Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo hizo Fabra para torcerle el brazo a los Barros Schelotto

Los Mellizos suelen desconfiar de la concentración del lateral izquierdo y creen que se relaja demasiado, pero el colombiano le sacó un amplio margen de ventaja a Jonathan Silva y se afianza como Nº 3 titular de Boca

Miércoles 12 de abril de 2017 • 23:59
Guillermo y Fabra. El colombiano se afianza como el Nº 3 titular de Boca
Guillermo y Fabra. El colombiano se afianza como el Nº 3 titular de Boca.
0

Hubo un tiempo en el Boca de los Mellizos en el que las competencias por puestos eran durísimas. El día a día en el predio Pedro Pompilio supo ser el juez que determinaba quiénes jugaban los partidos y quiénes los veían desde afuera. Todo, a un ritmo vertiginoso, como la idea futbolística de los Barros Schelotto . No fue casualidad que, más allá de ciertas circunstancias negativas (sanciones o lesiones), haya tenido que presentar de manera consecutiva 42 formaciones diferentes durante el año pasado.

Aún muchos de esos sanos duelos entre compañeros persisten. Pero hay otros que de a poco van perdiendo la esencia. Uno de ellos lo protagoniza Frank Fabra , que le empezó a ganar más terreno de lo habitual a Jonathan Silva, a pesar de la incomodidad que le genera al cuerpo técnico su excesiva confianza, su falta de concentración y su forma de ser, por momentos displicente

¿Por qué hoy Fabra es más que Silva?

El lateral colombiano tiene un problema que a Guillermo y Gustavo Barros Schelotto los mantienen permanentemente en alerta: consideran que cuando siente que tiene el puesto ganado se relaja demasiado, lo que deriva en errores conceptuales totalmente evitables. Un ejemplo de aquello fue su displicencia para dar un pase con el pecho en un lugar inapropiado que terminó con el tanto que Independiente del Valle, de Ecuador, le convirtió al xeneize para derrotarlo en la primera semifinal de la Copa Libertadores 2016 jugada en Quito. Aquel momento parecía hundir al ex hombre del Independiente Medellín tras la calentura de Guillermo, que hizo ademanes y le gritó en ese instante: "¡Sacala a la mierda! ¡Sacala a la mierda!". Sin embargo, esa disputa diaria por el lugar lo colocó de nuevo inmediatamente entre los principales protagonistas.

El reto de Guillermo a Fabra ante Independiente del Valle

Por eso, la paridad entre los zurdos durante el transcurso del 2016 fue intensa y ninguno pudo consolidarse: fue la competencia más pareja del plantel y ambos terminaron cerca de jugar la misma cantidad de encuentros con la camiseta de Boca. No por grandes méritos, sino más bien porque ambos presentaron en cada partido falencias defensivas y, en efecto, la necesidad de alternar fue continua. Sin embargo, hoy uno de los dos está con mucha firmeza entre los titulares. Gran parte tiene que ver la racha positiva que cosechó el equipo de los Mellizos en el último tramo del año pasado y el inicio de 2017 se convierta en el apoderado del sector izquierdo: la goleada a Temperley (4-0, en la 8va fecha) fue el punto de partida para la posterior conquista de la cima del campeonato (desde ahí, 9 victorias, un empate y una derrota) y para la consolidación del colombiano como titular.


Fabra participó activamente de 12 de los 62 goles que anotó Boca mientras él estuvo en la cancha durante el ciclo de los Barros Schelotto
Compartilo

El gol de Fabra ante Belgrano, y su bailecito

Es que la ventaja que le saca a Silva es mínima, pero a la vez muy importante. El pulso lo marca sólo una virtud de su juego que en su competidor no se destaca: su capacidad para marcar es tan escasa como la de su compañero, pero sí tiene mucho criterio para atacar por toda la franja izquierda, entender a la perfección la elaboración de los desdobles y ejecutar centros letales, a la velocidad solicitada por la dupla técnica. Tan es así que Fabra participó activamente de 12 de los 62 goles que anotó Boca mientras él estuvo en cancha durante el ciclo de los Barros Schelotto, 3 de ellos con firma propia en la red. La última gran maniobra fue ante Banfield, para volver al ruedo en el campeonato con una victoria necesaria y para que Darío Benedetto afirme su capacidad goleadora para ser el Nº 9 de los Mellizos.

Fabra en acción. Al colombiano le elogian su presencia ofensiva
Fabra en acción. Al colombiano le elogian su presencia ofensiva.

Si hay un por qué de la situación en descenso de Jonathan Silva, la clave la tiene el mismo jugador. Fue su pelea a golpes de puño con Juan Insaurralde, en plena práctica, lo que ocasionó que la competencia por el puesto se desvirtuara. Justamente, Silva era uno de los que más consideración tenía: cuando su préstamo finalizaba a mediados de 2016, el cuerpo técnico exigió que el vínculo se renueve un año más, aún cuando fue Rodolfo Arruabarrena quien lo trajo a la institución de la Ribera. Por eso, fue un pecado perderse dos amistosos de verano (ante Tigre y Colón) por la mínima suspensión deportiva que impuso la dirigencia: se privó de forzar la disputa para ganarse el lugar.

Lo cierto es que otros números estadísticos pueden confundir: los laterales tienen casi la misma cantidad de partidos jugados como titulares, pero hay una pauta que marca claramente de qué lado tuvo mayor peso la balanza durante este primer año de los hermanos Barros Schelotto en Boca. Muchas veces, el hombre que pertenece al Sporting de Lisboa, de Portugal, fue parte del primer equipo en compromisos donde Guillermo jugó con un equipo alternativo y lleno de juveniles (cuando el xeneize peleaba la Copa Libertadores) o en aquellos encuentros oficiales o amistosos en los que el colombiano estaba citado a su selección. ¿Conclusión? Pese a sus etapas de relajación, Fabra siempre fue considerado más titular que cualquier otro.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas