Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Preocupado, el BCRA mira la inflación núcleo y suma críticas de los analistas

En marzo, el índice que excluye precios regulados y estacionales fue muy alto; según expertos, el BCRA exageró su reacción; ayer, Sturzenegger se defendió

Sábado 15 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Preocupado, el BCRA mira la inflación núcleo y suma críticas de los analistas
Preocupado, el BCRA mira la inflación núcleo y suma críticas de los analistas. Foto: Archivo

Al mismo tiempo que la economía empieza a dar señales de querer recuperarse, la inflación reaparece y vuelve a quitarle aliento. Fuentes del Gobierno admiten que no fue tanto el índice de precios al consumidor (IPC) de marzo lo que los sorprendió -dio 2,4%-, sino el salto de la "inflación núcleo", que es aquella que no contempla los movimientos de los precios regulados (como las tarifas) ni los estacionales, y que en el tercer mes del año avanzó en un 1,8%, cuando venía antes más cerca del 1,3 por ciento.

"La inflación núcleo es la explicación de por qué Federico [Sturzenegger, el presidente del Banco Central] decidió endurecer la política monetaria", evaluó una fuente del gabinete económico, que pidió no ser identificada. "Está mandando un mensaje como para que nadie crea que estamos aflojando en la meta de inflación. Tal vez quiere endurecer este trimestre y después ir bajando las tasas, como hizo el año pasado", dijo.

Preocupado, el BCRA mira la inflación núcleo y suma críticas de los analistas
Preocupado, el BCRA mira la inflación núcleo y suma críticas de los analistas. Foto: Archivo

Sturzenegger usó ayer Twitter para justificar su decisión de política monetaria. "Es sorprendente la cantidad de defensores que tiene la inflación en nuestro país. Por ello es bueno recordar los beneficios de bajarla", escribió ayer en la red social, y remitió a un artículo de otro economista, Martín Tetaz, en el que enumera las "12 consecuencias nefastas de la inflación".

En el Gobierno confían en que, ahora que está prácticamente finalizado el ajuste de tarifas para el año, la inflación mensual, inclusive la núcleo, comience a moderarse. Y aunque la decisión de Sturzenegger de subir esta semana su tasa de interés de referencia en 1,5 puntos porcentuales, al 26,25% anual, generó críticas internas en el Gabinete, públicamente todos los ministros salieron a respaldarla. Lo hizo primero el titular de Hacienda, Nicolás Dujovne, y luego, ayer, el jefe de Gabinete, Marcos Peña. "Vamos en buen camino para derrotar a la inflación", dijo desde Pinamar. "Estamos convencidos de que vamos a estar en torno a la meta que ha planteado el Banco Central, y lo más importante es que esa baja va a continuar el año próximo", afirmó.

Pero la mayoría de los economistas coinciden en que el BCRA podría estar sobrerreaccionando, lo que podría resultar letal para la actividad económica.

Fernando Navajas, economista jefe de FIEL, viene estudiando el impacto de los movimientos en los precios regulados sobre la inflación núcleo. Siempre, dice, hay una gran cantidad de precios de la economía que reaccionan a los movimientos en los precios regulados. "La [inflación] core [o núcleo] se contamina con las tarifas, pero lo que encontré es que es una contaminación transitoria. Por eso el Banco Central debería moverse muy despacio", advierte Navajas. "Entiendo que la postura del Central es una que privilegia demasiado el señalamiento, esto es, hacer cosas para dar señales, pero desde el punto de vista estructural debería haberse quedado más quieto", opinó.

Amilcar Collante, economista de Cesur, suscribe la misma teoría. Para él, al igual que para Navajas, está quedando en evidencia una falta de coordinación entre la política tarifaria y la del Banco Central. "El Central se fijó una meta muy ambiciosa de inflación [de entre el 12 y 17% anual para este 2017], casi incumplible, y, además, sin coordinación con la política tarifaria. Debería haber mayor conocimiento de antemano de cuáles van a ser los meses en los que los ajustes de precios regulados van a pegar", apuntó.

Aun con un BCRA que parece dispuesto a jugar a fondo con tal de cumplir su meta, la mayoría de los economistas cree que no podrá este año alcanzar su objetivo. El Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza la entidad arroja que el promedio del mercado prevé que la inflación será este año cercana al 21,3 por ciento.

"Nadie pensaba que una inflación del 17% era posible; sólo un capricho del Central. Si el BCRA cumple su pauta es a costa de una economia sin crecimiento", sentencia Mariano Lamothe, director de Abeceb.

Para Lamothe, "preocupa la reacción del Central porque la inflación alta va a seguir estando, con fuertes pujas distributivas, y vamos a ver en la mitad del año a las empresas queriendo recomponer sus márgenes. Con lo cual el riesgo es que se rompa cualquier proceso de crecimiento". Recién en mayo, dice el economista, "se podrá entender la tendencia inflacionaria", ya que habrán cerrado para entonces las paritarias y las empresas habrán pasado sus nuevas listas de precios.

Para los economistas, que el Central vaya moderando su dureza monetaria es fundamental si el Gobierno desea que la economía termine despegando, y de manera más visible, para las elecciones de octubre. "Dudamos de que la suba reciente de la tasa de interés baste para abortar la reactivación en curso", escribió en un informe ayer el economista Federico Muñoz. "Distinto sería el caso si Sturzenegger, obsesionado con el cumplimiento de la pauta de inflación del 17%, continúa elevando la tasa de interés hasta, quizás, el umbral del 30%. Esperemos que el titular del BCRA no sacrifique la incipiente reactivación en el altar de una meta inflacionaria demasiado exigente e irrealista, sólo alcanzable en un escenario en el que la economía vuelve a caer en una severa recesión", resumió.

Precios provinciales, más altos

La inflación del mes pasado en algunas provincias fue superior a la del Indec, a diferencia de lo que ocurrió en 2016. La Dirección de Estadísticas y Censos del gobierno porteño indicó que la suba de los precios al consumidor fue del 2,9% el mes pasado, mientras que en Córdoba llegó al 3,4% y en Mendoza al 3,6 por ciento. El Indec había informado un incremento del 2,4 por ciento.

El impacto de los aumentos tarifarios fue menor en 2016 en las provincias que en el área metropolitana, pero esa brecha se redujo hasta revertirse el mes pasado. En los próximos días se darán a conocer los resultados oficiales del incremento de precios en San Luis, Santa Fe y Neuquén.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas