusive el aumento del Merval en dólares se inició antes de que él asumiera, como hemos dicho, como expectativa favorable de los mercados financieros globales. ¿Cuánto subió el Merval en dólares desde el último arranque? Alrededor de 80% en esa moneda, que es un número espectacular.

Ahora es cierto que estamos en índices muy altos del Merval en dólares, aunque podrían mantenerse en ese nivel e incluso crecer.

Posteriormente al cierre del default, se inició una etapa de gran interés en los bonos soberanos y en los de las provincias. Esto puede durar un tiempo limitado y después va a requerir un ajuste de la situación fiscal. Falta que se inicie la inversión en fusiones y adquisiciones de una manera masiva, para poder desarrollar bien esta variable, aunque ya es notorio el incremento que está adquiriendo este mercado.

Por otro lado, ya hay sectores que están recibiendo inversiones relativamente importantes como las que ocurren en Vaca Muerta, con los yacimientos no convencionales de hidrocarburos, aunque distan mucho de ser inversiones fuertes. Cuando las otras fases lleguen a su punto culminante, si se va a iniciar le etapa de inversión verdaderamente dominante, debería llegar al 30 % del PIB, como ocurre actualmente en más de 30 países.

Nuestro análisis de la inversión en acciones es satisfactorio y lo mismo podemos decir de la inversión en bonos estatales que ha llegado a un muy buen nivel.

Para completar el análisis bursátil, el promedio del precio del Merval en dólares es de 519, un índice que está bastante más bajo que el valor del mercado para dicho índice. La gran cuestión está en ver qué tendencia tomará desde ahora en adelante este índice. Es un indicador clave de la confianza en el gobierno por parte de los agentes económicos que seguramente se reforzará con los resultados políticos de las elecciones de octubre de 2017.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas