Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El peronismo, en zona de definición y con sus tres figuras ocultas

Cristina, Randazzo y Massa evitan decir si se postularán y se mantienen en silencio; habrá definiciones en semanas

Domingo 16 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Cuando faltan menos de dos meses para que venza el plazo para inscribir alianzas electorales y candidatos, el peronismo sigue siendo un laberinto de interrogantes. Con una particularidad: desde hace meses, los protagonistas de la trama alimentan el misterio y prometen hacerlo hasta el último minuto. Cristina Kirchner , Florencio Randazzo y Sergio Massa ocultan sus cartas mientras se miden entre sí y siguen de cerca los movimientos de Mauricio Macri , sobre todo, los que impactan en la economía. La ex presidenta, el ex ministro y el ex intendente son las figuras centrales y fantasmagóricas de la previa de una elección crucial.

El 14 de junio es el último día para inscribir alianzas electorales y diez días más tarde, el 24, es la fecha límite para inscribir candidatos.

El peronismo todavía no juntó los pedazos de la implosión de 2015 y vive las legislativas de octubre como el puntal de su resurrección. En ese contexto, antes que nada, Cristina, Randazzo y Massa tienen que decidir si van a competir. De esa definición se desprenderán otras dos: cómo y desde qué trinchera discursiva.

En el cómo la clave es si el peronismo tendrá un candidato único surgido de una PASO competitiva o si cada uno jugará por su lado y la pelea se trasladará entonces a las generales de octubre.

En el kirchnerismo preferirían un escenario sin primarias. Sostienen que, compita o no, la conducción de Cristina y su condición de única armadora de la estrategia electoral no puede ponerse en duda. Aceptar un competidor interno obligaría a negociar lugares en las listas y, sobre todo, podría conducir a una polarización que una al "resto del mundo" contra la ex presidenta. Sin embargo, algunos de sus referentes participaron de reuniones con otros sectores para hablar de una interna.

El peronismo, en zona de definición y con sus tres figuras ocultas
El peronismo, en zona de definición y con sus tres figuras ocultas.

Cerca de Randazzo conviven dos lecturas: están los que apuestan a las PASO, justamente para que el ex ministro kirchnerista se beneficie del voto "en contra de" (entre ellos el propio Randazzo), y los que proponen rehuir de la primaria porque creen que pueden ser víctimas de maniobras internas.

¿Y Massa? Hasta ahora, todo indica que el tigrense preferiría guardarse para 2019, aunque sabe que si hace falta deberá salir al ruedo. Mientras, alimenta su discurso anclado en la figura de "la ancha avenida del medio" y en alianzas externas como la que selló con Margarita Stolbizer. Sin embargo, convive con peronistas que creen que, para no quedar fuera de juego antes de tiempo, debe competir dentro del PJ.

A ese grupo se sumó Diego Bossio . El ex jefe de la Anses fue uno de los puntales de la ruptura del FPV en la Cámara de Diputados (fundó el Bloque Justicialista con Oscar Romero) y de los primeros en apoyar a Randazzo. En las últimas semanas, cansado de esperar que el ex ministro de Cristina salga de una vez a la cancha, empezó a mostrarse con Massa, lo que tensó el vínculo con Romero.

Algo parecido les pasó a varios intendentes del conurbano que el año pasado armaron el grupo Esmeralda para "renovar" el peronismo lejosde Cristina Kircher y no tardaron en ver en Randazzo al líder ideal para liderar ese espacio.

Pero el paso de los meses, y la indefinición de Randazzo, disuadieron a más de uno. Atentos a las encuestas que muestran a Cristina primera en sus distritos, intendentes como Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Mariano Cascallares (Almirante Brown) se acercaron al kirchnerismo y hasta se mostraron con Daniel Scioli , candidato seguro del FPV que ya está en campaña.

Inmutable, Randazzo sigue esperando. No piensa mover una ficha hasta que Cristina haga lo propio, repite a sus íntimos. Mientras, alienta que intendentes, legisladores, dirigentes sociales y sindicalistas armen en su nombre. Él, mantiene distancia. Es, después de todo, uno de los "candidatos fantasma" de esta puja.

Candidatos fantasma

Kirchnerismo

Cristina Kirchner

Foto: LA NACION

Postura y discurso

Más allá de quién sea el candidato, la clave de la campaña kirchnerista será polarizar con Macri y las políticas de su gobierno. El contraste con las "conquistas perdidas" de las administraciones de Néstor y Cristina Kirchner, la vuelta a la primacía de lo "nacional y popular" frente al "gobierno de los ricos" marcará el tono de los discursos. También, la idea de escala ineludible para "volver al poder" en 2019. Si la candidata fuera Cristina Kirchner, esa idea de regreso quedaría ineludiblemente asociada a su figura.

Postulantes posibles

El FPV quiere a Cristina. Ella todavía no definió. Tampoco da pistas de qué piensa hacer (Santa Cruz dejó de ser una opción). Pero en el kirchnerismo ya se barajan opciones, todas con la bendición de la ex presidenta. Suena fuerte Daniel Scioli, que en las últimas semanas retomó las recorridas por el conurbano, la intendenta Verónica Magario y Martín Insaurralde, que se cansó de esperar a Randazzo y volvió a mirar a Cristina con cariño. Candidata o no, la ex presidenta será el pivot de la campaña del kirchnerismo.

Fórmula de elección propuesta

Aunque las miradas respecto de si conviene o no jugar en las PASO son varias, es mayoritario el razonamiento según el que esa instancia podría convertirse en una trampa que hay que evitar. Esa lectura plantea que la interna podría unir a todo el PJ no kirchnerista contra Cristina y que una derrota de la ex presidenta terminaría con su carrera política. Sin embargo, una parte del kirchnerismo se muestra dispuesto a ir a las PASO, sobre todo si enfrente está Randazzo, a quien, aseguran, vencerían sin problemas.

Peronismo

Florencio Randazzo

Foto: LA NACION

Postura y discurso

El espacio buscará encarnar al peronismo "racional" y "moderno", capaz de interpretar a la ciudadanía y "resolver sus problemas" desde la mirada popular que atraviesa al PJ, pero reconociendo, y dejando de lado, las políticas y los modos kirchneristas que sellaron la derrota de 2015. Es el conocido "reivindicar lo que se hizo bien y corregir lo que se hizo mal", combinado con la idea de que la política partidaria debe encarar una renovación generacional que puede tenerlos como protagonistas. Buscarán polarizar con Cristina, no con Macri.

Postulantes posibles

Hasta ahora, Randazzo aparece como el único candidato posible del peronismo no kirchnerista. Ése es el principal déficit del espacio, sumado a que la postulación del ex ministro todavía no está confirmada. Randazzo dejó claro que no competirá si no se asegura de que tiene con qué enfrentar al kirchnerismo, aunque en las últimas semanas pareció más decidido a competir. Por eso deja que intendentes, legisladores y sindicalistas se reúnan en su nombre y empujen su postulación. Recién el mes que viene se definirá. Julián Domínguez lo acompañaría.

Fórmula de elección propuesta

Los promotores de la candidatura de Randazzo creen que la PASO es crucial para potenciar sus chances. Si la candidata del kirchnerismo fuera Cristina Kirchner, hacen el mismo razonamiento que el FPV, pero del lado de quienes saldrían ganando. Una interna con la ex presidenta podría consagrar a Randazzo por el voto unificado "en contra de" y allanaría su camino hacia octubre. Si no hubiera PASO unificada, la elección de agosto se convertiría en una gran encuesta para un dirigente conocido pero cuya intención de voto es una incógnita.

Massismo

Sergio Massa

Foto: LA NACION

Postura y discurso

Como debió hacer en 2015, Massa está obligado a buscar un lugar desde el que pueda quebrar la polarización entre Macri y Cristina. Volverá a apelar a la figura de "la ancha medida del medio" y le sumará la idea de "resolver los problemas de la gente" con eje en la economía y la inseguridad, dos áreas particularmente débiles del Gobierno. Buscará reforzar su perfil no peronista con movidas como la alianza con Margarita Stolbizer y el acercamiento a Libres del Sur, que seguirá alimentando desde el Congreso.

Postulantes posibles

Massa esquiva las definiciones sobre su postulación. Desearía no tener que competir, para no correr riesgos en lo que es su aspiración central: competir por la Presidencia otra vez en 2019. Pero si sus competidores bajan a escena, deberá imitarlos, sobre todo si lo hace Cristina Kirchner, ya que estaría forzado a evitar la polarización entre el kirchnerismo y Cambiemos. Además de Margarita Stolbizer, sería candidata su mujer, Malena Galmarini. En las últimas semanas también midieron a Roberto Lavagna.

Fórmula de elección propuesta

El núcleo del Frente Renovador cree que deben jugar por fuera del PJ, justamente, para reforzar su diferenciación con el peronismo y para marcar su espíritu frentista. Pero hay un riesgo: si hay una PASO entre Cristina Kirchner y Randazzo podría tentar la migración del votante del massismo para expresar su rechazo al kirchnerismo. Hay sectores que ven con buenos ojos una reunión entre el peronismo de Randazzo y el massismo, con un acuerdo o una interna sin los kirchneristas. Pero hoy no parece viable.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas