Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El acuerdo ayuda, pero no alcanza

SEGUIR
LA NACION
Sábado 15 de abril de 2017
0

El sector mantiene el optimismo que generó el efecto blanqueo y la ola de créditos hipotecarios a la que también se están subiendo los bancos privados. El acuerdo federal para la construcción de 100.000 viviendas con el que se busca reducir el déficit habitacional, reactivar el sector y crear 100.000 puestos de trabajo impulsado por el Gobierno fue una señal clave.

En la industria están convencidos que la iniciativa destrabará la construcción de viviendas para quienes no accedían al techo propio. "Los nuevos proyectos tomarán en cuenta la disponibilidad de crédito y ajustarán su oferta a un mercado largamente desatendido, como es la vivienda para la clase media", relata Gustavo Llambías, fundador de la desarrolladora Real Estate Developer (RED), quien está convencido que se desarrollarán ciudades y barrios que no crecieron durante años en un mercado sesgado a la demanda de emprendimientos de alta gama. "El acuerdo representa un esfuerzo serio y una vocación firme dirigida a la satisfacción de una necesidad básica y a la reactivación de un sector con gran poder multiplicador", agrega Miguel Camps, presidente de la Asociación Empresarios de la Vivienda ( AEV), que firmó el acuerdo y participó de las reuniones de la mesa de diálogo sectorial. Con la visión del vaso medio lleno, también es necesario plantear la mitad vacía para entender por que no alcanza con el acuerdo sectorial para lograr que el sector salga de los peores años de su historia. "Si bien se trata de un plan que intenta generar incentivos, derribar barreras de distinta índole y alinear esfuerzos en forma eficiente, dependerá de la concurrencia de diferentes factores para desembocar en resultados concretos", analiza Camps. Se refiere en concreto a la necesidad de una baja en la inflación - que según datos del Indec cerró 6,2 por ciento en el primer trimestre del año - y en la vocación de los bancos de sacar el foco de otros negocios para apuntar su mira en el largo plazo del crédito hipotecario.

El empresario también se refirió a la reforma tributaria que saldría en 2018 y que pondera la eliminación "varias distorsiones de larga data" y la generación de incentivos acotados en los próximos tres años. Otro punto clave es que las distintas jurisdicciones provinciales y municipales reduzcan el impuesto a los ingresos brutos y sellos entre otras tasas. Además de la necesidad de hacer más eficientes y rápidas las tramitaciones, fundamental para la implementación del crédito puente, que es el que le prestan los bancos a los desarrolladores y que se pueden transferir a los compradores. Sin este impulso, no habrá nuevos metros para quienes califiquen en los préstamos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas