Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La historia de Damián Arce, el chico de las inferiores de Boca que le amargó la noche en la Bombonera

El volante, que ayer marcó el agónico 1 a 1 de Patronato en la Bombonera, soñaba con anotar en ese estadio, pero con la camiseta xeneize

Lunes 17 de abril de 2017 • 10:03
Arce le agradece al cielo su gol a Boca, en la Bombonera
Arce le agradece al cielo su gol a Boca, en la Bombonera. Foto: Daniel Jayo
0

Damián Arce soñó desde pequeño con marcar un gol en la Bombonera. Que todo el estadio grite con pasión su conquista y que Boca logre una nueva victoria.

Ayer, ese sueño lo cumplió sólo en parte. Porque si bien se sacó las ganas de inflar las redes del arco que da a Casa Amarilla, su grito sólo fue acompañado por el de sus compañeros de Patronato de Paraná , que en el último instante de partido logró un celebrado empate como visitante frente a un templo que mutaba la euforia por el prácticamente asegurado triunfo por el del fastidio de repartir puntos sobre la hora, frente a un rival que, al menos en los papeles, se presentaba como inferior.

Arce, que en julio cumplirá 26 años, realizó las inferiores en el club de la Ribera. Llegó hasta la Reserva, pero como tantos otros pibes, debió emigrar ante la falta de oportunidades de dar el salto final a la Primera.

En la temporada 2012/2013 debutó en la D, defendiendo los colores de Deportivo Riestra. Entre 2013 y 2015 jugó en Almagro y en el primer semestre de 2016 representó a Quilmes, donde tuvo escasa continuidad y finalmente rescindió su contrato. Con un lindo gesto: a pesar de una serie de desprolijidades que decoraron su salida (primero el empresario Luis Andreuchi le informó que no sería tenido en cuenta, y luego el DT Ariel Broggi le dijo que fue un malentendido), Arce decidió irse sin escándalos del club. "Mi ciclo acá está cumplido, pero no quiero perjudicar a Quilmes", declaró entonces. En lugar de inhibir al club en Agremiados, el volante eligió rescindir su contrato de mutuo acuerdo.

Fue ahí que surgió la posibilidad de mudarse a Paraná. Y allá fue, con toda la ilusión. Esa misma que tenía en sus inicios, cuando soñaba con hacer un gol en la Bombonera y que todo el estadio grite con él, y que ayer cumplió a medias, para darle a Patronato un empate tan agónico como celebrado ante Boca.

El gol de Arce a Boca

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas