Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El cantor que vuelve para conquistar a su público

Luis Longhi ahora encara un nuevo personaje tanguero: Mario Cárdenas, un tipo en busca de la gloria perdida

Lunes 17 de abril de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Longhi como Mario Cárdenas
Longhi como Mario Cárdenas. Foto: LA NACION / Gentileza Colo Nachman

Durante la temporada 2012, el actor, narrador y bandoneonista Luis Longhi presentó, en el Centro Cultural de la Cooperación, una experiencia que denominó La conferencia del tango, donde un personaje irreverente y provocativo, el Licenciado Rataplán, pretendía divulgar los entretelones y la verdadera historia del tango. Siguiendo una línea de investigación similar, el creador da forma ahora a Mario Cárdenas, un intérprete consagrado en la década del 70 que regresa a los escenarios porteños para recuperar algo de su trayectoria perdida.

Ferviente tanguero, Longhi reparte su trabajo entre el teatro y la música, y en este campo sus búsquedas resultan muy atractivas. Uno de los creadores del equipo Demoliendo Tangos dice que su instinto creativo funciona las 24 horas del día. Consume mucho tango, pero a veces se aburre en algunos shows. Pensando en generar algo renovador y que a él le gustara ver creó El regreso de Mario Cárdenas, una obra que "intenta quebrar el estigma de que el tango es triste, melancólico y evocativo -aclara-. Esta contradicción conceptual sólo la puede concretar un viejo personaje que resurja de sus cenizas, que tenga todo ese bagaje clisé del tango, pero atravesado por el humor, la ternura y la ironía".

-¿Qué sabemos de la vida personal de Mario Cárdenas?

-Nació en septiembre del 55 en una casa de trabajadores de la ciudad de La Plata. Divorciado (de Mabelita, el gran amor de su vida), no tiene hijos. Debutó muy joven, con apenas 14 años, acompañado por el maestro Carmelo Pizzarotti (el mejor violinista después de Alfredo Gobbi). Su paso por el programa Nuevos valores le dio el salto de fama y calidad que supo capitalizar en shows multitudinarios en los carnavales del 74. Su primer long play, Tangos a la bartola, batió récords de ventas en toda América latina, lo que lo llevó a una extensa gira que se prolongó durante catorce meses ininterrumpidos. A ello sobrevino el exilio en Francia hasta su vuelta definitiva al país, algo que se retrasó hasta el año 91. Desde hace años canta acompañado por su músico de toda la vida, el maestro Víctor Simón, al piano. Fue muy amigo de los grandes del tango, como Troilo, D'Arienzo, Charlo, Pugliese. Y en Francia supo compartir escenario con uno de sus grandes amigos: Julio Cortázar.

-¿Cómo definirías el estilo de Cárdenas?

-Es un cantor clásico, de una ternura inconmensurable y una simpatía infrecuente. Gran contador de historias, sus habituales espectadores quedan azorados y gratificados con sus relatos de vida. Muchos lo comparan con el querido Luis Cardei en su forma de expresión. Además de su vocación canora, en algunos shows sorprende a los espectadores con su maestría para tocar el bandoneón, una destreza que muy pocos conocían.

-¿Qué situaciones rescatarías de su mundo profesional?

-Mario Cárdenas establece una infrecuente comunicación con los espectadores que se identifican inmediatamente con su forma de expresar el tango. Es directo, sencillo y apunta directo al corazón. Llorás y te reís con él todo el tiempo. Es habitual que luego de cada show deba quedarse para sacarse fotos con cada uno de sus espectadores, que hacen fila para abrazar al maestro, acción que el querido Mario realiza con un profundo respeto y amor hacia el prójimo.

El Licenciado Rataplán quizá conoció a Cárdenas en una de sus tantas recorridas por la noche porteña. Lamentablemente ya no está para hacernos algún comentario sobre su vasta trayectoria o quizá no lo incluiría en su historia tanguera.

El regreso de Mario Cárdenas

Libro y dirección: Luis Longhi

Pista Urbana, Chacabuco 874

Miércoles, a las 21

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas