Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La contratación de las habitaciones, sin pruebas

La AFIP no encontró documentación de la utilización que hizo Báez del hotel de los Kirchner

SEGUIR
LA NACION
Sábado 15 de abril de 2017
El hotel Alto Calafate
El hotel Alto Calafate. Foto: Maxie Amena

El principal hotel de la familia Kirchner, el Alto Calafate, sumó un nuevo indicio a las sospechas que acumula por presunto lavado. La AFIP le informó a la Justicia que "no se ubicó ni una sola factura de alojamiento que permita sostener en la práctica" que la principal empresa de Lázaro Báez , Austral Construcciones, haya usado jamás alguna de las 500 habitaciones que pagó por mes durante años tras firmar un convenio retroactivo.

Así surge de un informe que uno de los más altos funcionarios de la AFIP, Jaime Mecikovsky, le entregó al juez Javier López Biscayart junto con 500 fojas de documentación. Allí concluyó que esa y otras supuestas operaciones turísticas no habrían sido más que una pantalla para tratar de justificar los millones de pesos que Báez le pagó a los Kirchner por la administración del hotel Alto Calafate. Apoyado en los análisis técnicos del equipo de auditoría interna de la AFIP, Mecikovsky cuestionó esos pagos millonarios. Y le alertó a López Biscayart que, al igual que al momento de analizar la salud tributaria de las empresas de Báez, la anterior gestión le mintió al informarle sobre la operatoria hotelera que unió al presunto testaferro de los Kirchner con la entonces familia presidencial.

"Pese a lo que en su momento le informó Dirección Regional Microcentro a VS no se ubicó ni una sola factura de alojamiento que permita sostener en la práctica el convenio suscripto entre Valle Mitre y Austral Construcciones del 27/8/2009 por la utilización de las 500 noches de hotel", explicó el actual subdirector general de Operaciones Impositivas del Interior de la AFIP.

Mecikovsky también se apoyó en las conclusiones de sus expertos para informarle al juez que los cuestionamientos a toda la operatoria comercial de Valle Mitre, la firma de Báez que durante entre 2009 y 2013 administró el Alto Calafate.

Según surge de los nuevos análisis de la AFIP, la actividad hotelera real del Alto Calafate resultó insuficiente para pagarle el alquiler a los Kirchner, por lo que Báez recurrió a varias de sus empresas para inventar operaciones comerciales que inflaran los ingresos de Valle Mitre y, de ese modo, justificar los millones que debía abonarle a la entonces familia presidencial.

Por ese motivo, Mecikovsky le planteó al juez que "los ingresos por hotelería, gastronomía y turismo de Valle Mitre SA no alcanzan para cubrir los gastos que contablemente dice haber realizado por tales rubros -que derivaron en alquileres de habitaciones de Alto Calafate, básicamente. Sólo llegan a apenas equilibrarse facturando servicios de consultoría a otras empresas intra grupo como Austral Construcciones".

¿Qué tipo de "servicios de consultoría"? Austral Construcciones, por ejemplo, le pagó millones a Valle Mitre por una supuesta consultoría destinada al desarrollo de un eventual emprendimiento hotelero propio sobre el que nunca trascendieron detalles, pero los técnicos de la AFIP detectaron ahora múltiples inconsistencias.

¿Qué inconsistencias? Entre otras, que la constructora no registró en ningún momento el alta impositiva para la explotación de una actividad hotelera y de los asientos contables de 2010 a 2012 no surge ningún otro indicio de actividad e ingresos gravados fuera de la actuación de obra pública vial. Más aún, tampoco "se encontró ninguna referencia sobre los proyectos que conforme lo que contablemente registró Austral Construcciones se habría hecho... asesorar'". Ni sobre el supuesto emprendimiento en Estancia Cruz Aike, como así tampoco en Estancia Río Bote o Estancia Río Turbio.

"Por ello estimaron los técnicos de la AFIP tras analizar los registros de Austral Construcciones corresponde la impugnación de los gastos por consultoría hotelera realizados a favor de Valle Mitre."

No sólo eso. Al analizar la contabilidad de la firma de Báez que gerenció el Alto Calafate encontraron flaquezas similares. "Resulta inconsistente que una empresa como Valle Mitre que tiene como actividad declarada la hotelería, gastronomía y servicios turísticos tenga el 54% de sus ingresos producidos por consultoría de otra empresa del grupo -Austral Construcciones con la cual comparte accionistas, apoderados, domicilios, etcétera", plantearon.

"Valle Mitre carecía al momento de celebración de los contratos con Hotesur de la experiencia que decía tener en esos convenios", abundaron los técnicos de la AFIP, según reportó luego Mecikovsky a la Justicia. "Sus ingresos casi excluyentes devienen de la explotación del hotel Alto Calafate y su despegue económico viene a partir de 2009 con la explotación de ese hotel. Hasta 2009 requirió incluso de aportes personales del Sr Lázaro Antonio Báez para cubrir el supuesto cobro de alquileres el incremente de sus bienes de uso. Tampoco registraba tener el personal adecuado para desarrollar la actividad hotelera, gastronómica y turística en la escala que facturaba."

¿Qué significa todo eso en la práctica? Por un lado, que el nuevo informe de la AFIP expuso cómo la anterior gestión se limitó a analizar la "verdad formal" de la relación hotelera entre Báez y los Kirchner; por el otro, que al analizar la "verdad formal" de lo que pasó, la operatoria resultó insostenible.

Por ese motivo, Mecikovsky le informó a López Biscayart que "el traslado del dinero" de Báez a los Kirchner "efectivamente se produjo", pero que no se puede explicar aún por qué el dueño de Austral les pagó esos millones a los Kirchner.

En esta nota:
Te puede interesar